Royal Family

12 veces en las que el príncipe George ha sufrido una rabieta en público

Aunque sus mejillas regordetas lo hacen adorable, el pequeño miembro de la realeza tiene algún que otro berrinche en público.

Actualizado a

1-12

1 / 12

"¿Tengo que ver cómo se casa el tío Harry?

No te dejes engañar por los aviones privados y las lujosas joyas: pertenecer a una familia real no es tan fácil como crees. Tienes que conocer constantemente a nuevas personas, estrechar demasiadas manos y recibir innumerables parabienes, lo cual puede ser emocionalmente agotador para un niño de 4 años. 

Ser el tercero en la línea de sucesión al trono es un trabajo, y como cualquiera de nosotros, el príncipe George a veces se enfada... en forma de rabieta. Mira las 12 veces que le hemos pillado en pleno berrinche público, ante la circunspecta mirada de sus padres, Kate Middleton y el príncipe William. Empezando por la boda del año entre su tío, el príncipe Harry, y Meghan Markle.

WPA Pool/Getty Images

2 / 12

"¿Esto es césped? Qué soy, ¿un plebeyo?"

Mark Cuthbert/UK Press/Getty

3 / 12

"¿Por qué esta mujer me está tocando la espalda?"

Danny Martindale/WireImage

4 / 12

"Mamaaaaa, ¡dijiste que iríamos al zoo!"

Max Mumby/Indigo/Getty

5 / 12

"Quiero. Ir. Al zoo"

Max Mumby/Indigo/Getty

6 / 12

"Este desfile no es tan divertido como debería"

Yui Mok/PA Wire/AP

7 / 12

"Pero papá, me estoy perdiendo el nuevo episodio de Pepa Pig"

Samir Hussein/WireImage

8 / 12

"Y ya sabes que Charlotte quiere verlo también"

Samir Hussein/WireImage

9 / 12

"Tal vez poner morritos me sacará de esta"

Dominic Lipinski - PA Images/Getty

10 / 12

"O frotarme los ojos"

Pool/Samir Hussein/WireImage

11 / 12

"Tal vez si parezco enfadado no me inviten a volver"

Richard Pohle - WPA Pool/Getty Images

12 / 12

"Solo esperad a que yo sea rey"

Samir Hussein/WireImage

Ser el tercero en la línea de sucesión al trono no es una tarea que el príncipe George se tome a la ligera. Cuando duerme unas buenas 10 horas de sueño, y no se pierde el último episodio de Sam el Bombero, le encanta cumplir con sus deberes reales.

Pero si, por ejemplo, una ceremonia interfiere con la hora de la siesta, como ocurrió con la Trooping the Colour (de los regimientos del Ejército británico y de otros países de la Commonwealth), el pequeño no duda en intentar dar penita ante la mirada circunspecta de sus padres, el príncipe William y Kate Middleton.

Su tendencias a las rabietas lo ha mantenido alejado incluso de los compromisos reales, como el viaje de mamá y papá a la India y Bután en 2016. "George es demasiado travieso", dijo Kate cuando se le preguntó por qué el pequeño príncipe no se había unido a ellos. "Estaría corriendo por todos lados. La próxima vez que vengamos, lo traeremos".

Afortunadamente, sus adorables mejillas regordetas hacen que sea difícil echar algo en cara a este pequeño miembro de la realeza durante demasiado tiempo. Pero con la llegada de otro hermano a la familia, tenemos la sensación de que estos ataques de bebé destronado no van a desaparecer.

Mira nuestra galería y descubre 12 ocasiones en las el príncipe ha sufrido alguna rabieta en un lugar público.

Te puede interesar:

Celebrities
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?