La edad no pasa en balde para nadie, y con el transcurso de los años, es posible que sientas cómo tu rostro se ve más flácido o incluso cómo empieza a descolgarse. En estos casos, tu ayuda extra a golpe de crema se queda un poco corta y es hora de recurrir a intervenciones como el lifting facial. 

Se habla mucho de las cremas y tratamientos con efecto lifting, y aunque son efectivas, llega un punto en el que es hora de dar un paso más allá. De esta forma, el lifting facial es uno de los favoritos porque consigue resultados inmediatos, la recuperación es muy rápida y es apto para todo tipo de rostros.

No obstante, como sucede con casi todas las intervenciones, hay mucha desinformación al respecto, y por ello, es necesario desmentir mitos. Hablamos con los mejores expertos de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) para resolver todas tus dudas.

Qué es un lifting facial 

Quizás no has oído hablar de él porque también tiene otro nombre, ritidectomía. El rejuvenecimiento facial o lifting es el tratamiento quirúrgico para corregir la flacidez y las arrugas de la cara que son causadas por el envejecimiento”, nos cuenta  Dra. Beatriz Berenguer, secretaria general de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP). Su finalidad es eliminar el exceso de piel y reafirmar los músculos de la cara.  

Tipos de lifting facial

¿Hay varios? Ya lo creo. Es más, para la realización de un lifting existe una amplia variedad de técnicas diferentes con resultados seguros y duraderos. “Las incisiones en la cara pueden ser más o menos extensas dependiendo de la zona que deseamos mejorar y de lo importante que sea el cambio que queremos producir”, explica la Dra. Berenguer. Los principales son dos: el rejuvenecimiento facial clásico y el lifting facial limitado:  

  • En un rejuvenecimiento facial clásico, el cirujano colocará las incisiones en la línea del pelo en las sienes, continuando hacia abajo y alrededor de la parte anterior de las orejas y escondidas en los pliegues naturales detrás de las orejas hasta el cuero cabelludo inferior.  
  • En un lifting facial limitado, se hará incisiones cortas en la línea del cabello, empezando por  las sienes y continuando hacia abajo y en la parte anterior de las orejas, ocultas en los pliegues naturales.  

Aunque ojo, porque pueden ser necesarias otras incisiones “en los párpados inferiores y el área temporal o dentro de la boca en el labio superior”. Además, las cicatrices del lifting facial son apenas perceptibles ya que suelen quedar ocultas en  los pliegues naturales.  

lifting facial
Gtres

Lifting facial vs bótox e hilos tensores

Lo primero y más importante es tener claro qué es cada uno. Porque por ejemplo, los hilos tensores y la toxina botulínica no se encuentran relacionados. Como nos detallan desde la AECEP, los hilos se inyectan bajo la piel del rostro mediante una aguja muy fina y se dejan colocados. Una vez puestos realizan dos funciones: la de sujeción y la de estimular la producción de colágeno y de elastina alrededor de cada hilo insertado. 

Sin embargo, el bótox “es una toxina que se administra de manera indolora gracias a una aguja  extrafina que tiene la capacidad de producir una parálisis muscular localizada y limitada en el tiempo que se utiliza para tratar las arrugas de expresión del rostro”, añade.  

La conclusión que podemos sacar es que cada efecto es diferente: los hilos se utilizan para relleno y mejora de la flacidez mientras que el bótox se utiliza para paralizar los músculos y de esta forma frenar las arrugas. Por tanto, “ambos son complementarios al lifting facial”.

¿A quién se recomienda los lifting faciales?

Ten en cuenta que un rejuvenecimiento facial puede corregir la flacidez de la parte media de la cara, los surcos de “marioneta”, las líneas de la mandíbula, el contorno del cuello y la papada, siendo el tratamiento clave del envejecimiento facial.  

Por lo que, “si tienes algunos de estos signos del envejecimiento con los que no estás de acuerdo, puedes considerar realizarte esta intervención”. También cuando sientas la piel flácida o “cuando sientas que, a nivel social o profesional es un obstáculo o una incomodidad”. Eso sí, la experta incide en un aspecto clave: “El lifting facial no debe ser considerado para cambiar la forma de la cara, sino para  recrear un aspecto más juvenil”.  

Riesgos y efectos secundarios posibles

Es lo que más preocupa, pero la secretaria general de la AECEP es clara: “las complicaciones del lifting facial son poco frecuentes. Si se produce algún daño a los  nervios faciales puede que exista alguna alteración de la movilidad en alguna zona de la cara. Es muy poco frecuente un daño permanente en algún nervio facial”.  

Por otro lado, existe el riesgo de “cicatrices hipertróficas” y “queloides”, cada vez que se hace una incisión en cualquier parte del cuerpo. Aunque insistimos en que son muy poco frecuentes y que es algo que no tiene por qué pasar si se confía en un buen experto.  

lifting facial
Gtres

Periodo de recuperación: qué tarda

Depende del caso en concreto y de la persona que se haya realizado la intervención, pero de forma general, dos semanas. “En este tiempo la cara está hinchada y puede aparecer algún amoratamiento. Es incómodo, pero no es muy doloroso”, confirma la Dra. Beatriz Berenguer. Los puntos se retiran a partir de los 6-7 días y posteriormente se recomiendan masajes tanto para las cicatrices cómo para drenaje de la inflamación.  

Qué es lo más importante 

Lo primero, que se trata de una de las cirugías más demandantes técnicamente. Son cirugías delicadas y laboriosas. “Cómo ocurre también con otras operaciones, los resultados dependen mucho de la formación y experiencia del cirujano/a”, nos advierte. Y el consejo es clave: dedica tiempo a buscar un experto en el que confíes, “infórmese bien sobre él/la cirujano/a (por ejemplo en www.aecep.es/buscar-cirujano) y deje de fumar: el tabaco es uno de los factores que más complicaciones ocasiona en los liftings”.