Rebelde way

Meghan Markle ha vuelto a saltarse el protocolo 'royal' (y no es la primera vez)

Meghan Markle ha llegado para cambiarlo todo. Y cada vez que se salta el protocolo real, encontramos una razón para ensalzarla por su rebeldía o condenarla por el desliz.

Actualizado el

1-9
meghan-markle-piernas-cruzadas. Rompiendo las reglas

1 / 9

Rompiendo las reglas

Toda familia tiene sus normas, escritas o no. Pero cuando te incorporas a una familia real, la cosa se multiplica de forma exponencial. Y más allá del donde fuere haz lo que vieres, toca empollar como para una oposición. Meghan Markle lleva meses haciéndolo, y aún así, con conciencia o sin ella, hay ocasiones en que nuestra royal favorita... las rompe. A veces, en cuanto a su outfit, a veces en su saber estar. Juzga por ti misma:

Acudía la duquesa de Sussex acompañando a su marido a un acto presidido por Isabel II, la entrega de los Premios de los Jóvenes Líderes de la Reina. Y llegado el momento de sentarse para la foto de familia, Meghan hizo lo que cualquiera de nosotras: cruzar las piernas. ¡Meeeck! Resulta que en el extenso protocolo aristocrático cuenta que ese gesto está mal visto. Y si lo piensas, tiene su lógica: en el movimiento puede acabar mostrándose más de lo previsto (el ejemplo canónico tiene a Sharon Stone como protagonista, en la cinta Instinto Básico). No pasa nada, Meghan, basta con practicar.

meghan-markle-de-la-mano. Demostraciones de afecto

2 / 9

Demostraciones de afecto

Mucho se ha hablado de la flema británica, una frialdad en la demostración de las emociones que a nivel royal impide incluso a una pareja el sencillo gesto de ir de la mano. Sea por iniciativa de la norteamericana Meghan o por determinación del pelirrojo Harry (una declaración capilar que tiene su propia miga), a los duques de Sussex se les ha visto antes y después de casados entrelazando las manos en señal de su unión. Así también nos gustaría ver alguna vez a Kate y William, si bien su posición en la línea sucesoria a la Corona les hace más esclavos de este tipo de reglas.

meghan-markle-kate-hombros-al-aire. Una royal off the shoulder

3 / 9

Una royal off the shoulder

Mucho se ha criticado la primera aparición de Meghan Markle en un acto oficial de la familia real en pleno, tras la merecida luna de miel. Y no ha sido por otra razón que la elección de un modelo en su ya icónico rosa empolvado que, sin embargo, tenía un escote que dejaba los hombros al aire. Ese recato en el mostrar o no mostrar es una norma no escrita que depende fundamentalmente del contexto en el que suceda. Y si tienes que salir al balcón real de Buckingham Palace a saludar a la plebe, que ha acudido con motivo del cumpleaños de la reina Isabel II, pues tal vez merece la pena elegir otro modelo. Ni la malograda princesa Diana de Gales ni la mismísima Kate Middleton se han atrevido a tanto. Así que romper esta regla, sobre todo por lo bien que le queda, es sumar puntos en el ranking de rebeldía. ¡Ánimo, Meghan!

meghan-markle-escudo-de-armas-familia-real. Escudo de armas

4 / 9

Escudo de armas

Con el enlace, Meghan Markle se convertía en duquesa de Sussex y recibía el regalo simbólico de su propio escudo de armas. Es tradición que el diseño sea una confluencia de las dos ramas familiares, materna y paterna. En el caso de Meghan, sin embargo, se ha decidido homenajear sólo las raíces de Markle, al que se han añadido referencias a su tierra natal, con un fondo azul del Océano Pacífico y dos dorados rayos de sol que, según el Palacio de Kensington, representan el Estado de California.

meghan-markle-mujer-divorciada. Una mujer divorciada

5 / 9

Una mujer divorciada

Hay ocasiones en que estás rompiendo reglas más allá del tiempo y del espacio, y te descubres una revolucionaria aún sin saberlo (ni poderlo controlar). A sus 36 años, Meghan ya saboreó las mieles de matrimonio con anterioridad a su enlace con el príncipe Harry. Estuvo casada durante apenas dos años con el productor de cine Trevor Engelson. Su llegada a la familia real británica como divorciada es un detalle irrelevante que, a la vez, ha hecho historia entre los Windsor. Y no porque ellos estén limpios de polvo y paja (más bien han sido siempre carne de escándalo).

meghan-markle-boda-entrada-sola. El feminismo de Meghan Markle

6 / 9

El feminismo de Meghan Markle

Mucho se ha escrito (tal vez demasiado) sobre lo que significa para la igualdad de la mujer cada norma heteropatriarcal que rompe Meghan, por nimia que sea. Pero lo cierto es que entrar en la Capilla de San Jorge para dar el 'sí, quiero' si necesidad de ir tutelada por padrino (hombre) alguno tiene mucho de simbólico en una ceremonia que visionaron millones de personas en todo el mundo. Alguien tenía que hacerlo y, sí, ha sido Markle.

meghan-markle-discurso-boda. El discurso nupcial de Meghan

7 / 9

El discurso nupcial de Meghan

En el pequeño mundo de las grandes bodas reales, es inusual que la novia alce la voz entre los presentes para loar las bondades de su recién esposado y brindar con su copa. Un acto habitualmente reservado solo a los hombres, sea el novio, el padre o el padrino, y que sin embargo, a tenor de las fuentes consultadas por el diario Sunday Times, la ex actriz Meghan Markle se saltó a la torera. ¡Olé! 

meghan-markle-pastel-boda. Un pastel revolucionario

8 / 9

Un pastel revolucionario

Cuando el corpus de normas escritas y no es tan prolijo, hasta las elecciones más nimias se vuelven revolucionarias. Como la elección del pastel de bodas. Tradicionalmente, este siempre ha sido de frutas desecadas, maceradas y especiadas, representativo del extenso territorio que alguna vez fue gobernado por el imperio británico. Meghan y Harry prefirieron recurrir a Claire Ptak, una pastelera californiana que apuesta por la sostenibilidad, como la duquesa de Sussex, y afincada en Londres. Según informó el Palacio de Kensington en Instagram, la pareja le pidió que creará "una tarta de limón y sauco que incorporará los brillantes sabores de la primavera. Estará cubierto con crema de mantequilla y decorado con flores frescas". 

meghan-markle-timesup. Haciendo política

9 / 9

Haciendo política

Como regla general, los miembros de la familia real no deben hacer declaraciones políticas. Pero en la incorporación de Meghan como patrona de la Royal Foundation, junto a su entonces prometido, el príncipe Harry, y los duques de Cambridge, la ex actriz rompió esta norma al compartir con toda normalidad sus opiniones sobre empoderamiento femenino. "Escucho a mucha gente hablar sobre el empoderamiento de las niñas y el empoderamiento de las mujeres; a personas que dicen estar ayudando a las mujeres a encontrar su voz. Estoy fundamentalmente en desacuerdo con eso, porque las mujeres no necesitan encontrar su voz, necesitan tener el poder para usarla". En el encuentro, Markle también hizo referencia a los movimientos #MeToo y Time's Up. Esto sí es un soplo de aire fresco. 

Loading...