La gran fiesta de Juana Martín

Luz, color y brillo protagonizan el desfile de la diseñadora cordobesa.

Actualizado el

1-10
Juana Martín otoño-invierno 2018/19

1 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

2 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

3 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

4 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

5 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

6 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

7 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

8 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

9 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

10 / 10

Juana Martín otoño-invierno 2018/19

El pasado septiembre Juana Martín nos trasladaba al Estados Unidos de los años 30 para plasmar lo importante que fue la inmigración y la emigración en la época y explicar mediante la moda cómo todo esto afectó a su población. No obstante, en esta ocasión nos muestra algo mucho más diferente, una situación mucho más jovial y banal que el problema al que hacía referencia hace unos meses. Juana Martín nos invita a entrar en su fiesta, ¡y tú también estás invitado!

Su nueva colección recibe el nombre de 'My own party' es una oda a la luz y al color. Una propuesta que, pese a ser para otoño-invierno, huye de las piezas oscuras y apagadas. Tiene tonos vivos y tejidos atrevidos como la lentejuela o el lurex que muestran el carácter optimista, alegre y positivo de su propuesta. Aunque, tampoco faltan texturas más clásicas como el punto.

Si analizamos los modelos de su desfile. El rosa cobra protagonismo y se convierte en nexo de unión gracias a las medias. Este aparecen también en algunas prendas (un jersey, una camisa, un top...) y en forma de mitones por encima del codo. Ambos en un intenso fucsia que es imposible que pase desapercibido. Pero son los metalizados los que verdaderamente atraen todas las miradas. Este tipo de tonalidades que tanto hemos visto en los últimos meses son uno de los puntos fuertes de la propuesta de Juana Martín presentándose en todo tipo de prendas. Trajes de dos piezas, vestidos, faldas, pantalones... En los que el plata se convierte en el tono predominante. Un color que, al mezclarse con el rosa, crea un original contraste que solo podría firmar la diseñadora cordobesa. Una oda al color, a la diversión, a la fiesta y a las combinaciones (im)posibles.

Te puede interesar:

Moda otoño-invierno Desfiles Pasarela Madrid Fashion Week Madrid
Loading...