GRAMMY

El vestido negro de invitada que hace tipazo a las chicas con curvas y también a las que menos tienen

Nos dejaba una escena dramática, a la par que cómica, protagonizada por Donatella Versace

Dua Lipa and Megan Thee Stallion en los GRAMMY
Gtres
Ángela García
Ángela García

Periodista especializada en tendencias de moda, belleza y estilo de vida

Actualizado a

¿Un acontecimiento histórico puede repetirse y tener el mismo impacto 20 años después? La respuesta es: sí, siempre y cuando ocurra sobre el escenario de los GRAMMY, y encima dejando una lección de estilo absolutamente magistral. La razón por la que afirmo esto es por la escena protagonizada por Dua Lipa y Megan Thee Stallion junto a la misma Donatella Versace. Te ponemos en contexto mejor.

La pasada madrugada del 3 de abril se celebraba, como cada año, la gala de los GRAMMY, a ella por supuesto acudieron los rostros y voces más reconocidos y aclamados del panorama actual por lo que ya de por sí esta cita se iba a convertir en una de esas noches para no olvidar por el despliegue de glamour, exuberancia y famoseo que nos dejarían estilismos divinos como el vestido de novia minimalista que lució Hailey Bieber en compañía de su marido Justin.

Pues bien la organización, o quien quiera que sea que orquestó lo que te cuento a continuación, no conforme con todo este elenco de celebrities acaparando la audiencia mundial decidió regalar un giro dramático e histórico a la gala. El hecho se producía cuando era el turno de otorgar el galardón a Mejor Nuevo Artista, las cantantes anteriormente galardonadas con este distintivo Dua Lipa y Megan Thee Stallion subían al escenario para hacer la entrega del mismo a la justa ganadora Olivia Rodrigo.

Antes de que la novel cantante apareciese en escena, se producía una cómica situación ante la "coincidencia" de atuendo entre ambas presentadoras. Se trataba de un modelo de Versace negro, de escote V y tirantes de cadena dorado, con drapeados en un costado y adornados por los icónicos imperdibles de la firma. Ante esta escena, Donatella Versace subía al escenario y sin pensarlo dos veces arrancaba piezas de tela de ambos vestidos convirtiéndolos así en diseños diferentes a pesar de las similitudes que seguían guardando.

Drapeados, en negro, con detalles dorados y combinados con botas tipo media en vinilo. Así era el resultado que dejaba esta escenita casi dramática que dejaba dos cosas muy claras: rajarse las vestiduras sobre un escenario no es algo que solo pueda suceder una vez y que sean Mariah Carey y Whitney Houston las únicas en protagonizar la escena; y dos, que existen diseños pensados para favorecer a todo tipo de cuerpos.

Y es que la combinación de negro + drapeado lateral es sin duda una apuesta perfecta para cualquier invitada que quiera potenciar su silueta, ya tenga más o menos curvas.

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?