#InStyleJunio

Verónica Echegui: "Que cada uno opine lo que quiera, es libre para hacerlo, pero yo no permito que esas opiniones entren en mi vida"

Afirma no hacer planes, pero este verano quiere "estar en casa más de lo habitual". Y es que el ritmo de de la actriz en estos últimos años ha sido frenético. Ahora, a la espera de estrenar lo sembrado, por fin puede tomarse un respiro, volver a esa casa en el campo que la hace feliz y hablar con InStyle sobre cambios, proyectos y cómo salir airosa de las situaciones más incómodas.

Verónica Echegui para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Francesca Rinciari y Piluca Valverde.

Actualizado a

Hasta cuatro proyectos tiene Verónica Echegui (Madrid, 1983) a punto de estreno. De hecho, la pillamos acabando la promoción de uno de ellos, una película, Book of Love, que ya emite Prime Video en Estados Unidos y México y que en España esperamos con ansia. La historia va de un escritor inglés que llega a México sorprendido ante la buena acogida de su novela en tierras aztecas. Lo que no se imagina es que todo el revuelo se debe a que su traductora ha convertido un libro anodino en una irresistible novela erótica. Y, claro, se lía parda. Verónica es la traductora en cuestión en esta historia que a la actriz le ha permitido reencontrarse con sus raíces mexicanas. “Mi abuela era de San Luis Potosí”, nos cuenta. “Durante mi infancia pude pasar tiempo con ella, pero murió cuando yo era adolescente y me quedé con ganas de conocer México. A los 21 años viajé de mochilera por Chiapas y Oaxaca y ese fue mi primer contacto con el país. Es muy curioso, porque visité San Cristóbal de las Casas, la capital de Chiapas, y 20 años más tarde rodé allí Book of Love. Ha sido muy bonito volver a conocerla y ver los cambios que ha habido. Es un lugar que tiene una energía muy hermosa.”

Book of Love es una historia entretenida y fácil de ver, pero luego tenemos Intimidad, la serie de Netflix que versa sobre la filtración de un vídeo sexual protagonizado por una política. Eso ya son palabras mayores. Yo lo definiría como un drama que tiene intriga, pero que también es una denuncia de la violencia sistemática hacia las mujeres a través de las redes, de los medios de comunicación y de las aplicaciones. La violencia se ha exportado a las nuevas plataformas. En la serie hay cinco personajes que mantienen una relación directa con este tema. La política en cuestión (interpretada por Itziar Ituño) se está postulando como la próxima alcaldesa de Bilbao y sale a la luz un vídeo íntimo suyo. A partir de ahí, la serie abre abanico y te transporta a la experiencia vivida en primera persona, segunda, tercera... Todo centrado en el universo femenino y cómo sobrevivimos nosotras en un mundo tan machista.

Verónica Echegui para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Francesca Rinciari y Piluca Valverde.

Verónica Echegui para InStyle

Balmain Camisa oversized y pantalón. Schiaparelli Pendiente dorado surrealista.

 

Este tema de la filtración de vídeos sexuales es de los que se enquistan. De hecho, parece complicadísimo borrarlos una vez subidos. No hay manera. A no ser que contrates a un hacker. Me consta que hay personas que han conseguido retirar este clase de material, pero es muy difícil. Ese tipo de violencia es un instrumento en muchas situaciones: un chantaje, un amor no correspondido, hundir una carrera... Y como la relevancia es menor cuando la protagonista es mujer, el alcance y difusión acaba siendo mayor. Esto es algo sobre lo que pretende reflexionar la serie, lograr que cualquiera empatice con la situación y que se siga hablando del tema porque, en mi opinión, aún no se ha hablado lo suficiente. No sé si te acuerdas, pero en España, hace tres años, se suicidó una trabajadora de Iveco por este motivo. Se llamaba Verónica. Su historia es muy similar a la de mi personaje, que también trabaja en una fábrica y vive su mismo problema.

¿Dónde estaría la solución a tanto dislate? Yo creo que estas cosas pasan porque todavía no hemos reformado la educación. Si el sistema educativo no se reforma de una manera estructural, profunda y real, esto no va a terminar. Estoy convencida, porque abarca todas las áreas de la vida. Sin educación no hay cambio; es imposible.

Verónica Echegui para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Francesca Rinciari y Piluca Valverde.

Verónica Echegui para InStyle

Mango Vestido largo con apertura en la espalda.

De Intimidad pasamos a Los pacientes del Doctor García, una serie de La 1 basada en la novela del mismo título de Almudena Grandes. Me hablaron del proyecto y me interesó enseguida porque Almudena Grandes me parece una escritora maravillosa a la que hay que darle el reconocimiento que merece. La novela es fascinante. Fue una alegría que me cogieran porque deseaba que saliera este proyecto y me lo estoy pasando muy, muy bien. Tengo compañeros fantásticos y creo que el casting es perfecto. Eva Llorach interpreta a Clara Stauffer, Javier Rey a Guillermo, Tamar Novas a Manuel y yo soy Amparo. Espero no defraudar, porque es muy difícil estar a la altura de una novela de Almudena Grandes.

Con Javier Rey has coincidido en Orígenes secretos, estará también en el cuarto de tus estrenos de este año (la película Historias para no contar) y volvéis a actuar juntos en Los pacientes. Imagino que lo vuestro es ya como ser amigos del institunto. Sí, sí (risas). Nos estamos haciendo un intensivo. Javi es maravilloso, una grandísima persona, un enorme actor y supergeneroso. No es por tirarle flores, pero me alegro mucho de poder haber hecho este proyecto con él. La relación entre Guillermo, su personaje , y el mío, es muy tórrida, hay mucho sexo. Tenemos escenas que normalmente no son cómodas de rodar, no son fáciles. Con Javi me he sentido en casa. Es como si fuera, pues eso, mi amigo del instituto.

Decía Keira Knightley que no iba a permitir que un director hombre la volviera a dirigir en una escena de sexo. ¿Habéis tenido vosotros un coordinador de este tipo de tomas, esa figura que se ha puesto tan de moda? Netflix lo ha implementado, aunque nosotros no lo hemos tenido. Pero sí ha habido muchas charlas, mucha comunicación con los directores. Son dos hombres y una mujer y no he visto grandes diferencias entre ellos: todos han sido muy respetuosos, nos han preguntado y nos han dejado muy claro qué es lo que se necesita ver de los personajes. A la hora de rodar he sentido el mismo respeto: me han cuidado muy bien los tres y han procurado que el sexo sea un espacio seguro. Es cierto que creo que un intermediario de escenas sexuales es importante y necesario porque, bueno, nunca sabes... Al final no es lo mismo que hacerlo, obviamente, pero se trata de un momento íntimo y hay mucha intimidad que compartes con otra persona que no conoces. Porque en ocasiones yo me he sentido desamparada, he parado algo cuando no me estaba gustando lo que pasaba y he ido y he dicho: “Esto no lo voy a hacer, pero esto sí aunque de esta manera”. Si no salía de mí, nadie se daba cuenta, ¿me explico? Son cosas muy sutiles y está bien que haya un tercero que intermedie en caso de necesidad. Pero, en general, lo que yo he vivido en mi carrera es que, con comunicación y respeto, se puede hacer bien, que salga bien e incluso disfrutarlo. Que no sea un sufrimiento.

Verónica Echegui para InStyle
Fotografía: Fede Delibes. Realización: Francesca Rinciari y Piluca Valverde.

Verónica Echegui para InStyle

Carolina Herrera New York Maxivestido palabra de honor.

Hemos evolucionado mucho en este sentido. Yo no sé cómo sería antes. Siento mucho cariño por las actrices de toda la vida que no sé cómo lo habrán hecho ni cómo habrán gestionado las situaciones que les tocó vivir. Había un gran desconocimiento, pero yo creo que el problema era la normalización de ciertas circunstancias. Alguien, de pequeña, te tiene que enseñar que eso está mal. Porque si tú te sientes mal necesitas que otro valide esa sensación y te dé la razón. Si estás incómoda no debes pasar por el aro. Y ahí radica el problema: crecemos aceptando situaciones delirantes que van en contra de lo que sentimos y queremos. Tiene que ver con la educación; cada vez hay más escuelas que trabajan con la educación emocional del individuo, pero son privadas. Y para mí es un asunto estatal y público de primera necesidad.

Te llevaste tu primer Goya como directora precisamente este año, con el corto Tótem Loba. Sin embargo, recuerdo que al principio, cuando preparabas el proyecto, decías que esto de dirigir era circunstancial. Me gustaría repetir, pero no quiero dejar de trabajar como actriz. Dirigir me ha fascinado. De hecho, ahora mismo estoy escribiendo algo que no sé cuándo se va a materializar, pero yo necesito seguir contando historias, como autora o como directora. Me siento muy libre, así que no tengo grandes expectativas.

Has rodado en lugares muy exóticos además de Chiapas: están Katmandú, Islandia... ¿De cuál te has llevado mejor recuerdo y no solo como actriz? La experiencia de rodar la serie Fortitude (2015) en Islandia fue lo más mágico que he vivido. Pasábamos tres semanas en Inglaterra y tres en Islandia, y así durante seis meses. En Londres vivía en Notting Hill, en un apartamentazo maravilloso que no me lo creía. Y en Islandia tuve la oportunidad de ver auroras boreales en pleno invierno, en primavera y en verano. Allí estábamos todo el equipo en el mismo hotel y cantábamos, bailábamos, hacíamos excursiones... Conocimos toda Islandia, un país con muy poca población y un paisaje volcánico diverso, con mucho verde y unas playas de arena negra con restos de icebergs que alucinas.

Hace unos años te mudaste al campo con tu pareja (el actor Álex García) y parece que ahí sigues. Lo cual me sorprende, porque siempre te he visto muy ‘malasañera’. No cambiaría el campo por todo el oro del mundo. Estoy muy a gusto: hay silencio, naturaleza... El silencio para mí es hogar; ya no podría vivir entre el ruido.

La gente piensa que el campo es jauja, pero siempre hay algo que arreglar... Y luego están los animales. Los tuyos y los ajenos. Hace un tiempo nos encontramos a un zorrito atropellado. Nos lo llevamos a casa y luego fui con él a un hospital de fauna salvaje. Estuvimos muy pendientes. Pero también tenemos el pájaro que se ha roto una pata, el hurón que se ha quedado atrapado, el burro del vecino que se ha escapado... Cosas que debes solucionar. La gente me pregunta: ‘¿Pero no te aburres?’ ¡Si estoy más ocupada que en la ciudad! Siempre hay algo que reparar; el pato que cojea y no sabes por qué; el pavo que pilla un virus, está malito con mocos y venga al veterinario con él, que qué le pasa al pavo... El trabajo es continuo.

Verónica Echegui para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Francesca Rinciari y Piluca Valverde.

Verónica Echegui para InStyle

Schiaparelli Blazer de rayas oversized. Sfera Pantalón de rayas perpendiculares.

Te vestirás todo el día con ropa de faena. Tengo mis modelitos, que no te importa que se rompan ni se llenen de porquería. Hoy mismo me he puesto una sudadera y un pantalón blanco y en cuanto he salido por la puerta han venido los perros y... ¡pam! A casa a cambiarme.

Eres muy crítica con esa obsesión por hacer comentarios sobre los cuerpos de las mujeres, pero las actrices os exponéis mucho cuando pisáis una alfombra roja. ¿Cómo te sientan las crónicas del día después? No las leo. Cuando voy a las alfombras poso, pero no leo nada; no me interesa. Que cada uno opine lo que quiera, es libre para hacerlo, pero yo no permito que esas opiniones entren en mi vida porque tampoco me aportan tanto. Ni aunque me pongan de diosa. Yo, si voy cómoda al evento, estoy a gusto con lo que llevo y me siento tranquila, perfecto. Una persona me dijo una cosa una vez que me sirvió de mucho y es que no hay tirano sin vícitma. Si yo me siento víctima, lo soy.

Después de la pandemia te sumaste a la teoría de que ‘de esta, todos saldremos mejores’. A toro pasado ¿te parece demasiado zen? He visto a personas que han reaccionado y otras no, pero a mí me ha servido muchísimo. Hemos visto que hay que tener en cuenta la flexibilidad de la vida, que todo cambia de un momento a otro y que no hay que hacer planes a largo plazo. Mi objetivo ahora no es ser la mejor y hacerlo todo perfecto; esas ideas tenían mucho que ver con el nervio del principio, con la ambición de que todo fuera top. Hoy, lo que más valoro es disfrutar cada día. Mientras pueda disfrutar y tenga salud, trabajo, amor y amigos, me doy por satisfecha.

Verónica Echegui para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Francesca Rinciari y Piluca Valverde.

Verónica Echegui para InStyle

Louis Vuitton Top halter de punto con rayas negras y blancas. 

Maquillaje y peluquería Pedro Cedeño (NS Management) para Dior y L'Oréal.

Asistente de fotografía Javi Blanco.

Manicura Nubia Janeth Soacha.

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?