Más que sexo

Esta es la madre de todos los orgasmos (y te lo estabas perdiendo)

Allá donde leas sobre él, le siguen adjetivos del calibre de duradero, placentero, potente, profundo… ¿No lo conoces? Pues presta atención. Te presento al orgasmo cervical: el orgasmo más completo que puede alcanzar una mujer.

Actualizado a

Así, a bote pronto, cuando escuchas o lees su nombre, a tu cabeza acude la zona de la columna vertebral que sustenta la cabeza.Y no puedes más que imaginar que se trata de un masaje en la zona de lo más placentero. Nada más lejos de la realidad.El orgasmo cervical recibe este nombre porque se consigue estimulando una zona del órgano sexual femenino llamada cérvix.

Según los expertos, es el más duradero, más placentero, más potente, más profundo y más completo. Que tiene su límite en el aguante físico de la mujer a soportar el orgasmo, ya que prescinde de fase de resolución.

Los nombres que también se utilizan son orgasmo de cérvix y orgasmo cérvico-uterino. Esto, como explicábamos antes, es debido a que solo se puede conseguir con la debida estimulación de esta pequeña zona. Pero para entenderlo mejor, vamos a explicar qué es y dónde se encuentra exactamente el cérvix.

Nuestro amigo el cérvix

El cérvix, es el verdadero nombre que recibe el famoso cuello uterino. El cuello uterino es una zona que conecta la vagina con el útero. Mide aproximadamente 3 centímetros de largo y tiene alrededor de 2’5 centímetros de diámetro. Es el paso de la vagina al útero y viceversa. La puerta de salida de la menstruación y la puerta de entrada de los espermatozoides al útero en el embarazo.

cervix

En la etapa de ovulación, sus dimensiones cambian, tendiendo a bajar un poco y dilatarse para así facilitar la llegada del esperma a las trompas de falopio. Actuando a su vez de selector de espermatozoides de calidad.

Y aunque no es una zona erógena en sí, su acertada estimulación puede provocar el orgasmo más poderoso de la historia de los orgasmos femeninos. Y esto es debido a una nota importante: si el clítoris tiene una terminación nerviosa conectada al cerebro, el cérvix tiene tres. 3. No digo más. Nos encontramos ante un orgasmo que une cerebro y cuerpo en una explosión de placer de lo más completa.

Alcanzar lo que parece imposible

Alcanzar un orgasmo es el fin que se persigue siempre que se practica sexo. En las relaciones sexuales, aprovechando los diferentes juegos, la mujer puede acceder a diferentes orgasmos, como los conocidos clitorianos y vaginales. Aunque existen más. Pero el que se alza como Rey de los Orgasmos es el cervical. El más completo y el más difícil de alcanzar.

Si bien es cierto que hay mujeres que no llegan a conseguirlo, esto es debido a su NO denominación como zona erógena. Por eso, es imprescindible saber cómo hacerlo. Aprender y conocer tu anatomía y vivir el sexo de un forma natural y abierta.

Los magníficos consejos para llegar al clímax máximo

Como la conexión del cuello uterino con la mente es primordial –y sus 3 terminaciones nerviosas lo constatan- es importante seguir unos consejos bien concienzudos.

PORTADA

1. Naturalidad, exploración y serenidad

Es importante que tengas clara una cosa: es complicado conseguirlo, pero no imposible. Así que antes de nada, debes encontrarte tranquila y relajada. Si meditas, esto podrá ayudarte a conseguirlo.

Lo primero que debes hacer es conocer y explorar tu anatomía. Localiza tu cérvix y para ello, debes disfrutar de tu exploración. Localízalo y acaricia tu sexo mientras lo haces. Disfruta con naturalidad. ¡Es tu cuerpo!

2. Intimidad y pareja

Se aconseja, que tu primer orgasmo cervical te lo provoques tú misma. Una vez controlado, invita y enseña a tu pareja a provocártelo.

Abre camino con tus dedos o con algún juguete. Hay muchos que están diseñados para alcanzar este Santo Grial de los orgasmos.Una vez que has alcanzado la zona, acaricia con movimientos circulares. Una vez la zona estimulada y sientas los albores del placer orgásmico, ¡no pares!

Una vez te hayas hecho una experta, estás preparada para compartirlo con tu pareja. Muéstrale tu anatomía. Haz que introduzca sus dedos dentro para que conozca la zona. Indícale que es lo que vas necesitando. Los movimientos que necesitas.

Una vez a tono, lo que necesitas es una penetración profunda.

3. La penetración profunda

Para conseguir una penetración profunda hay diferentes aspectos que se pueden tener en cuenta.

Uno sería controlar las fases del periodo menstrual. Como bien comentábamos antes, cuando se acerca la menstruación el cérvix baja y se dilata, por lo que está más accesible.

Otro aspecto es la selección de las posturas. Las más recomendables, ya sea penetración con juguete, mano o pene; son, inicialmente, el misionero –para estimular y dejar la zona a punto- y posteriormente la postura del perro, ya que permite una penetración más profunda e intensa.

No dudes en seguir los pasos e intentar conseguir el orgasmo de los orgasmos.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?