VIAJE EN EL TIEMPO
CONTENIDO PATROCINADO

Moda looks de moda

Licra, hombreras y colores flúor: ¿estamos preparadas para el regreso de los años 80 a nuestro armario?

De Tom Ford a Balenciaga o Alexandre Vauthier, la fantasía visual y el exceso estético propio de la década ochentera se vislumbra en el horizonte.

Alexandre Vauthier Primavera Verano 2023
Alexandre Vauthier (fotos Hans Feurer)

En los años 80, Kim Basinger brillaba en el firmamento hollywoodiense, nadie hacía fotos sin pararse a pensarlo dos veces por miedo a malgastar el carrete y el armario estaba dominado por camisas de estampados vistosos, chaquetas con hombreras y pendientes maximalistas que ponían a prueba la fuerza de la gravedad.

En 2023, Kim Basinger vive retirada en su casa de California y se publican una media de 1000 fotos por segundo en Instagram. Eso sí, la pasarela da las primeras pistas del regreso de una estética que creíamos olvidada: la de los ochenta. Si tú también te mostraste escéptica con la vuelta del pantalón ancho frente al ubicuo pitillo, es posible que tampoco confíes en que el look años 80 está más cerca de definir nuestra forma de vestir de lo que pensamos. Las pruebas se han multiplicado en las últimas temporadas sobre la pasarela.

Balenciaga fue el responsable de recuperar la que quizá es la tendencia de inspiración años ochenta que más división de opiniones generará. Antes de su sonada polémica, la marca aprovechaba el tirón del fichaje de Kim Kardashian como embajadora de la firma para viralizar algunos de sus diseños más prometedores.

Entre ellos, las mallas-zapato confeccionadas en licra. Realmente, se trataba de un modelo perteneciente a la colección otoño-invierno 2017 de la marca, pero la empresaria las recuperó varias veces hace solo unos meses, quizá inspirada por la etapa de Jane Fonda como presentadora de vídeos de aeróbic. Alexandre Vauthier dice sí a la tendencia y en su colección para la próxima primavera da un paso más al lucir las mallas de licra (en color verde) a modo de medias, combinadas con un vestido del mismo tono, rematado con hombreras. Toda la campaña de la firma, protagonizada por Iris Law con fotografías de Hans Feurer es una oda al universo ochentero, con corte de pelo incluido.

Por cierto, de la estética Jane Fonda no solo volveremos a ver esta colorida alternativa al chándal. Los calentadores recuperan un sitio protagonista en el vestuario de las amantes de las mezclas audaces. Los vimos en su versión menos llamativa en el desfile de Miu Miu para el otoño-invierno 2022-2023, combinados con bailarinas.

Si fuiste fan de la serie Un Paso Adelante en tu adolescencia, identificarás esta prenda con la estética Y2K que domina los escaparates, pero lo cierto es que antes de que Lola popularizara los calentadores, Jane Fonda ya había hecho de ellos un símbolo. Y el carácter cíclico de la moda los trae de vuelta. La forma más fácil de llevarlos es en su versión informal, con zapatillas o cualquier zapato cómodo de tendencia. Las expertas que no se conforman con mezclas sencillas, se atreven a integrarlos en mezclas sofisticadas, incluso con zapatos de tacón.

Sin miedo al exceso de los años 80

La explosión cromática es uno de los elementos característicos de este periodo pasado. Si el neutro beis se ha convertido en uno de los tonos preferidos de las seguidoras del minimalismo más depurado, en las temporadas venideras no hay normas a seguir en materia de colores: el mix de estampados, la unión de colores opuestos, la extravagancia de los acabados flúor… todo vale para sucumbir a la fiebre del exceso estético. En este sentido, los acabados especiales guardan un peso relevante. El efecto iridiscente, las lentejuelas, los metalizados… pasar desapercibida no es una opción.

En el videoclip de su recién estrenada canción Flowers, Miley Cyrus recupera precisamente un look en clave ochentera de lamé dorado. Si bien se trata de un diseño vintage creado por Yves Saint Laurent en 1991, presenta ese espíritu descarado y despreocupado de los ochenta.

El vestido es una creación asimétrica con abertura en el abdomen y capucha. Este detalle, el de la capucha, se ha repetido con frecuencia en la alfombra roja de los últimos meses. Jean Paul Gaultier, Saint Laurent o Versace son algunas de las firmas que han popularizado el vestido capucha. Y Gigi Hadid, Alessandra Ambrosio o Laura Harrier algunas de las celebridades que no se han resistido a la tendencia. Por supuesto, no hace faltar decir qué icono de la moda hizo de la capucha una de sus señas de identidad. En efecto, la inolvidable musa ochentera Grace Jones.

Pero si hay que señalar una característica única del armario de hace cuarenta años es la silueta con hombreras. Las hechuras desestructuradas no tenían cabida en la moda de esa época, y se buscaba definir la forma del cuerpo, en concreto la zona de los hombros. Si el New Look de los 50 enfatizaba la cintura, en los 80 se añadían unas hombreras considerables a cualquier vestido, jersey o camisa para realzar esta parte del cuerpo. Hace apenas unas semanas, la poderosa tiktoker Addison Rae acudía a un evento ataviada con un traje rojo de Thierry Mugler, un diseño vintage donde la americana presentaba unas afiladas hombreras.

Pelo y maquillaje de espíritu ochentero:  ¿estás preparada?

En su desfile primavera-verano 2023, Tom Ford recuperó el peinado más emblemático de aquellos años: la permanente. Ya sabes, el pelo rizado al máximo. Y si tenemos en cuenta el furor creciente en torno a las melenas rizadas naturales, consecuencia del éxito del “método curly”, no sería de extrañar que el rizo XL se convirtiera en una de las tendencias clave en la categoría de belleza. Para el show mencionado, las hermanas Hadid dejaron atrás su melena y subieron a la pasarela con un pelo rizado y peinado con raya lateral, dejando al descubierto unos maxipendientes brillantes, a juego con el look cuajado de lentejuelas.

Además, la discreción abandonará el maquillaje. Según el informe Tendencias 2023 presentado por Instagram hace escasos días, la generación Z considera el maquillaje y los productos cosméticos como una forma de auto-expresión, más que como una herramienta con la que embellecerse. En este sentido, según dicho estudio, se espera que los más jóvenes se lancen al maquillaje experimental con looks expresivos. Y dentro de estas predicciones, la fantasía visual detrás del maquillaje y el pelo de los ochenta encaja a la perfección.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?