Toma nota
CONTENIDO PATROCINADO

Bienestar

5 bebidas para sustituir el zumo de fruta y reducir el pico de glucosa según una farmacéutica

Un inofensivo zumo de naranja puede contener más de un tercio de las calorías que necesitas para todo el día si estás a dieta y encima despertará tu apetito. ¡Bye, zumos! Hola, frutas enteras.

Zumos de frutas
@negin_mirsalehi

Quizá te suene que los zumos de frutas no son tan "saludables" como podemos pensar a priori. Obviamente nos referimos a los zumos que haces en casa licuando las frutas que más te gustan y no a los que puedes comprar en los supermercados y que, por supuesto, incluyen azúcares o edulcorantes artificiales y mucha menos fruta. Aún menos recomendables todavía.  

La OCU afirma que siempre es preferible consumir la fruta entera en lugar de su zumo, ya que es mucho más rica en fibra y, proporcionalmente, lleva menos azúcar. Además, su azúcar no se considera azúcar libre y por lo tanto resulta más saludable. ¿Tan "peligroso" puede ser un sencillo zumo de naranja natural?

¿Por qué los zumos no son tan "saludables"?

Después de ver el último post de la farmacéutica y creadora de contenido Helena Rodero (@helena.rodero) nos ha quedado todo mucho más claro. La bebida que parece más saludable del mundo puede ser nuestra gran enemiga encubierta si queremos perder peso o tener una dieta equilibrada.

"Cuando pensamos en que hay que comer fruta a diario hay personas que bien porque no les gusta o porque les resulta más sencillo, la licúan para tomarla como zumo, smoothie, etc pensando que será lo mismo. Pero al hacer eso perdemos la fibra (incorporemos o no la pulpa), y por otro lado también perdemos la importante sensación de saciedad de cuando ingerimos la fruta masticando", cuenta a Instyle.es.

 

La farmacéutica nos explica que cuando masticamos hacemos parte de la digestión en la boca. Ahí comienza el proceso al digerir y empezamos a notar la saciedad al introducir poco a poco los alimentos en el estómago. "Así, a ese reflejo de saciedad que tarda un poco en llegar, le damos más tiempo. Si bebes un líquido, metes todas las calorías, pero no consigues la saciedad porque el organismo no tiene tiempo de darse cuenta", asegura.

Por otro lado, nos advierte de que cuando hacemos un zumo habitualmente incorporamos tres o cuatro frutas y no nos damos cuenta de que acabamos tomando más cantidad de la que realmente necesitamos (dos o tres a lo largo del día). "Si además nos las tomamos de golpe, lo habitual al notar zumo, estamos metiendo una cantidad de calorías nada despreciable de una vez. Es directamente un pico de glucosa alto para la sangre", puntualiza Helena Rodero.

Y si estamos a dieta aficionarnos a los zumos puede ser 100% contraproducente. "Al hacer  dieta reducimos el número de calorías para ir bajando el peso corporal, con un zumo metes muchísimas calorías y no te estás dando cuenta, no las estás disfrutando", nos cuenta.

Nos pone un sencillo ejemplo para entenderlo: "Al tomar una naranja ingieres sus calorías (unas 120), pero también te sacias, tomas la fibra y todos sus beneficios. Pero si haces un zumo de 4 naranjas multiplicamos todas calorías. En una dieta de unas 1500 calorías al día, ya te habrías metido un tercio de lo que necesitas con un zumo que además no te sacia nada". 

En una dieta lo ideal es que podamos ser totalmente conscientes de lo que estamos comiendo para que nos vayamos saciando y no comer de más. "¿Cuántas veces de pequeños nos hemos hecho un zumo de naranja y para llenar el vaso hemos utilizado 4 o 5 naranjas? Intenta comerte dos o tres naranjas seguidas. No puede hacerlo tanta gente, no es tan fácil, estarías llenísima, pero tomar un vaso de zumo es como si no te hubieras comido nada y eso en una dieta no nos interesa".

Alternativas saludables al zumo 

ZUMOS Y DEMÁS LÍQUIDOS(1)

"No hay ninguna bebida que adelgace, eso no existe. Pero a veces nos apetece tomar alguna alternativa diferente al agua siempre que sea de forma puntual, no como pauta habitual", asegura la farmacéutica.

  • Si estás haciendo dieta y tienes un capricho puedes apostar por agua con gas con una rodajita de limón por darle un poco de gracia.
  • También una bebida tipo cerveza 0.0 que aunque aporta calorías sí que sacia bastante. 
  • Otra opción es la kombucha, una bebida fermentada que aporta pocas calorías.
  • Si queremos algo calentito una opción muy buena es el té verde que además aporta muchos antioxidantes.
  • También podemos tomar café americano o cortado con una gotita de leche, que no aportan apenas calorías. 

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?