Psico

Si estáis de mal rollo de pareja, échale la culpa a la primavera...

La primavera es una estación que supone el estallido de la vida. Color, luz, olor y multitud de efectos sobre el ser humano y, por ende, la pareja. Pero, ¿es cierto esto de que la primavera puede afectar a la pareja? Hablamos con un experto y nos lo aclara todo al momento.

Actualizado a

pareja portada

La primavera se puso en marcha con el equinoccio de marzo. Esto, a niveles planetarios siginifica que en el Polo Norte amanece un día en el que no se pondrá el Sol durante seis largos meses. Y en el Polo Sur todo lo contrario, una larga noche de seis meses se les viene encima.

A nivel medioambiental supone una explosión de vida: la fauna revolucionada comienza sus cortejos y rituales de apareamiento; y una gran parte de las plantas de todo el planeta sueltan sus semillas para reproducirse como lo manda la matemática madre Naturaleza.

A nivel humano, la primavera supone muchas más cosas. Supone desordenes físicos y fisiológicos en muchos de nosotros. También supone algunos desordenes mentales, psicológicos. Y en muchas ocasiones, el despertar del deseo. Pero, ¿es cierto que la primavera incide en el deseo y la sexualidad de las personas?


Nos hemos puesto en contacto con uno de nuestros expertos favoritos. Él es Raúl Padilla, psicólogo y terapeuta sexual y de pareja, y nos ha respondido a algunas preguntas. Entre otras, a la que formulábamos un poquito más arriba. Su respuesta: “La primavera supone un despertar a la vida de la naturaleza en muchos aspectos. Entre estos aspectos está la sexualidad y el deseo. Este despertar viene favorecido por un aumento de las temperaturas, de las horas de claridad, de la facilidad para establecer relaciones (debido a hacerse una vida menos casera y más orientada a compartir)”, comenta Padilla.

El aumento de temperatura hace que la espesa capa de ropa disminuya, nos vamos a la calle más ligeros, más atrevidos. Dejamos que las formas corporales estén más expuestas a las miradas de deseo. “Las horas de claridad hacen que, como seres diurnos que somos, las personas estemos más activas y dediquemos más tiempo a compartirnos con los demás, con el bello riesgo del coqueteo y la sexualidad”, concreta nuestro experto.

amampolas

La primavera y su efecto en la pareja

La primavera produce bastantes cambios en las personas, y no todos son para mejor. De hecho, hay varios males típicos y únicos de esta época del año, como las alergias a determinadas flores o la astenia primaveral. Esta última hace que quien la sufre se vea especialmente cansado y sin ganas de nada, y esto es algo que puede afectar a la pareja si va asociado a problemas de sueño e irritabilidad.

Las parejas que pueden ser afectadas por la fiebre primaveral son las que se mantienen por inercia, sin grandes refuerzos entre ellas/os

“Por otra parte, la apertura de puertas por el aumento de claridad y el compartir más fuera del ámbito familiar, puede acarrear que una pareja que se mantenía unida para sobrevivir al frío invierno, no llegue al verano”, apunta Padilla. De esta manera, la primavera se presenta como un periodo del año en el que las infidelidades aumentan, así como las rupturas de pareja.

En invierno, la interacción social se ve reducida porque normalmente la vida se reduce a la casa y al trabajo. Además “la falta de sol afecta a la síntesis de vitamina D que nos deja un poco bajos de moral, planos”. Pero cuando el sol vuelve a brillar y nos llega un chorro de vitamina D recién sintetizada a nuestra sangre, bien alterada por la misma primavera; se produce una revolución que puede dar una vuelta de campana a nuestra vida.

lago

Parejas víctima y soluciones de terapia

Cuando le preguntamos sobre las parejas que más pueden verse afectadas por este revuleo primaveral, nuestro experto lo tiene claro: “Las parejas que pueden ser afectadas por la fiebre primaveral son las que se mantienen por inercia, sin grandes refuerzos entre ellas/os. Suelen ser parejas que para buscar algo que disfrutar juntas, tienen que tirar de disco duro: de imágenes de registro”.

En épocas de revolución , es importante buscar mecanismos que accionen el cariño, la complicidad y el compromiso

Este tipo de pareja debe hacerse fuerte al estallido de la primavera. Están mantenidas por la costumbre y se sostienen solo por la antigüedad. “Estas parejas pueden ser rotas por la bocanada de aire fresco que introduce en todos los rincones la primavera”.


Ante una situación así, Padilla recomienda la terapia de pareja. Este es un modo de evaluar el estado de una pareja, ver sus puntos fuertes y débiles. “Sirve para enseñar a la pareja que, además de ser tan fuerte como su componente más débil, debe construirse a diario. Para que no solo sea un espacio donde volver del trabajo, sino un lugar donde crecer y disfrutar de la vida, con quien hemos elegido, cada día”.

Cuidar y cultivar la pareja van de la mano. El mantenimiento llega solo. En épocas de revolución , es importante buscar mecanismos que accionen el cariño, la complicidad y el compromiso.

Feliz primavera en pareja.

Te puede interesar:

pareja Amor
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?