Instyle para Mary Kay

Sácale el máximo partido al agua micelar en tu día a día

El agua micelar de Mary Kay no solo elimina las impurezas de forma fácil, suave y efectiva en tu rostro… ¡Descubre qué más puede hacer por ti!

Pexels
Pexels

Actualizado a

Todos los expertos en piel coinciden en lo mismo: una buena limpieza facial es la base de una correcta rutina de belleza. Y es importante que realices este gesto aunque no te hayas maquillado, ya que con él también eliminas sebo, sudor y polución que se han acumulado en rostro, cuello y escote durante el día. Además, con ella también facilitas la correcta absorción de los activos de tratamientos hidratantes y nutritivos que vayas a aplicarte posteriormente, ya que la suciedad crea una barrera que dificulta dicha absorción.

No hace falta que te recordemos que tienes que llevar a cabo tu rutina de limpieza facial tanto por la mañana como por la noche, donde la nocturna es realmente importante al encargarse de eliminar todos los residuos que se han hacinado en tu cara a lo largo del día. La higiene facial matutina, sin embargo, sirve para retirar los cosméticos noctámbulos, y el sebo y el sudor que nuestro organismo genera mientras dormimos. Y es en este momento del día donde el agua micelar se convertirá en el cosmético ideal para limpiar y refrescar la piel.

Agua Micelar de Mary Kay (22 €).
D.R.

Agua Micelar de Mary Kay (22 €).

Su uso es de lo más fácil: tan solo tienes que empapar un disco de algodón –también puedes usar uno reutilizable o una muselina, que son mucho más ecológicos– con una pequeña cantidad de líquido y pasarlo por tu cutis. Eso sí, no es necesario que frotes, sino que solo tienes que presionar contra la dermis, y repite hasta que el algodón no tenga restos de maquillaje o impurezas. Su fórmula está compuesta por agua purificada y concentraciones bajas de suaves surfactantes. Estos últimos se agrupan formando pequeñas esferas llamadas micelas, a las que les encantan las impurezas y actúan como imanes para atraerlas y eliminarlas de la piel.

El Agua Micelar de Mary Kay® no contiene parabenes ni fragancias y es capaz de eliminar el maquillaje y las impurezas sin frotar. ¿Lo mejor? No necesita que la aclares, por lo que tu piel no se irritará con el agua del grifo, y te dejará la piel fresca e hidratada. No solo es ideal para esos días que vas con prisa, ya que con unas pocas pasadas de un algodón empapado en ella, conseguirás que tu piel respire, sino que también puedes utilizarla para una limpieza doble, como gesto previo a tu limpiador favorito.

Recuerda que hay unos pasos fundamentales que debes realizar en tu rutina de belleza diaria si quieres conseguir una limpieza de diez y un rostro saludable y bonito. Comienza desmaquillando tus ojos con un producto específico, continúa con el agua micelar –la puedes utilizar perfectamente dos veces al día–, después usa tu limpiadora habitual si es necesario y no te olvides del tónico. Luego aplícate el contorno de ojos, el sérum y tu crema hidratante. Y, si vas a salir a la calle, no te olvides del protector solar.

Si no tienes Consultora de Belleza Mary Kay® ¿a qué esperas? Encuentra la tuya más cercana aquí y prueba ya esta maravilla de agua micelar. Además, podrás probar de forma gratuita todos los productos de la marca antes de comprar y en sesiones de belleza personalizadas digitales o presenciales, ¡tú eliges! Más info en www.marykay.es.

Te puede interesar:

Agua micelar cosmética rostro consejos
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?