Love is in the air

6 prendas que llevar en una primera cita y 6 que debes evitar (edición San Valentín)

Una pequeña guía donde te contamos qué prendas, zapatos y accesorios favorecen más para llevar en una primera cita y aquellas que debemos evitar a toda costa. Además, no te pierdas nuestra selección de restaurantes románticos en Madrid.

Actualizado a

Qué llevar en una primera cita siempre ha sido una cuestión de lo más compleja (sobre todo si la persona con la que vas a quedar te gusta excesivamente). Ese día las frases típicas de "No sé que ponerme" y "No tengo nada en el armario" se juntan con unos nervios incontrolables que nos nublan parcialmente el juicio. Dudamos de si nos quedan mejor los vaqueros pitillo o los bootcut, el color negro o el rojo, el escote en pico o redondo, los vestidos cortos o midi.

Y, aunque las primeras citas solo ocurran una vez, cada año por San Valentín la historia se repite. Tienes una cita a las 20h en ese restaurante japonés que sirve la mejor cocina fusión de la ciudad. Ya son las siete y cuarto pero todavía estás frente a un vestidor repleto de ropa y con la cabeza hecha un lío. Para evitar una catástrofe y que la ansiedad sea una mero espejismo, pensé en crear este vídeo como una pequeña guía: 6 prendas que sí podemos llevar en una cita y 6 que debemos evitar. Obviamente estos consejos no son un saber absoluto, yo siempre aconsejo llevar aquello con lo que nos sintamos cómodas (y, por supuesto, atractivas). No es un día para arriesgar.

VESTIDOS ENTALLADOS SÍ / VESTIDOS VOLUMINOSOS NO

Si elegimos llevar vestido, lo mejor es optar por una silueta entallada y evitar los volúmenes excesivos y los volantes. Así, nos veremos mucho más favorecidas y no ocultas bajo metros de tela que desdibujan nuestra figura.

FALDAS DE EFECTO PIEL SÍ / PANTALONES LLAMATIVOS NO

En cambio, si optamos por una falda, las de cuero o efecto piel en color negro suelen ser un acierto seguro, siempre que sean sencillas y no sobrepasen en largo a la rodilla. Para aquellas que prefieran pantalones, aconsejo esquivar los estampados llamativos o los colores estridentes.

CAMISETAS BLANCAS SÍ / BLUSAS LARGAS CON VOLANTES NO

Y aquí va una sugerencia típica: las camisetas básicas de color blanco funcionan con cualquier look, ya sea elegante o informal. Por otro lado, hay que tener cuidado con las blusas de manga larga y volantes. Pueden ser femeninas y románticas pero son un incordio a la hora de comer o cenar, los puños pueden acabar dentro del plato sin que nos demos cuenta.

CHAQUETAS PEPLUM SÍ / BLAZERS OVERSIZE NO

Una de las prendas que debemos evitar a toda costa son las blazers oversize. Es una tendencia muy poderosa esta temporada pero, no nos engañemos, no es nada favorecedora. En cambio, las chaquetaspeplum u otras igualmente entalladas, son una mejor opción, marcan la cintura y crean una bonita silueta.

BOTAS ALTAS DE TACÓN SÍ / ZAPATILLAS DE DEPORTE NO

Lo primero que quiero decir en cuanto al calzado es que lo más importante es la comodidad, si nos duelen los pies o no podemos caminar adecuadamente se notará en nuestra cara y en nuestro ánimo. Dicho esto, recomiendo optar por botas altas o botines con un poco de tacón (unos 4 o 5 cm es más que suficiente). Por el contrario, debemos dejar en casa las zapatillas de deporte.

BOLSOS PEQUEÑOS BANDOLERA SÍ / BOLSOS GRANDES NO

Los bolsos pequeños y estilo bandolera o crossbody son mucho más prácticos en estas ocasiones. Además, así nos obligamos a meter solo lo esencial y evitar que pese más que un bloque de mármol. En cambio, los bolsos de gran tamaño resultan aparatosos.

Y, al hablar de San Valentín, no puedo dejar de recomendar varios restaurantes perfectos (en Madrid) para una cita romántica. Algunos tienen menús especiales para el 14 de febrero y otros mantienen su exquisita carta.

El primer restaurante que aparece en el vídeo de fondo es Bel Mondo, un italiano en la Calle de Velázquez, 39. La decoración no puede ser más idónea y recomiendo reservar en la terraza, en la romántica zona que llaman El Túnel del Amor. Y, si sois de tomar postre, tenéis que probar la tarta de queso Te Queso Mucho (una delicia). (Reserva aquí).

El segundo es Inclán Brutal Bar, un espacio de lo más original en la Calle de Álvarez Gato, 4. Primero te dejará sin palabras la presentación de sus platos y, más tarde, el sabor. Recomiendo probar sus elaborados cócteles y sus famosas zamburiñas con salsa kimchi y lima. (Reserva aquí).

El tercero es uno de mis favoritos, Madame Sushita, en el Paseo de la Habana, 15. Un espacio de lo más acogedor, sus paredes llenas de libros te hacen sentir como en casa. Si vais no podéis dejar de pedir la tempura de gambas rojas con chili dulce, el roll de tempura caliente de Unagi y, en cuanto a postres, la tarta de zanahoria no tiene competencia. (Reserva aquí).

El cuarto restaurante es Manolita Chen, en la Calle de Castelló, 18. Un espectáculo de fusión asiática con espíritu de fantasía y libertad, inaugurado por el matrimonio Chen en la década de los 50. Sus nigiris son un trocito de cielo y, los rolls, adictivos. (Reserva aquí).

El quinto es Ikigai, un restaurante japonés con producto local e influencia internacional, ubicado en la Calle de la Flor Baja, 5. Es un paraíso para los amantes de la cocina nipona. Nos recomiendan, para este día especial, su menú Omakase o el menú degustación. (Reserva aquí).

El sexto que aparece en el vídeo es Fismuler, en la Calle Sagasta, 29. Un espacio creado para disfrutar sin distracciones de su oferta gastronómica. Muchos alaban sus navajas gratinadas, el arroz meloso de almejas y alcachofas, la tortilla de puerros y trufa y, sin duda, su plato estrella parece ser un postre, su mítica y cremosa tarta de queso con Idiazábal, queso crema y Gorgonzola. (Reserva aquí).

Aunque no aparezca en el vídeo, para aquellos que quieran salir un poco del bullicio del centro, recomiendo el restaurante Filandón, en la Carretera de El Pardo a Fuencarral, Km. 1.9. Un espacio rústico y elegante, perfecto para una cena romántica de San Valentín. (Reserva aquí).

Otro restaurante que quiero incluir es Hattori Hanzo, un paraíso japonés a manos del habilidoso chef Borja Gracia (del que soy fan). Está en la Calle Mesonero Romanos, 17 y es un espacio que, junto con su cocina, te traslada completamente al país del sol naciente. Ramen, okonomiyaki, takoyaki, gyozas, wagyu... lo querrás todo. Además, tienen un menú degustación especial de San Valentín. (Reserva aquí).

Y, por último, quiero hablar de uno de los mejores italianos de Madrid, Gioia, en la Calle de San Bartolomé, 23. Allí podrás saborear la cocina italiana reinterpretada por el chef Davide Bonato. Su especialidad son los platos con el arroz como base pero tampoco te puedes perder sus platos con pasta casera. Yo recomiendo su menú degustación: Coquo Ergo Sum. (Reserva aquí).

Te puede interesar:

San Valentín Amor street style tendencias looks de moda
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?