rostro

Te puede interesar:

Transformar la rutina beauty conforme vamos cumpliendo años es clave para mantenerla perfecta durante mucho más tiempo. Y es que a los 30 la piel no necesita lo mismo que a los 50. “El envejecimiento no es lineal, sino exponencial y a partir de una edad sus efectos se hacen más visibles cada año que pasa. A los 30 hemos estado menos tiempo expuestos a factores dañinos como la exposición al sol, los oxidantes, el tabaco, el alcohol, la mala dieta o el estrés. A los 40 la flacidez es notable y a los 50 la pérdida de densidad y las arrugas centran la mayoría de las preocupaciones de mis clientas”, explica el Dr. Joan Birbe, cirujano plástico y autor del libro ‘Manual de belleza facial’.

Instyle.es
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?