Desmontando mitos

El día que nos enteramos de que la mayonesa era saludable y supimos elegir bien

Fue gracias a la cuenta de Instagram de una de nuestras nutricionistas favoritas.

Actualizado a

Mitos. Falsas creencias. Modas dañinas y pasajeras. Flechas que atentan contra el corazón de la nutrición. ¡Y del de los nutricionistas!, que, sobre todo a raíz de la normalización del empleo de las redes sociales como fuentes de información en términos de salud se han convertido en auténticos influencers. En este sentido, como usuarios, tenemos que tener filtro y ser responsables. Hay también mucho intrusismo en este campo. 

Una de esas falsas creencias es la de que la mayonesa es un alimento poco sano. Es cierto que unas de las primeras cosas que siempre se ha dicho que debemos eliminar de nuestra dieta si queremos perder peso son las salsas. Pero ¿todas las salsas? Resulta que la dietista-nutricionista y directora de Clínicas Segura en Majadahonda (Madrid), Blanca García- Orea, ha comunicado a sus más de 267 mil seguidores que la mayonesa no es un alimento malo. Te contamos más detalles a continuación y te damos algunas recetas y claves para consumir mayonesa, también sin riesgos por el huevo en verano. ¿Sabes por qué esto puede ser peligroso? A lo largo de este artículo te lo explicamos.

6-7
Mahonesa

1 / 7

"La mayonesa no es un alimento poco sano"

"La mayonesa no es un alimento poco sano". Con esta tajante afirmación alegraba la nutricionista Blanca García-Orea un día cualquiera en la vida de cualquier español que busque cuidarse. "Tiene grasas buenas", explicaba la experta. Y la explicación suponía para muchos una liberación solo comparable a la que experimentamos el día que nos enteramos de que se puede adelgazar comiendo frutos secos

"Las grasas buenas son fundamentales para que todo funcione correctamente", comentaba García-Orea por medio de sus redes sociales. Eso sí, antes de proseguir con su argumentario, aclaraba: "siempre que se pueda, mejor mayonesa casera"

Mahonesa

2 / 7

Las grasas no son malas

"A ver cuándo nos olvidamos ya de que las grasas son malas", escribía también la nutricionista Blanca García-Orea en su cuenta de Instagram visiblemente indignada. "La gente que dice que comer bien es aburrido es la misma que cree que tomar aceite de oliva es un pecado", agregaba.

Lo cierto es que cada vez tenemos más interiorizado que hay grasas saludables. Sabemos que no todas lo son pero sí algunas, como la del aguacate, que en los últimos años ha dado vida a nuestros desayunos más healthies e "instagrameables".

Mayonesa

3 / 7

La importancia de las grasas buenas (que contiene la mayonesa)

La imagen que ves sobre estas líneas es una captura de pantalla de una de las publicaciones que hizo aquel maravilloso día la nutricionista Blanca García-Orea en su perfil de Instagram. Es un perfecto resumen de por qué las grasas son necesarias y deben formar parte de una dieta sana y equilibrada

  • Sin grasas no se absorben las vitaminas A, D, E y K. 
  • Sin grasas, las hormonas no pueden funcionar bien ya que forman parte de ellas. 
  • Sin grasas, tu cerebro no podría rendir bien ya que es fundamentalmente grasa. 
  • Las grasas mejoran la utilización de la glucosa del organismo. 
  • Las grasas mejoran la utilización de la glucosa del organismo. 
  • Las grasas nos aportan saciedad. 
  • Las grasas te ayudan a mejorar el estreñimiento. 
  • Las grasas ayudan a reducir la inflamación (omega 3). 

Como ves, no son pocas las razones por las que debemos consumir grasas saludables en nuestra dieta. Pero ¿qué entendemos por grasas buenas? Nos referimos a las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Estas se encuentran por ejemplo en el aceite de oliva, las nueces, el aguacate o las semillas. La OMS recomienda consumir entre 20 y 35% de grasas total. De este porcentaje, entre 2.5 y 9% deben ser poliinsaturadas, y entre 15 y 20% monoinsaturadas y menos de 10%, grasas saturadas. Las grasas saturadas se encuentran, por ejemplo, en alimenticios animales y algunos aceites vegetales (como el de palma y el de coco). Consumir grasas saturadas aumenta la concentración de colesterol en la sangre y el riesgo de contraer enfermedades del corazón. Si quieres saber qué alimentos tienen grasas saludables, no te pierdas esta lista. 

Mahonesa

4 / 7

Volverás a comer mayonesa

"Yo sería incapaz de vivir sin grasas buenas. Sin embargo, las procesadas y el azúcar en mi vida sobran totalmente y me encanta lo que como", asegura la nutricionista. El secreto está siempre en escoger opciones naturales, comer de todo en pequeñas cantidades y en escuchar al cuerpo en cada momento. No hay más secreto. Por eso, lo ideal, como dice García-Orea, es decantarse por una mayonesa casera. A continuación te damos nuestra receta favorita.

Mayonesa

5 / 7

La receta de mayonesa casera más fácil

Para preparar una mayonesa casera de forma rápida y sencilla solo necesitas: 

  • Una taza de aceite de oliva virgen extra.
  • Un huevo.
  • El zumo de medio limón.
  • Un pellizquito de sal (al gusto).

Todo lo que tienes que hacer es batir el huevo e ir agregando muy despacio el aceite. Si utilizas la batidora, espesará más deprisa. Al mover la batidora, primero batimos las yemas y vamos separando de la base del vaso la batidora poco a poco hasta que emulsione la mezcla. Cuando haya espesado la mezcla de aceite y huevo, se suma el zumo de limón y la cantidad de sal deseada. La mayonesa estará lista cuando la textura sea cremosa.

Futur

6 / 7

La mayonesa casera más saludable

La que te mostramos sobre estas líneas es una imagen de Futurlife21. Seguro que conoces a María y a Elena, responsables del boom de la comida saludable en las redes sociales. Ellas han sido quienes han dado luz a la que se ha convertido en nuestra receta de mayonesa casera saludable favorita. Para prepararla solo necesitas: 

  • Tres huevos ecológicos.
  • Un calabacín grande o dos pequeños. 
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. 
  • Vinagre de vino blanco o de manzana. 
  • Sal natural. 

Todo lo que tienes que hacer es cocer los tres huevos, cocer en agua el calabacín pelado hasta que se quede blando (10 minutos aproximadamente) y escurrir y secar muy bien. Ten en cuenta que cuanto más se seque el calabacín, más espesa quedará la mayonesa. Ponlo todo en el vaso de la batidora y añade el resto de ingredientes. Bate intensamente hasta obtener la textura deseada. 

¿Por qué es recomendable esta mayonesa especialmente en verano?

Al llevar los huevos cocidos, esta receta es muy recomendable para los meses de verano porque reduce el riesgo de salmonelosis, un tipo de intoxicación alimentaria causada por la salmonella, una bacteria que vive en el intestino de las personas, de los animales y de los pájaros. La mayoría de las personas se contagian de salmonella por ingerir alimentos contaminados con heces. Si bien la cáscara del huevo puede parecer una barrera perfecta contra la contaminación, algunas gallinas infectadas producen huevos que contienen salmonela antes de que la cáscara se forme siquiera. El huevo causa el 23% de las toxiinfecciones alimentarias por salmonella en verano por eso, tenemos que tener especial cuidado en esta época del año. En las mayonesas caseras se usa tanto la clara como la yema, que no pasa por ningún tratamiento de calor y por lo tanto puede almacenar una importante carga bacteriana. Los expertos de Pazo de Vilane nos han explicado estas cosas con detalle y nos han dado algunos consejos para este verano. A continuación, te los mostramos.

Mayonesa

7 / 7

Cuidado con los huevos en verano

Cuando compramos huevos camperos, es decir huevos de gallinas criadas en libertad, es importante una correcta manipulación del producto para mantener todas sus propiedades y evitar así contaminaciones. Si bien es importante seguir unas recomendaciones durante todo el año, el verano, con la subida de las temperaturas,  es una época en la que tenemos que prestar especial atención.

Pazo de Vilane sigue el modelo europeo de producción de huevo por lo que guarda los huevos en sus cajas sin lavar, manteniendo así la protección natural de la cáscara. Esto significa que después de la compra es fundamental una correcta manipulación para evitar contaminaciones y mantener todas las propiedades del huevo. Desde Pazo de Vilane nos dan unos consejos que esperamos te sean de utilidad:

  • Antes de cocinar los huevos, recuerda lavarte bien las manos. También las superficies y utensilios que se vayan a utilizar tanto antes como después de manipularlos.
  • Nunca hay que lavar los huevos si lo que vamos a hacer es guardarlos en el frigorífico. Sí que podemos lavarlos justo antes de cocinarlos.
  • Para evitar que caigan trocitos de la cáscara dentro del recipiente y contaminar el interior del huevo, casca el huevo en el borde de un recipiente distinto al que vayas a utilizar para batir el huevo.
  • A la hora de separar la yema de la clara, es mejor no hacerlo con la propia cáscara. De esta manera evitaremos que se manche el interior del huevo.
  • Guarda los huevos camperos en su propio estuche. Siguiendo esta recomendación los protegemos de los cambios bruscos de temperatura que se producen cuando abrimos y cerramos la puerta de la nevera. En el caso de que no podamos guardar el envase en la nevera, podemos coger la etiqueta y pegarla en la propia puerta. Así tenemos la información siempre a mano.

Te puede interesar:

Alimentación Alimentos sanos salud nutrición Vida sana dieta
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?