Nieves Álvarez, la estrella del desfile de Stéphane Rolland

El diseñador se sirvió del hieratismo de la modelo para trasladarnos a una esfera de simetrías oníricas

Actualizado el

1-6
image-2018-01-23 (1). Solo ella puede

1 / 6

Solo ella puede

Nieves Álvarez da vida como nadie a las colecciones de Rolland, lo que ha llevado al diseñador a confiar en ella en más de una ocasión. Un aspecto del que, si nos habíamos olvidado, nos hemos acordado a ver con cuánto cariño se dirigen el uno al otro. Y esto, por cierto, se transmite también. 

Getty Images
image-2018-01-23 (6). Una combinación de acierto

2 / 6

Una combinación de acierto

Blanco y negro en un solo estilismo. No nos cansaremos de decirlo. Siempre es un acierto. Y así piensa también Rolland, que ha creado un traje muy peculiar al jugar con las ondas y los volúmenes de inspiración arquitectónica en la zona de los hombros. 

Getty Images
image-2018-01-23. Delicadeza

3 / 6

Delicadeza

El color blanco ya evoca esto pero la sensación se acentúa en este caso con el detalle que el vestido lleva al cuello y, por supuesto, con los flecos metalizados que bañan los hombros de la modelo. 

Getty Images
image-2018-01-23 (4). Ángeles y una musa

4 / 6

Ángeles y una musa

Vestidas de blanco, las modelos rodeaban al fin del espectáculo al diseñador francés. A su izquierda, su musa, siempre fiel, le dedicaba una cálida sonrisa. 

Getty Images
image-2018-01-23 (3). Entre ovaciones y...

5 / 6

Entre ovaciones y...

.... aplausos. Pero aplausos de los de verdad, de los que se dejan sentir cuando el piano termina de sonar. Así se ha despedido Rolland. No podía ser de otra manera. 

Getty Images
image-2018-01-23 (5). No te vayas muy lejos

6 / 6

No te vayas muy lejos

Ver desfilar a Nieves Álvarez es un premio para los sentidos. Contadas son las veces que podemos hacerlo ya porque la modelo favorita de Rolland solo realiza colaboraciones puntuales. ¿Cuándo subirás de nuevo a la pasarela, Nieves Álvarez? Ya te estamos esperando. 

Getty Images

Sonaba el piano y en un escenario de luz tenue aparecía la modelo Nieves Álvarez. Seria, medio cabizbaja y ataviada con un mono ancho de pronunciado escote en uve, un abrigo de corte asimétrico con capelina y detalles brillantes y unos guantes de cuero largos que dejaban ver sus dedos al descubierto. El front row se relaja y Álvarez mira a su izquierda para optar más tarde por el camino que se le abre paso a la derecha, donde brota la música. El espectáculo solo acaba de comenzar.

Negro, blanco, crudo y dorado han sido los protagonistas de la paleta de color que el diseñador Stéphane Rolland ha utilizado en la colección de primavera que ha presentado en la Semana de la Alta Costura de París, una de las citas más aclamadas del calendario de la Haute Coture. Las ondas, las transparencias, las pronunciadas simetrías, las acentuadas curvas y los tejidos que evocan una fluidez que se deja sentir han sido los elementos estrella en esta ocasión para el diseñador francés, que creó su firma de prêt- à- porter en 2007 y que desde entonces ha seducido con su personalidad única a artistas y celebridades de distintos rincones del mundo.

Rolland trata siempre de ofrecer una versión moderna de la alta costura y una vez más lo ha conseguido. Solo un traje rojo intenso y un largo vestido de cola con estampado de cebra se descolgaban de la colección llamando la atención de forma elegante y discreta. El piano no cesó y el final del desfile fue el fin de un sueño, un despertar suave y melódico. ¡Qué bonita la moda que cuenta historias!

Loading...