Sexualidad

Toda la verdad sobre el squirting o eyaculación femenina: ¿mito o realidad?

El squirting o, lo que todos creen, la eyaculación femenina está llena de misterios y dudas. Intentamos despejarlos.

Actualizado a

elotea

Squirting es ese nuevo ‘palabro’, ya prácticamente un anglicismo acomodado en nuestra lengua que se traduce como ‘chorros’, que quizás hayas escuchado de boca de alguna/o de tus amigas/os. O es muy probable que lo hayas encontrado buscando porno. Además, si no eres una de las ‘supuestas’ privilegiadas del chorro que lo practican sin ningún tipo de pudor, seguramente lo quieras probar/intentar con tu pareja. Conseguirlo, vamos.

O quizás solo seas una de esas que se avergüenza cuando al terminar una jornada sexual todo quedaba chorreando ¿Pero es real esto del ‘chorro’? Y más exactamente: ¿Qué es?

Para entenderlo todo bien, tenemos que conocer y diferenciar ciertas partes de los genitales femeninos y sus orgasmos.

En primer lugar, es muy importante separar la idea del squirting de la eyaculación femenina. Porque realmente no son lo mismo. El squirting es un hecho, pero no todas las mujeres tienen esa capacidad para expresarlo a chorro vivo. Y esto no debe deprimirte ni hacer sentir un monstruo defectuoso, si es tu caso. Porque este fenómeno lo practican todas las mujeres en mayor o menor medida.

chrrete

ALGO SOBRE LA EYACULACIÓN FEMENINA (EF)

La eyaculación femenina es una pequeña cantidad de líquido espeso blanquecino que se segrega en los albores de o el mismo momento del orgasmo. Proviene de unas glándulas que están situadas alrededor de la uretra y que desembocan en la vulva. Se llaman glándulas de Skene y, para muchos entendidos, son equiparables a la próstata masculina –de hecho se les llama Próstata Femenina-. Una de las principales razones: contienen antígeno prostático específico, un elemento básico de la próstata masculina.

Pero hablar solo de la EF en términos tan concretos, desmerece la auténtica realidad. A la mujer y su sexualidad, superior en placer sexual en comparativa de variedades e intensidades, todavía hay mucho que estudiar y descubrir; hay experiencias y realidades que acuden a la actualidad conforme los estudios van avanzando.

Diferentes zonas –incluyendo el intesísimo y decisivo orgasmo cervical-, la continua diatriba sobre la existencia del punto G, ahora todo esto del squirting... Y, claro, todo lo que queda por destapar y descubrir. Pero vayamos más allá sin desviarnos del tema. Aprendamos un poco más.

utero

LO QUE NOS CUENTAN LOS ESTUDIOS

Según un estudio realizado por los diferentes institutos y departamentos ginecológicos de Praga publicado en diciembre de 2017 y titulado Differential diagnostics of female "sexual" fluids: a narrative review, las mujeres expulsan varios tipos de fluidos durante las actividades sexuales. Estos fluidos son una manifestación de la excitación sexual y del orgasmo o de la incontinencia coital (orina).

"El squirting es la expulsión transuretral orgásmica de décimas de mililitros de una ‘formula’ de orina que contiene diversas concentraciones"

En un principio, el estudio pone acento en la lubricación natural de la mujer cuando se excita, una reacción natural para lubricar la vagina y facilitar la penetración. Este sería el primero de los fluidos que investigan.

Pero el estudio continua con tres fluidos más que segrega la mujer durante el acto sexual:

  • “La eyaculación femenina es la secreción de unos pocos mililitros de líquido espeso y lechoso a través de la próstata femenina durante el orgasmo”. Este líquido contiene antígeno prostático específico.
  • Sin embargo, el squirting lo definen como “la expulsión transuretral orgásmica de décimas de mililitros -dependiendo de la mujer puede ser mucho más- de una ‘forma’ de orina que contiene diversas concentraciones de urea, creatinina y ácido úrico”. No se trata solo de orina como muchos creen. Es decir, la eyaculación femenina y el squirting son dos fenómenos con mecanismos completamente diferentes. Pero los dos provienen del mismo origen: EL ORGASMO
  • La incontinencia urinaria coital sería el último, y podría clasificarse dependiendo de las diferentes formas de penetración y de orgasmo, y "se puede asociar a la incontinencia urinaria por el esfuerzo o la hiperactividad del músculo detrusor (un músculo que envuelve la vejiga)".

EN DEFINITIVA Y EN RESUMEN

Queda claro que el squirting existe. Y existe además como una expresión del mismo orgasmo femenino. Nos queda claro que es un fenómeno diferente a la eyaculación. Y que esta expresión del placer, no es siempre de la misma potencia o intensidad en todas las mujeres.

De hecho, lo que no está claro es cómo algunas mujeres son capaces de originarlos -los codiciados chorros a los que todos se refieren cuando utilizan squirting, digo-. Las teorías están en el aire. Una de estas teorías se apoya en las contracciones del suelo pélvico.

Y esto es todo. Esperemos que os haya aclarado algo sobre el tema. Así que fuera complejos y disfruta de tu orgasmo y todo lo que conlleva. Tu cuerpo es único y es tuyo. Disfrútalo al máximo.

Te puede interesar:

Mujeres pareja salud
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?