Pareja

La verdad sobre el amor: ¿está todo en nuestra cabeza o en nuestro corazón?

El amor escribe canciones, es el centro de las mejores historias jamás contadas. Pero, ¿qué es exactamente el amor? Intentamos explicártelo con un experto.

Actualizado a

amor

El sentimiento del amor parece que nos venga dado. Que nace de dentro de nosotros. Como de la necesidad para ser. Un componente de realización. Pero el amor no es más un constructo social y, como tal, hay tantos tipos y formas de amar como enfoques de socialización existen.

“Cada cultura tiene su propia forma de amor, y dentro de cada cultura, cada grupo, cada familia añade o resta cualidades al amor, modifica o tiene en cuenta unas cosas y no otras en cuanto a amar se refiere”, advierte nuestro sexólogo y terapeuta de pareja Raúl Padilla.

LA CULTURA: ESE SENTIMIENTO LLAMADO AMOR

La cultura y la educación actúan como catalizadores y agentes normalizadores del concepto de amor que tenemos. Y estas nos premian y castigan según nos acerquemos o nos alejemos del patrón que debemos seguir.

"Cada persona tiene un tono de amar único e irrepetible, aunque culturalmente hay algo que nos une"

Pero para entender mejor esto, debemos hablar de conceptos tan anquilosados e inherentes al amor al mismo tiempo como ‘entrega’ o ‘sacrificio’, que inevitablemente conviven con los de ‘posesión’ o ‘pertenencia’. “Estos conceptos no conviven precisamente como complementarios en la misma pareja. Según vamos profundizando en la visión cotidiana y llana del amor nos vamos dando cuenta de que cada persona tiene un tono de amar único e irrepetible, aunque culturalmente hay algo que nos une”, apunta Padilla. Un ejemplo bastante clarividente seria Disney y su visión del amor romántico.

Amor en la pareja

LA DEFINICIÓN DEL AMOR

Podríamos decir, parafraseando a Jenny de Love Story que “Amar significa no tener que decir nunca lo siento”. Pero estaríamos de nuevo columpiándonos en un patrón cultural ya establecido.

Según nuestro experto, “el amor es un afecto profundo y unidireccional que vincula a una persona con otra, y que hace que quien lo siente cambie su visión personal adaptándose a una nueva realidad que se fantasea en plural”.

Pero sentimiento… Afecto…. ¿Qué hay de las dichosas explicaciones científicas sobre esto del amor? Porque la verdad es que las hay, y muchas para este fenómeno que perseguimos durante toda nuestras vidas. Quizá la más interesante sea la Teoría del Apego, según la cual aprendemos a amar a una edad muy temprana, en la que somos biológicamente incapaces de sobrevivir sin un adulto de referencia, y es con éste adulto con quien se genera tal apego.

“Dependiendo de la relación que se mantenga a esa temprana edad y durante el crecimiento, se desarrollará un tipo de apego u otro. El apego sería una primera y definitiva relación amorosa que troquelaría la forma de entender el resto de relaciones futuras de tu vida”, asegura Padilla.

cerebro


LA CIENCIA DEL AMOR: MENTE Y CORAZÓN

Los sentimientos del amor residen en el sistema límbico, donde se regula el placer y el displacer. A nivel psicológico nos sirven para fortalecer relaciones y para vincularnos afectivamente.

El ser humano es social y el entramado de la sociedad se basa en la búsqueda de la felicidad como grupo y en el evitar la infelicidad en solitario. “Somos átomos que necesitan ligarse en moléculas para darle un sentido a su existencia, ya sea con amor de pareja, amor familiar o amor de los que buscamos para crear nuestra familia elegida, los amigos”, apunta nuestro experto.

"Es inevitable amar, es inherente al ser humano. Lo que cuando éramos bebés era necesidad, de adultos se convierte en deseo"

Pero, una cosa, si el amor reside en el sistema límbico... ¿Esta todo en el cerebro? Entonces, ¿qué hay de eso de querer con todo el corazón?

Pues hay una realidad irrefutable: cada vez hay más datos que conectan nuestro cerebro con el corazón. De hecho, continuamente se están descubriendo nuevas implicaciones del corazón en la vida psíquica y no ya tanto en la vegetativa -la de ser una bomba hidráulica que manda nuestra sangre al resto del cuerpo-, y parece cobrar mucho sentido toda la mitología que se ha escrito sobre él en la literatura universal.

Amor en la pareja

TE AMO PORQUE TE NECESITO

“Es inevitable amar, es inherente al ser humano. Lo que cuando éramos bebés era necesidad, de adultos de convierte en deseo”, explica Padilla. No tenemos porqué ser dependientes. Tampoco podemos ser completamente independientes. Buscamos a alguien con quien compartir para que ciertas facetas de nuestra vida sean más plenas y significativas.

Esto no quiere decir que no se busque ni sea necesaria la soledad. Tanto en la realización de ciertas tareas como para disfrutar de la propia presencia, la soledad es necesaria y casi vital para un refuerzo psíquico positivo. Pero “la soledad, sin la compañía, no existe. Sería como el día sin la noche”, sentencia Padilla.

Te puede interesar:

pareja Amor Psicología
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?