Relaciones

¿Es la terapia de pareja una buena solución a vuestros problemas?

En ocasiones, mantener a flote la pareja se puede hacer muy difícil. Tal vez sea el momento de acudir a un/a terapeuta.

Actualizado a

ayayay

En muchas de las ocasiones no nos damos ni cuenta. Tenemos asumida una férrea lucha por la conservación de la relación en pareja. Esto es bueno, pero, en ocasiones, está bien separarte un poco y mirarla desde lejos, sobre todo cuando comienza a hacer aguas.

Las situaciones se multiplican. ¿Cuándo es el momento de acudir a un/a experto/a? Cuando la relación tiene ciclos en los que cada vez estamos más mal que bien, y no sabemos o no conseguimos cambiar esta pauta. Cuando no conseguimos hacernos entender y cuando lo intentamos se convierte en una lucha de poder. Cuando no tenemos lo que queríamos como compañía vital. Cuando nuestra vida sexual tiene fallos en los que no podemos actuar sin producir dolor a nuestra pareja y no sabemos manejarlo.

“La terapia de pareja es más efectiva cuando se aplica en un momento temprano del problema”

Cuando ocurre algo de lo citado anteriormente, o alguna circunstancia más que nos hayamos dejado. “Ante todas las cosas relacionadas con el malestar dentro de la convivencia de dos, la consulta a un profesional de la terapia de pareja puede ser de gran ayuda”, propone Raúl Padilla, un experto en terapia de pareja; que además de ser también psicólogo y sexólogo es nuestro experto de confianza. Así que hemos hablado con él sobre la efectividad de la terapia en pareja.

hablar

El momento idóneo

“La terapia de pareja, al igual que cualquier otro tipo de recurso terapéutico como la medicina o la farmacopea, es más efectiva cuando se aplica en un momento temprano del problema”, asegura Padilla.

Es muy común que cuando una pareja llega a terapia, ya hayan sufrido muchas crisis; que hayan pasado juntos y separados situaciones insostenibles. Y este es un momento en el que la pareja se encuentra muy desgastada. Esto no ayuda a facilitar la terapia.

Pero con eso y todo, poco a poco, puede devolverse la satisfacción a la interacción en pareja y cuando empieza a verse la luz, ya no se puede apagar.

portada

¿Qué terapia nos viene mejor?

Para saber a qué tipo de terapia debéis adscribiros, es importante encontrar la naturaleza del problema. Pero será el terapeuta en cuestión el encargado de encontrarlo.

“Ante todas las cosas relacionadas con el malestar dentro de la convivencia de dos, la consulta a un profesional de la terapia de pareja puede ser de gran ayuda”,

Básicamente hay cuatro tipos de terapia de pareja cuyas fuentes teóricas determinan esa concepción de la naturaleza del problema de pareja y el enfoque de su solución.

· Terapia de pareja Cognitivo-Conductual

Los problemas se conceptualizan como creencias irracionales, pensamientos mágicos, aprendizajes no adaptativos, expectativas poco razonables... y las consecuencias conductuales que tienen sobre la pareja, que suelen ser los síntomas que manifiesta la pareja y que les lleva a terapia. Para solucionar los problemas se enseñan herramientas concretas tanto a nivel cognitivo como conductual para que practiquen en terapia como tareas para casa, y puedan llevar estas soluciones a la vida diaria.

· Terapia de pareja Psicodinámica

Los problemas vienen o bien desde la no superación de conflictos sucedidos en un pasado remoto, o bien del uso incorrecto de los mecanismos de defensa con la pareja, lo que lleva a las situaciones de malestar recurrente. La solución pasa por el insight, por el darse cuenta de lo que está manteniendo la situación, que hará que el cambio sea posible.

· Terapia de pareja Sistémica

Los problemas vienen por problemas de comunicación, porque no se manifiestan peticiones o porque la comunicación está viciada en alguno de sus puntos. La pareja se concibe como un sistema cerrado en el que el cambio tiene un coste elevado y las partes se van acomodando a unas formas o roles que les oprimen y pueden hacer que el sufrimiento aparezca. Se busca establecer un flujo comunicativo más eficaz y el establecimiento de equilibrio de fuerzas en el sistema más acorde con lo que ambos miembros desean.

· Terapia de pareja Humanista

Desde este enfoque se ve el problema como un desajuste del individuo a la pareja, y su objetivo es tratar con el individuo para que desarrolle una individualidad más fuerte, lo que redundará en una pareja más fuerte.

Y ya que estamos cara a cara con él, le preguntamos directamente: porque sabemos que cada terapeuta tiene sus tendencias. A la pregunta de ¿qué tipo de terapia utilizas tú?, Padilla responde:

“Lazarus decía: Un teórico no puede ser ecléctico, pero un clínico no puede permitirse no serlo. Yo practico terapia de pareja cognitivo conductual, pero dependiendo del caso uso herramientas que provienen de las otras orientaciones. Incluso de la psicoterapia individual, para hacer que se ajusten las expectativas de cada una de las partes y lo que formaron ya hace mucho tiempo vuelva a valer la pena”.

psico








Hacer los deberes antes de entrar a terapia

Si tras un tiempo de malestar en pareja y dialogando llegáis a la conclusión que necesitáis ayuda externa, Padilla da dos claros consejos:

1. Es primordial llevar apuntadas todas las dudas y preguntas a la primera sesión.

2. Buscar a alguien con quien ambas personas se sientan cómodos, “ese profesional es quien les va a acompañar por su vida y les va a ayudar a recoger lo que vale y a tirar lo que sobra”, dice Padilla. Así que si no hay una buena relación entre los tres se empezaría con un paso atrás.

Te puede interesar:

pareja salud Psicología
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?