#TBT

Cómo la conciliación familiar acabó con el matrimonio de Ethan Hawke y Uma Thurman

Eran una de las parejas más envidiadas del 'star system' pero no pudieron unir su familia con su pasión por el trabajo

Actualizado a

Ethan Hawke y Uma Thurman en una imagen promocional

Actualizado a

A estas alturas de la película, teniendo en cuenta que Stranger Things es la serie más vista de la historia de Netflix, es altamente improbable que no pongas en el mapa a Maya Hawke, la incorporación estelar que la serie que engancha frente a la tele a jóvenes y los que una vez lo fueron. Por si no la sitúas, en la ficción, la actriz da vida a Robin, la compañera en la heladería de Steve Harrington, el personaje interpretado por Joe Keery. Pero no vamos a hablar en estas líneas, y menos a estas alturas, de la serie de la que ya está todo dicho y escrito, sino de los padres de Maya, de los que quizá tengas alguna pista si has leído sobre su vida o si eres un amante del cine y te has quedado detenida en su apellido.

Efectivamente, Hawke es la hija de Ethan Hawkey Uma Thurman, pareja de éxito personal y profesional durante varios años, de cuyo matrimonio nacieron dos criaturas ahora adolescentes; un chico, Levon Roan, y Maya Ray, la que ahora es la bandera de la nueva generación de artistas de la industria audiovisual que han heredado de sus padres su vocación profesional. Personas de acción, nunca mejor dicho, no tardaron mucho en ser padres Uma e Ethan tras conocerse en 1997 el set de rodaje de Gattaca, un thriller de ficción que pasó a la historia por ser la "celestina" de las dos estrellas de la escena audiovisual que por su calidad… El 8 de julio del año siguiente, 1998, nació Maya, poco después de contraer matrimonio -tampoco tardaron demasiado, como puedes calcular…-, y cuatro más tarde llegó al mundo el también citado anteriormente Levon Roan, que está a punto de alcanzar la mayoría de edad actualmente.

Hay que tener en cuenta que ya por separado ambos son auténticos mitos para los nostálgicos del cine de los 90, en especial, en el caso de ella, para los devotos de las películas de Tarantino. No en vano, Uma Thurman es la musa por excelencia del director norteamericano, por mucho que haya escogido a Margot Robbie para su última cinta, la exitosa Once Upon A Time… In Hollywood.

Ethan Hawke y Uma Thurman en la película Gattaca

Kill Bill, a diferencia de Gattica, sí que ha pasado a la historia del cine por su contenido, convirtiéndose en una película de culto gracias, en gran medida, a Thurman. Pero como pareja son también inolvidables. Y es que no se ve todos los días en una alfombra roja a una pareja pasear orgullosa la diferencia de estatura tan evidente que entre ambos existe en favor de ella. Parece absurdo, pero desgraciadamente es algo que muchos hombres todavía en la actualidad querrían disimular, por lo que es de agradecer que ellos siempre normalizaran esta situación hace ya dos décadas en numerosas ocasiones. Pero más allá de esta anécdota, los dos actores fueron en aquel momento referentes de estilo dentro de la crónica social de Hollywood, siempre valientes y atrevidos con sus looks. Por ejemplo, si tienes flashes guardados en tu memoria de las alfombras rojas de la época, además del tema de la altura, te será muy sencillo vincular ahora que se llevan los 90, aquellos trajes de corte recto y holgado que lucía Hawke y que ahora vuelven con fuerza.

El idilio duró algo más de lo necesario para que pueda ser considerado efímero, puesto que estuvieron casados hasta el año 2005, año en el que se divorciaron oficialmente, si bien llevaban separados desde 2003. El motivo, lo de siempre: decenas de rumores publicados en la prensa de la época, como siempre que ocurre una separación entre dos personajes públicos como ellos, pero nada concretado ni por terceros ni por los dos actores. Apenas se pueden rescatar algunas referencias públicas hechas con cuentagotas por ambos a lo largo de estos años. "Uma y yo no nos separamos de la infidelidad de nadie. Tuvimos muchos problemas antes de que yo fuera a Montreal", explicó Ethan en su momento, haciendo referencia expresa a la ciudad canadiense, ya que se llegó a publicar que fue allí, durante un rodaje, cuando se produjo un encuentro con otra mujer -no queremos hacer spoiler del final del texto- que habría sido el detonante de la ruptura.

Lo que, desde luego, parece que fue así, teniendo en cuenta otras explicaciones dadas por el protagonista de Training Day, es que nunca supieron o pudieron conciliar sus trabajos con la vida familiar. "Sabes que las reglas son estas: 'Una persona trabaja, la otra no. Bueno, entonces alguien siempre está fuera de la ciudad'", confesó Hawke en otra charla, en la que se refería al deseo de su mujer de ser una estrella en su trabajo cuando ambos eran ya padres. "Estoy viviendo en una habitación de hotel cuidando a mis hijos mientras estás en una película seis horas al día haciendo lo que amas. Haz eso durante nueve meses y verás de qué buen humor estás. No sé si es demasiado difícil casarse con una mujer que quiere ser una estrella de cine. Sé que ella tiene ese derecho de querer eso". Parece que al nominado cuatro veces a los Oscar no le gustó demasiado esa etapa en su vida en la que tenía que llevar la responsabilidad de la crianza de sus pequeños.

Ethan Hawke y Uma Thurman cuando eran pareja

De Thurman, son muy interesantes sus reflexiones sobre la ruptura en una entrevista que concedió inmediatamente del divorcio a Oprah Winfrey. En aquella conversación, calificó la separación como "insoportable", un adjetivo muy revelador de cómo debió ser todo el proceso para ambas estrellas del cine. De hecho, el propio Hawke admitió no hace mucho tiempo que sufrió una etapa de crisis personal tras el fracaso de su matrimonio con la protagonista de Pulp Fiction, aunque fue capaz de reponerse gracias a dos detalles.

Uno sí cuadra con su discurso, sus nuevos éxitos profesionales -tres de sus cuatro nominaciones a los Oscar son posteriores a su relación con Thurman-. Pero el segundo no encaja demasiado bien con la supuesta crisis que sufrió, ya que en 2008 se volvió a casar con… la niñera de sus hijos. “Casualmente”, la misma mujer con la que se había publicado que había sido infiel a Thurman en Canadá. Sí, debía de ser un clásico en Hollywood este guion en los dosmil porque la historia se repitió con otros actores como Ben Affleck o Jude Law. A diferencia de estos, eso sí, su matrimonio con Ryan Shawhughes -después de casarse adoptó el apellido de Ethan-, la cosa funcionó hasta el punto de que ambos tienen dos hijos también, Clementine Jane e Indiana, que completan la descendencia del actor, director y guionista.

Por su parte, Uma Thurman nunca volvió a casarse, aunque ya lo había estado antes de estar con Ethan Hawke, ya que en los años 90 contrajo matrimonio con Gary Oldman. Lo que sí comparte con su exmarido -el segundo- una vez divorciados es la experiencia de la maternidad, puesto que también repitió, en este caso una sola vez y junto al experto en finanzas francés Arpad Busson, exmarido a su vez de Elle MacPherson. Casi nada.

Te puede interesar:

pareja Amor Famosos

Celebrities

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?