Leandra Medine, la revolucionaria 2.0 que ha hecho historia (de la moda)

Ser uno mismo y vestir para uno mismo, son los secretos de estilo de esta 'influencer' a nivel mundial. Coqueteamos con su trayectoria y fichamos algunos momentos estelares que quedaron grabados en nuestra retina.

Actualizado el

1-10
Rompedora

1 / 10

Rompedora

 ¿Quién, sino es Leandra Medine, se atrevería a lucir así de natural paseando por las calles de la gran manzana? He aquí una elegante falda midi encima de unos pantalones skinny.

En el 'front row'

2 / 10

En el 'front row'

Autodeclarada fan incondicional de los overalls, no duda en enfundarse en uno tejano y de estilo setentero para acudir al desfile de DelPozo durante la New York Fashion Week de febrero de 2015.

Explosión de color

3 / 10

Explosión de color

El color no es un hándicap para ella. No se limita a combinar paletas de color complementarias. Apuesta por encajar en un mismo estilismo el verde esmeralda con el rojo, el lila lavanda y el beige.

Sobre la alfombra roja

4 / 10

Sobre la alfombra roja

Las transparencias tampoco le dan ningún tipo de reparo. La diseñadora Alessandra Rich firma este vestido con flores bordadas que lució el año pasado en el festival de Cannes.

¡Lencería fuera!

5 / 10

¡Lencería fuera!

Si no sabes cómo sacar a la superficie tu lencería, The Man Repeller te lo muestra. Vestidos lenceros, sujetadores o bodies; los bikinis de crochet también valen.

¿Menos es más?

6 / 10

¿Menos es más?

 La premisa de “menos es más” no es un dogma que la 'influencer' pretenda abanderar. Fíjate en cómo combina sus vistosos accesorios, pendientes, pulseras y collares.

Arte con los volúmenes

7 / 10

Arte con los volúmenes

No importa el largo de los pantalones: cuanto más volumen, mejor. Fórmula que aplica también en camisas o camisetas, si pueden tener volantes exagerados, por qué evitarlos.

Toda mezcla es posible

8 / 10

Toda mezcla es posible

De manera recurrente Leandra Medine se decanta por la tendencia del mix matched. Tanto en tejidos como en estampados. En la imagen combina las rayas marineras con un pantalón de corte masculino de cuadros, y un blazer de rombos, satinado y de estilo pijama.

Y las superposiciones

9 / 10

Y las superposiciones

Es la reina de las superposiciones imposibles. Este outfit se compone por unos jeans claros, un jersey de punto de rallas horizontales, debajo del cual asoma una camiseta de cuello cisne que se extiende hasta debajo de la rodilla. Y si por faltaba algo, remata el look con un blazer.

De 'photocall'

10 / 10

De 'photocall'

Su look favorito son unos jeans vintage, preferiblemente Levi’s, un blazer azul marino con abotonadura dorada, y un pañuelo anudado al cuello. Vista en Gotham Hall, en el evento de presentación de la colección de Peter Pilotto en febrero de 2014 (Nueva York).

Tanto por su estilo original y desenfadado, su humor y descaro, o por la capacidad que tiene de combinar tremendamente bien una falda midi con unos jeans pitillo, todas alguna vez hemos admirado o querido ser Leandra Medine (Nueva York, 1988). Esta fashion blogger, ahora reconvertida en empresaria, es la creadora del portal de moda Man Repeller. Con la creencia absoluta de que las mujeres deben vestir para ellas mismas, no para los hombres ni siquiera para otras mujeres, nació en 2010 esta bitácora que aspira a convertirse en una Biblia de la moda street style.

Desde entonces, esta joven morena y extrovertida del Upper East Side, se ha alzado como una de las mayores influencers en materia de moda y en un icono de estilo internacional. Tal es su engagement que la revista Forbes, la sitúa en la lista de los 30 emprendedores del mundo del arte y de la moda, menores de 30 años.

Nadie juega en su liga

Como dijo la pequeña Leandra Medine con solo 8 años: “This is my outfit. Do you like it? If anyone doesn’t… I don’t give a shit!” (Este es mi “estilo”. ¿Te gusta? Si a nadie le gusta… ¡no me importa una mierda!”). Leandra Medine o “The man repeller” –la repele hombres– define su estilo como extraño y efímero. “De acuerdo, tal vez es hipócrita, efímero y ocasional”, concluye.

Definiciones a un lado, la realidad es que no deja indiferente. Pocos son capaces de sorprender con cada aparición que hace, ya sea cogiendo un taxi llegando tarde a la oficina o sentada en el front row de alguno de sus diseñadores fetiche de la New York Fashion Week.

Loading...