CELEBRITIES

Elisabeth Moss sigue creyendo en la cienciología después de protagonizar 'El cuento de la criada'

La actriz asegura que no es incompatible ser feminista y apoyar al colectivo LGTBI con formar parte de la iglesia de la cienciología.

Actualizado a

Elizabeth Moss

Actualizado a

Es evidente que cualquier personaje público, por muy celoso que sea de su intimidad, está muy expuesto a las críticas por cómo piensa y cómo actúa más allá de su actividad profesional por la que sea conocido, pero esto es especialmente sensible y delicado en el caso de los artistas, sean de la disciplina que sea, si bien la música y la industria audiovisual son la dos ramas artísticas más virales y que por lo tanto levantan también más ampollas.

Elisabeth Moss es una estrella mundial de lo segundo, tanto del cine como de las series, y está viviendo en sus carnes cómo la opinión pública está siendo dura con ella al no parecer muy congruente el hecho de que profese la religión de la cienciología al mismo tiempo que se mete en la piel de Offred, la criada protagonista de El cuento de la criada, probablemente una de las producciones más críticas con los totalitarismos religiosos, siendo especialmente rebelde contra ello precisamente su personaje.

LA POSTURA DE ELISABETH MOSS FRENTE A LA RELIGIÓN

Quizá porque la bola se estaba haciendo cada vez más grande, la actriz que se dio a conocer por el papel de Peggy Olson en la mítica Mad Men ha decidido aclarar su postura al respecto, algo muy poco habitual en ella, que no suele conceder demasiadas entrevistas y, si las da, no es partidaria de ofrecer demasiada información personal.

En este caso ha sido diferente, ya que sí se ha mojado al ser preguntada por The Daily Beast. “Entiendo que puede parecer un asunto delicado por las cosas en las que yo creo, por eso solo puedo hablar de ello desde mi experiencia personal”, arranca con prudencia al comienzo de su exposición, justo antes de poner dos ejemplos de los valores en los que ella verdaderamente cree: “Por ejemplo, yo creo mucho en la libertad de expresión y de prensa. Creo que todos los seres humanos debemos tener derecho a criticar cualquier cosa”.

A priori, parece un arranque de argumentos que poco tiene que ver con la cuestión religiosa, pero finalmente la actriz norteamericana, que en estos días se está metiendo en la piel de una estrella del rock para su próxima película, llega a la parte clave de su explicación: “A mí nunca se me ocurriría por motivos religiosos quitarle esos derechos a nadie porque para mí son muy importantes. Pero del mismo modo, me gustaría que la gente fuera crítica con lo que le enseñan y se formara su propia opinión como yo hago”.

Precisamente por este motivo sentencia con firmeza en dicha entrevista que “la gente tiene derecho a pensar y a creer en lo que quiera, nadie debe prohibírselo. Porque cuando empezamos a decirle a otras personas que no pueden pensar determinada cosa, o seguir determinada religión es cuando verdaderamente empezamos a entrar en Gilead (el país ficticio en el que sucede la trama de El cuento de la criada). Pero si yo no lo hago, tú tampoco deberías hacérmelo a mí”.

el-cuento-de-la-criada

Leyendo esta argumentación tiene sentido que Moss aceptara en su momento el papel de Offred, ya que para ella El cuento de la criada está en perfecta sintonía con mis creencias”, al no anteponer la religión a ciertos valores que están por encima de esos sentimientos espirituales, si bien es cierto que las explicaciones pueden no ser del todo convincentes para buena parte de sus seguidores, que siguen sin entender como puede profesar un culto que no sintoniza con ideas progresistas en torno a colectivos que ella misma dice defender, como es el caso de las mujeres y el feminismo -con las que su personaje en Mad Men estaba también muy relacionado- o las personas LGTBI.

En definitiva, es un paso adelante que una actriz de su calado, que elige tan bien los papeles que quiere representar porque todos tienen un mensaje muy potente que enviar, se anime a posicionarse en público, aunque lo cierto es que su mensaje, al menos en esta entrevista, es demasiado tibio.

Lo único que nos queda es que, afortunadamente, para Elisabeth Moss la cienciología no es lo primero en la vida, o por lo menos no lo es si entra en conflicto con derechos básicos en los tiempos que corren. Pero nos hemos quedado con la duda de cómo realmente encaja entonces ella dichas creencias religiosas con los valores que asegura defender. Nos tocará esperar a futuras entrevistas a ver si sigue abriendo su coraza...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?