Sexo

Que son los orgasmos espontáneos (involuntarios) y por qué suceden

Los orgasmos involuntarios existen y pueden llegar a ser un problema para el día a día.

Actualizado a

orgasmo-involuntario-sexo-4

No es que sea yo mucho de meterme en conversaciones ajenas, pero el otro día lo hice y ahora hay 3 vecinas más que saludo cuando me las cruzo por la calle. Estaba esperando a unos amigos sin batería en el móvil, hacía un calor terrible y, sin darme cuenta, llegó a mis oídos una conversación más que refrescante.

Una de las tres chicas decía que desde pequeña (bastante pequeña he de apuntar) sufría en diferentes ocasiones orgasmos de “fácil proyección” sin necesidad de tocarse. Las amigas se reían y le decían que les estaba tomando el pelo. Ella insistía encarecidamente en que esto era real y, en ese instante, me entrometí de lleno.

Primero les hablé de experiencias conocidas como los sueños húmedos o el frotis de ciertas telas o “costuras” con la zona genital para acabar nombrando los orgasmos involuntarios. Fue en ese mismo instante en el que me di cuenta de que no sabía explicar exactamente en qué consistían los orgasmos involuntarios y, juntas, tiramos de Google para sacar información.

Desde ese momento lo tuve claro: tengo que hablar con Padilla para que me lo cuente todo. Y Raúl Padilla, sexólogo y terapeuta de pareja, un colaborador habitual nuestro en estos temas, me respondió a todas las dudas que tenía. Y la primera era obvia.

orgasmo-involuntario-sexo-2

¿LOS ORGASMOS INVOLUNTARIOS SON LAS POLUCIONES NOCTURNAS FEMENINAS?

La realidad es que no, pero sí. “Guarda cierta relación con las poluciones nocturnas [masculinas], aunque no son lo mismo. De hecho a principios de siglo se estimaba que en el mundo no existían más de 500 casos de orgasmos involuntarios”, explica Padilla.

Este tipo de orgasmos se entienden sabiendo de dónde vienen los orgasmos. Los orgasmos son reflejos a nivel medular, pero también a nivel cortical; y esto quiere decir que “aunque sólo hay un orgasmo, pueden ser producidos como respuesta a una estimulación suficiente y necesaria a nivel periférico”, apunta Padilla.

"Pueden ser producidos por problemas neuronales y en situaciones en las que se está pasando por un periodo de mucho estrés”

Esta estimulación periférica viene por caricias o sensaciones corporales. E incluso a una estimulación producida desde la imaginación y la fantasía. Aunque “también puede producirse por una activación difusa, inespecífica y sin un origen claro, ni siquiera en una situación estimulante”, explica Padilla.

EL PODER DE LO INVOLUNTARIO

Así que no se trata de un juego ni algo que puedas desear o que produzca risa. El orgasmo involuntario puede ser un problema. “Este último caso es muy raro y, salvo como efecto secundario al uso de algunos fármacos como antidepresivos, está producido por problemas neuronales y en situaciones en las que se está pasando por un periodo de mucho estrés”, apunta Padilla.

El orgasmo espontáneo suele ser más típico en mujeres que en varones y “no existe ningún predictor, a priori, que indique que alguien pueda o no desarrollarlo. Parece guardar cierta relación con una sensibilidad agudizada a nivel genital”, asegura Padilla.

orgasmo-involuntario-sexo-3

TRASTORNO DE EXCITACIÓN GENITAL

Este trastorno de la excitación genital es habitual y en mujeres produce que “el más mínimo roce o vibración sean interpretados fisiológicamente como de naturaleza sexual y puede llevar al orgasmo en situaciones poco provocativas”, explica nuestro experto. Como podría ser sentada en un autobús rodeada de gente...

Este tipo de orgasmos, cuando se establecen en una persona, aunque produzcan malestar por lo inadecuado, “suelen perpetuarse al asociarse a situaciones de lo más peregrinas y pueden producir un cambio vital importante en quien la padece, hasta el punto de intentar suicidarse... o incluso conseguirlo”, asegura Padilla.

“Significa vivir en un mundo en el que sólo podemos comer nuestro plato favorito y estamos obligados a comer seis veces al día"

Hablamos de que en un día una mujer puede tener cincuenta orgasmos ‘displacenteros’ con el desgaste físico y emocional que eso supone, y la pérdida de tiempo y de autoestima que puede conllevar al perder el control sobre su propia respuesta sexual.

orgasmo-involuntario-sexo-1

LO QUE DEBERÍA SER UN DON ES UN VERDADERO PROBLEMA

La base del problema, cuando alguien sufre algo así, está en la pérdida de control. Esta pérdida de control puede parecer un don, pero acaba convirtiéndose en una maldición: aparece siempre en el momento más inoportuno y llega a ser un obstáculo más que un objetivo.

“Significa vivir en un mundo en el que sólo podemos comer nuestro plato favorito y estamos obligados a comer seis veces al día. El control excesivo de la respuesta sexual hace que nuestra conducta se vuelva rígida y previsible y pierda, por tanto, espontaneidad y frescura... Pero el completo descontrol sobre la aparición de un orgasmo, en el que nos saltamos directamente el deseo y la excitación, se convierte en un mundo en el que sólo habría domingos de resaca sin un sábado que lo justifique”, sentencia Padilla.

Te puede interesar:

pareja salud Mujeres
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?