PAREJAS DE HOLLYWOOD

Así fue la historia de amor "inesperada y maravillosa" de Renée Zellweger y Jim Carrey

Todo lo que nunca supimos de esta fugaz relación entre dos de las grandes estrellas de los años noventa.

Actualizado a

Jim Carrey junto a Renee Zellweger

Actualizado a

El paso del tiempo es implacable con la memoria, tanto para lo bueno como para lo malo. Es curiosa la facilidad con la que al ser humano se le olvidan las cosas importantes, así que no sorprende que las que no son lo tanto queden sepultadas con tanta profundidad y facilidad, como si una tormenta de arena se las hubiera comido. Esto pasa mucho, por ejemplo, con las vidas ajenas, esas que tanto nos gusta cotillear porque nos entretienen pero que tan fácilmente olvidamos.

Por eso es tan divertido recuperar del fondo del baúl de los recuerdos algunas historias que ya pocas personas guardan en su memoria. Una historia como la de Renée Zellweger y Jim Carrey, dos de las grandes estrellas del cine en la década de los 90, sobre todo en el caso de él, y también de comienzos de este siglo, especialmente en el de ella (El diario de Bridget Jones se estrenó en 2001).

¿Recordabas que ambos fueron pareja? Lo fueron. Poco tiempo, es cierto, pero la noticia fue una bomba en el universo Hollywood porque la relación tuvo lugar justamente en esa época en la que los dos vivían en la cima del éxito, justo con el cambio de milenio. Carrey y Zellweger coincidieron en el rodaje de la película de los hermanos Farrelly Yo, yo mismo e Irene, una de las cintas más esperadas de aquel momento porque los directores venían de triunfar por todo lo alto dos años antes con Algo pasa con Mary, con lo cual todos tenía sobre ella mucha atención mediática. En aquel rodaje, según contaron todos los protagonistas con el paso de los años, Jim Carrey se quedó prendado de Renée Zellweger; tanto fue así que no paró hasta conseguir que ella aceptara salir con él.

JIM CARREY Y SU EMPEÑO EN SALIR CON RENÉE ZELLWEGER

En realidad, se conocían antes de rodar aquella película juntos por haber coincidido en algunos eventos al tener amigos y socios en común, tal y como reconoció la actriz estadounidense al periódico The Guardian, pero no fue hasta aquel rodaje cuando intimaron de verdad. "Me gusto mucho, pero no vas (al set) por la conexión de amor", dijo también a CNN, reconociendo que a ella le gustó Carrey, si bien no tenía por costumbre salir con compañeros de trabajo.

Sin embargo, parece que la tozudez del protagonista de La Máscara tuvo al final su recompensa. Y es que la cosa debió ser exagerada si el propio Peter Farrelly llegó a reconocer que "estaba enfermo por ella", exagerando con esas palabras lo que sentía Carrey con respecto a Zellweger en aquel momento. Eso sí, la propia ‘Bridget Jones’ advirtió -con la libertad que permite opinar desde la distancia del tiempo- de que la relación no arrancó hasta después de concluir el rodaje de la película. "Cuando terminó, hablamos un par de veces por teléfono y luego salieron todos los rumores de que salía con él. Estaba tan enojada...", explicó Zellweger antes de admitir que le extrañaba: "Le dije: 'No, no es cierto'. Y luego me fui a casa ... y me dije: 'Dios, le extraño' ".

Renée Zellweger y Jim Carrey cuando eran pareja
CHRIS WEEKS/GETTY IMAGES

Fuera como fuere, finalmente, casi de repente y sin darse cuenta ni ella ni la opinión pública, empezaron una relación que no tuvieron reparos en mostrar en público. No solo acudiendo juntos a distintos actos, sino también opinando el uno del otro en distintos medios de comunicación con total devoción. Como muestra, dos botones. Uno, lo que Zellweger le dijo a Entertainment Weekly, calificando su noviazgo como una "cosa inesperada y maravillosa"; el otro, la definición de Carrey al mismo medio de su por entonces novia como "una joya de ser humano", aunque también se le escaparon, aunque fuera en tono de broma, algunas pistas que podrían indicarnos por qué duraron tampoco tiempo juntos.

"Ella piensa que lo pasamos bien alquilando un U-Haul -empresa de alquiler de vehículos de transporte y mudanzas- y llevando muebles a Texas. Ella es real de esa manera y me encanta", le dijo a EW. No parece este el plan más divertido del mundo, y eso mismo debió pensar el ganador de dos Globos de Oro cuando pasó el enamoramiento inicial…

Precisamente fue en una de las gala de los Globos de Oro, la del año 2000 concretamente, en la que él recibió uno de los dos que tiene -por Man on the moon-, donde probablemente dejaron su mejor posado como pareja, cuando ambos se conjuntaron con sendos looks ‘total black’, incluyendo el paraguas que él sostuvo para cobijar (y aprovechar para achuchar) a su pareja delante de los fotógrafos, que lanzaron sus flashes a toda velocidad, quizá sorprendidos por algo que suelen hacer los ayudantes de los famosos y no ellos en primera persona.

Renée Zellweger y Jim Carrey en los Globos de Oro del año 2000
KMAZUR/GETTY IMAGES

Desgraciadamente, su particular llama se apagó pronto. Fue intensa, tanto que quizá eso hizo que se consumara demasiado pronto y las ascuas de la hoguera se terminaran apagando en apenas un año. De hecho, a finales de ese mismo año rompieron, antes de vivir junto el cambio de siglo. Ron Howard, director de El Grinch, otras de las cintas míticas protagonizadas por Carrey, estrenada también en ese momento, puso el foco en la presión mediática como el motivo de que la relación estallara por los aires. La verdad es que, como explicó el representante de Zellweger, tiene pinta de que simplemente "querían cosas diferentes", cosa que no nos extraña viendo los planes que la actriz entendía como "divertidos" según Carrey...

Aquello quedó en relación casi fugaz pero la notoriedad y el peso que ambos tenían en la opinión pública elevan el romance a la categoría de ‘clásicos’ de la historia de Hollywood. Por supuesto, como ha pasado en el 99% de este tipo relaciones entre dos famosos, los rumores de compromiso no faltaron en la receta del cocktail, pero esto es algo que siempre negó en rotundo la propia Renée Zellweger. "Todo fue inventado", le dijo a Cosmopolitan, en la misma entrevista en la que sorprendió declarando que el amor solo les había durado tres meses realmente porque del año que compartieron juntos, ella había pasado al menos la mitad en Inglaterra, lejos de Carrey, probablemente preparando y rodando el que sería el personaje que terminó de lanzarla al estrellato, Bridget Jones.

EL FIN DE UNA FUGAZ HISTORIA DE AMOR

Ya ha llovido mucho desde entonces. Tanto como que están a punto de cumplirse las dos décadas de su historia de amor. Y han pasado muchísimas cosas en la vida de ambos, tanto en la profesional como en la personal. En la primera, ambos han entrenado en una cuesta abajo en sus respectivas carreras, si bien parece en ambos casos íntimamente relacionado con algunas decisiones y sucesos personales. Carrey, que había estado casado dos veces antes de salir con Zellweger, no se ha vuelto a casar en lo que va de siglo, pero una de sus relaciones acabó en tragedia, ya que su ex Cathriona White se suicidó dejando una nota que su familia, que llegó incluso a ponerle una demanda, hizo pública en la que le culpaba de muchos de sus males.

No tan dramática ha sido la vida de Renée Zellweger, que ha vivido un divorcio además de relaciones famosas como la que mantuvo con Bradley Cooper, pero en lo profesional ha pasado por un bache en el que apenas hemos tenido noticias suyas, y la que más viral se hizo fue en clave negativa, ya que una operación de estética le cambió su imagen por completo hasta el punto de que se hiciera viral en redes sociales.

Curiosamente, a ambos les ha llegado casi a la vez una oportunidad real para volver a brillar delante de las cámaras. A Zellweger con la serie de Netflix What / If, recién estrenada, y a Carrey con la serie Kidding y la película Sonic the Hedgehog, donde interpretará al villano Dr. Robotnik, si bien su estreno se ha retrasado para el próximo año.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?