En terapia

Los 8 problemas de pareja más comunes y sus posibles soluciones

La desconfianza, las luchas de poder y los celos pueden destrozar una relación que en primera instancia parecía ideal. La solución está en nuestras manos. En nuestras mentes. En nuestra capacidad para comunicarnos.

Actualizado a

enfado

Si has hecho nuestro test de enamorados, sabrás qué tipo de planes románticos hacer en función de tu tipo de relación. Pero hay parejas en crisis que ni San Valentín parece poder arreglar. En esas circunstancias, la terapia de pareja empieza a ser el camino a la solución.

Cuando se escucha hablar de terapia de pareja todavía suena demasiado a cine, a literatura, a series... a ficción, al fin y al cabo. Todavía existe esa barrera que nos lleva a un rechazo involuntario a la terapia de pareja, a hacer terapia en general. Y es un error, porque hasta celebs como Miley Cyrus han acudido a terapia de pareja para salvar su relación (con Liam Hemsworth), y mira ahora lo feliz que está, ¡casada y todo!

Por eso, cada vez son más las parejas que acuden buscando ayuda para solucionar los problemas que acechan a la relación. Igual no para encontrar una solución definitiva, pero sí para detectar el origen y darle una solidez a algo que en muchas ocasiones parece infundado antes de convertirse en el monstruo que devorará a la pareja.

Para saber más acerca de esta gran situación internacional -la de las parejas con problemas- nos hemos puesto en contacto con un experto en el tema: Raúl Padilla, psicólogo clínico, psicoterapeuta, terapeuta sexual y de pareja. También dirige Psicantropía, un gabinete de psicología y sexología en Madrid.

Para él, los problemas más recurrentes en pareja están catalogados en "racimos" ya que suelen estar relacionados así en su presentación o en la forma en la que minan a la pareja.

enfado2

LOS DIFERENTES TIPOS DE PROBLEMAS DE PAREJA

Según Padilla, los problemas de pareja más comunes se pueden catalogar en tres grupos según como se presentan y el momento y debido también en la forma en la que van haciendo mella en la relación:

  • Por un lado estarían la desconfianza y los celos.
  • “Por otro lado, los relacionados con las familias de origen, las luchas de poder y de problemas de comunicación.
  • Y finalmente los debidos al desgaste de la pareja por el paso del tiempo, las infidelidades por relación paralela y la falta de deseo”, apunta el terapeuta.

El primer grupo -celos y falta de confianza- puede darse bien por una visión demasiado rígida de la pareja y del amor romántico, en la que los celos es una prueba de amor, o más bien por la existencia de dos personalidades complementariamente tóxicas. Es decir, una personalidad expansiva y social y la otra suspicaz y huraña.

En el segundo grupo encontramos los problemas de lucha de poder y de comunicación. Estos problemas suelen tener su origen en la educación y la culturización de cada uno de los miembros de la pareja. “Cada uno ha tenido unas experiencias y lleva una mochila cargada con herramientas y piedras que les sirven en la vida y, por lo tanto, en su relación de pareja”, asevera Padilla.

Por ejemplo, cuando se emplean idiomas distintos se llega a la incomunicación y a la polarización, y de ahí a la lucha de poder y a ver a la otra persona como el enemigo. Y a partir de este momento, prima la victoria en las discusiones a una solución del problema que, en principio, es puntual.

enfado3

Solucionar problemas de pareja

Tendemos a creer que hay una llave, un recoveco por donde huir, un click que va a hacer que todo se ponga en su sitio. “Que los problemas con la pareja se acaben. Pero esto no es así. No existen soluciones mágicas para los problemas que llevan tiempo enquistados y que se convierten en recurrentes”, asegura Padilla.

En muchos de los casos, son muchos años de mal funcionamiento. Modificar y desaprender todos los vicios adquiridos a lo largo de tanto tiempo es un trabajo duro y de persistencia.

“El mejor remedio es la profilaxis. Y el mejor profiláctico es la comunicación franca y abierta desde el primer día”, dice Padilla. Para esto hay que tener en cuenta que amamos a quien tenemos enfrente, es decir, que no tiene por qué cargar con nuestras piedras por muy verdaderas y contundentes que sean.

"Un vicio que hay que erradicar es hablar de las relaciones pasadas, las comparaciones son odiosas y hacen mucho más daño de lo que creemos"

Otro aspecto a tener en cuenta es la comunicación formal y reglada que tendría que haber en cada pareja cada periodo determinado de tiempo. De esta manera, se pueden tratar los temas del día a día. Ocurre algo, y es que en este día a día estamos demasiado involucrados en vivir como para dedicarles un tiempo.

"Una especie de Estado de la Relación, en paralelismo con el Estado de la Nación, mantendrá el Norte bien orientado y la maquinaria de la relación bien engrasada para afrontar el futuro de forma proactiva y optimista”, acaba concluyendo Padilla.

Te puede interesar:

Amor pareja
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?