Relaciones sexuales

¿Qué debo hacer para ser buena en la cama? No todo depende de tu habilidad sexual

Vivimos con la terrible obsesión de ser buenos en la cama. Los mejores practicando sexo. Pero tener esto en la cabeza es algo contraproducente. Tenemos unos tips que te pueden ayudar.

Actualizado a

Inevitablemente vivimos en una sociedad en la que la erótica está demasiado valorada. Las redes, la televisión, el cine, las múltiples plataformas de entretenimiento, la música… Nadie puede escapar al poder de la erótica. Practicamos una cultura erotofílica.

Así que para sentirnos realmente completos, se ha convertido en algo indispensable tener una vida sexual plena, completa, satisfactoria. Y eso es algo ‘guay’, algo que ‘hay que tener’. “Si la satisfacción y el placer sexual están tan idealizados es lógico que casi todas las personas quieran sacar buena nota. En nuestra cultura, el hecho de ser o considerarse buenos amantes, se percibe como un mérito personal, algo que otorga valor”, comenta Ana Belén Carmona Rubio, terapeuta sexual y de pareja en Lasexología.com y profesora del Máster en Sexología de UCJC.

Esta idea de la buena amante es tramposa, porque el hecho de disfrutar más o menos en la cama con alguien no depende exclusivamente del grado de habilidad de esa pareja. Los factores que intervienen son muchos. Y esto es algo que hay que tener en cuenta. Porque echarse sobre los hombros la responsabilidad de una relación sexual, es un peso ilógico del que nos tenemos que desprender.

ser bueno

¿Qué significa ser buena en la cama?

Cuando se habla de que una persona es ‘buena en la cama’, lamentablemente, nos seguimos refiriendo al resultado de la combinación genital. “Seguimos teniendo una idea de sexo muy centrada en lo genital, en el coito y en la penetración. La idea implícita es que esa persona es ‘buena en los coitos o en las penetraciones’, pues en nuestra cultura, estas prácticas eróticas siguen siendo las más valoradas”, apunta Ana Belén.

"Las personas con una buena educación sexual en general, son personas con más recursos para entenderse en la cama con sus parejas"

Pero esta idea es la mayor de las trampas. Hay muchas personas dentro del espectro sexual y del deseo, ya sean heterosexuales, homosexuales, bisexuales o asexuales, a las que el coito o la penetración no les interesa demasiado. O casi nada.

“Es una evidencia que para muchas personas -sobre todo mujeres, aunque también hombres- la clave de su placer y satisfacción está en otros aspectos como una buena seducción, la generosidad en caricias por todo el cuerpo, juegos, besos, chupetones… esto es, todo aquello que injustamente se ha venido calificando como “preliminar” pero que tiene a mi juicio toda la importancia del mundo”, asegura Ana Belén.

evitar la minima

Evitar la mínima expresión del sexo

En su experiencia como terapeuta sexual, Ana Belén comprueba a diario como detrás de la insatisfacción sexual de muchas personas, está el haber empobrecido sus relaciones eliminando o reduciendo todo a su mínima expresión. “Curiosamente, todos estos aspectos son muy abundantes en las primeras etapas de las relaciones, en las que las parejas suelen tener un excelente ajuste sexual, pero luego se van abandonando”, asegura Ana Belén.

Además, el placer sexual no está exclusivamente en manos de otras personas y, ¡a Dios gracias! Hay mucho de responsabilidad personal en el hecho de disfrutar: “una persona que conoce bien su propio cuerpo, sabe dónde está su clítoris y como funciona -si hablamos de mujeres con vulva-, es capaz de comunicarse y pedir de forma adecuada aquello que quiere y que desea y negarse a aquello que no”, sentencia Ana Belén.

Por eso la comunicación en la cama sería una de las herramientas imprescindibles, que posee cada persona y que te predispone al buen placer. Y que no depende del otro, sino de una misma o uno mismo.

aspectos valorables

Los aspectos más valorables que te hacen buena amante

Eso sí, es inevitable encontrar aspectos que pueden convertir una velada sexual en una velada de éxito. Son aspectos valorables en un amante, esto es, como dice nuestra sexóloga, “cuestiones que favorecen o ayudan a tener química sexual con alguien".

Y estos serían algunos de estos aspectos a valorar:

  • Las personas con una buena educación sexual en general, son personas con más recursos para entenderse en la cama con sus parejas.
  • Saber disfrutar una misma o uno mismo. Las personas que saben disfrutar también están en situación de dar más placer a la pareja, porque hay mucha satisfacción en el placer del otro.
  • Tratar bien a la pareja, independientemente de si la relación es esporádica o estable, es un elemento altamente afrodisiaco para muchas y muchos.
  • Cuidar aspectos como la seducción, ser generosas/os con el contacto corporal y las caricias, los mimos, los besos… “No solo son importantes cuando se tiene intención de que la cosa ‘vaya a más’, tienen valor e importancia en sí mismos”, apunta Ana Belén.
  • Ser capaces de comunicarse y hablar con la pareja sobre gustos, preferencias, estar abiertos o abiertas a sugerencias, y mostrar interés por lo que desea y da placer al otro.

Son todos estos aspectos los que nos proporcionan recursos valiosos para entendernos con nuestras parejas sexuales. “Como no a todas las personas les da placer lo mismo, hay que tener en cuenta que es necesario aprender a conocerse y conocer al otro para saber qué desea y qué le gusta”, asegura Ana Belén.

Porque esto es así: a disfrutar también se aprende.

Te puede interesar:

pareja salud lifestyle
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?