Sexualidad

¿Aumento del deseo sexual? Descubre qué es la hipersexualidad, cómo detectarla y prevenirla

Cuando el sexo empieza a ocupar espacios de tu vida que no le corresponden, es probable que tengas un problema.

Actualizado a

Qué es la hipersexualidad
Womanizer WOW Tech para Unsplash

APÚNTATE AQUÍ A NUESTRA NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOVEDADES DE INSTYLE

En muchas ocasiones nos declaramos como personas de lo más sexuales. Tenemos una sexualidad muy marcada e incluso nos autodenominamos como hipersexuales. Pero nada más lejos de la realidad. Hay un abismo entre tener una sexualidad muy acentuada y sufrir de hipersexualidad.

La hipersexualidad es una enfermedad psicológica muy complicada de tratar. Si te interesa y quieres saber más, sigue leyendo.

HIPERSEXUALIDAD: ¿PULSIÓN O ENFERMEDAD?

Para saber qué es exactamente esto de la hipersexualidad nos pusimos en contacto con nuestro experto sexólogo y terapeuta de pareja Raúl Padilla. Y nos puso al tanto.

Nos contó que la hipersexualidad es un “estado persistente de activación sexual incontrolado y vivido como una compulsión, como inevitable, que causa malestar a la persona y/o a su entorno y pone en peligro su seguridad”.

"Si la búsqueda de placer se convierte en algo más excitante que el placer mismo, si cada vez se necesita más para conseguir lo mismo [...] hay que plantearse que puede haber un problema"

A esto es a lo que siempre se ha llamado adicción al sexo o conducta sexual compulsiva, “haciendo énfasis en la diferencia entre un elevado nivel de deseo sexual y una falta de control sobre sí mismo o sus consecuencias para la persona o su entorno”, explica Padilla.

Cuando una persona sufre de hipersexualidad aparece una falta de control total sobre la conducta sexual. Se trata de un problema psicológico y “a veces puede tener un origen médico. La falta de control está relacionada con una descompensación en los neurotransmisores que producen la sensación del placer y del refuerzo, del premio”, apunta Padilla. Pero también se asocia con la disminución de una percepción adecuada del riesgo.

Es decir, se le pierde el miedo y el respeto al sexo y los pacientes pueden llegar a consumar el sexo sin ningún tipo de protección y llevarlo a los niveles más insospechados.

¿DE DÓNDE VIENE LA HIPERSEXUALIDAD?

Este desorden suele ir asociado a problemas tales como “el abuso de substancias o alcohol, la vivencia de un abuso, una situación familiar problemática o problemas psicológicos de estado de ánimo o como adicciones”, cuenta Padilla.

Es cierto que este estado es más común en varones, sobre todo “desde la educación y condicionamiento social actual, en el que se alienta la promiscuidad y el consumo sexual como un valor positivo de la masculinidad”. Pero la mujer le sigue de cerca.

"Tener bajo control el consumo de alcohol y otras sustancias y buscar ayuda en caso de sentir que empieza la falta de control nos ayudará a atajar una espiral muy peligrosa"

El caso es que no está claro completamente el origen de la hipersexualidad, pero “puede desencadenarse junto a un estado de depresión, de ansiedad, de vía de escape a una realidad que no nos agrada, como cualquier otra adicción”, explica Padilla.

CÓMO SER CONSCIENTE Y ATAJARLA

Prevenirla no es sencillo, pero para controlarla deberíamos prestar atención a nuestras sensaciones tras las prácticas sexuales, la masturbación, la fantasía, la búsqueda de satisfacción sexual con otras personas y demás. “Tener bajo control el consumo de alcohol y otras sustancias y buscar ayuda en caso de sentir que empieza la falta de control nos ayudará a atajar una espiral muy peligrosa”, aconseja Padilla.

Nuestro experto dice que: si la búsqueda de placer se convierte en algo más excitante que el placer mismo, si cada vez se necesita más para conseguir lo mismo, si después de conseguirlo aparece un gran vacío y si se pone en peligro la propia integridad o la de otras personas, por prácticas de riesgo o por poner en peligro la estabilidad financiera, laboral o familiar, hay que plantearse que puede haber un problema.

Ante la señal de que estamos usando compulsivamente nuestra sexualidad, debemos buscar ayuda en algún profesional que tenga experiencia en el campo de la adicción sexual. “Es un campo que aunque es muy común a muchas disciplinas: psicología, terapia sexual o psiquiatría; tiene matices propios que la hacen complicada de tratar”, explica Padilla.

Te puede interesar:

pareja lifestyle Psicología
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?