Secretos de 'celebs'

Olivia Munn trabajó en Burguer King y fue "maravilloso"

Te contamos la realidad de los hábitos para ganar y ahorrar dinero de la famosa Olivia Munn

Actualizado el

Olivia Munn
Como cualquiera de sus 2.2 millones de seguidores podría contarte, la actriz y modelo Olivia Munn tiene una vida llena de glamour. Viste prendas de los mejores diseñadores y queda, en sus ratos libres, con sus amigos famosos. Viaja por el mundo por ocio y por trabajo. La estrella de X-Men, en definitiva, parece tenerlo todo. Sin embargo, mucho antes de abrirse un hueco en Hollywood, Olivia Munn era una chica normal que aprendió a buscarse la vida siendo muy jovencita.

"Crecí en una familia de militares, así que no teníamos mucho", revela la actriz a InStyle. "Soy la mayor de cinco hermanos, así que comencé a cuidar niños siendo muy pequeña, cuando solo tenía ocho años. Era un momento diferente y, como mi hermanastra y yo teníamos ocho años cada una, la gente pensaba que entre las dos teníamos la mentalidad de un adolescente de 16. Sin embargo ¡ese no era el caso!", sostiene.

Aunque Munn pudo haber ganado su propio dinero siendo muy joven, la realidad es que su familia siempre le insistía en que no se preocupase por esas cosas. "Mi madre decía: siempre podemos trabajar duro y ganar dinero, no importa lo que quieras hacer. Si te quieres dedicar al kárate, ser animadora o tocar el piano... sea lo que sea, no te preocupes por el dinero. Solo trata de adquirir experiencia".

Olivia Munn empezó a trabajar tan pronto como tuvo la edad para hacerlo. "Mi primer trabajo de verdad, es decir, uno en el que tenía que registrar mi entrada y salida, fue en un Burger King en Tokio", confiesa. "Trabajé en el Autoking y estaba emocionada", asegura. "Mi primer cheque fue de 370 dólares o algo así y yo no me podía creer que me hubieran dado tanto dinero. Fue maravilloso", comenta. ¿Y en qué se lo gastó? "Saqué 20 dólares y me compré un motón de artículos de papelería con estilo japonés", nos dice.

Actualmente, los cheques que recibe Munn son mucho más cuantiosos. Pero Munn viene de una familia asiática y en estas las cosas funcionan de una manera particular. "En las familias asiáticas, cuando trabajas, tu madre dice: '¡Está bien, ahora te toca pagar a ti!'. Recuerdo que una vez salí a cenar con toda mi familia y mi tío, que es un médico rico, fue a pagar". Como lo haría normalmente, siendo el mayor de la familia. Mi madre lo detuvo y dijo: "No, no, no, ¡ella paga ahora!" Y me señaló. Yo me quedé como... OK".

El derroche frecuente de Munn en comidas familiares y escapadas es una de las razones por las que se unió a American Express para lanzar la tarjeta de lujo American Express de Starwood Preferred Guest. "Puedes ganar puntos por tus compras y luego usarlos para viajar alrededor del mundo", dice Munn, que ya se está planeando su próximo viaje. "Por su 60 cumpleaños, mi madre pidió unas vacaciones con toda la familia y yo le dije: ¿qué significa toda la familia? Tenía que asegurarme, porque podría estar refiriéndose a la familia más cercana o a la familia entera. Entonces me dijo: no quiero que venga mucha gente, 15 o 18 personas máximo. Le dije, ¿15 o 18 personas? ¿y a dónde vamos ? Y me contestó: tal vez a Hawai. Y de Hawai a Bali. Y luego a Vietnam. Me dijo: ¡tiene que ser un viaje alrededor del mundo!". Cuenta la ánecdota risueña.

Preguntada por sus ahorros, Olivia Munn comenta... "Siempre he sido muy ahorradora, siempre me ha gustado ahorrar dinero. Yo diría que el mayor consejo que le daría a alguien sobre el dinero es que no es lo que ganas. Es cuánto ahorras. Solo recuerda eso siempre. Es realmente difícil ganar un dólar y es muy fácil gastar 10", recomienda.

Preguntada por sus derroches, Olivia Munn comenta... "Siempre he gozado de buena salud pero estoy muy interesada en la ciencia, por eso gasto mucho en cosas como la acupuntura o el cuidado de la piel. El asombroso Shani Darden me trata el rostro en Los Ángeles y juro que, incluso dos semanas más tarde, mi maquilladora me dice: tu piel se ve increíble. Los tratamientos duran mucho tiempo, así que nunca me arrepiento. Obviamente, ha habido momentos en mi vida en los que me he arrepentido de haber comprado un bolso o unos zapatos, pero nunca me he arrepentido del dinero que he gastado en mi piel. Y luego gasto en viajes, en mis perros, y en mi familia. Cosa que mi madre quiere o necesita, cosa que le doy", asegura.

Preguntada por el capricho de shooping del que más se arrepiente, Olivia Munn comenta... "Recuerdo haber comprado unos botines de tacón alto de gamuza rosa de Louboutin. Recuerdo que pensé: estos me los voy a poner con todo. Los usé una vez y nunca más. Pero no los voy a regalar ni loca. Me recuerdan que realmente no necesitas gastar de esa forma; esos no son los que usas todos los días, así que no gastes tanto. Costaban como 2.500 dólares o algo así. Aunque me encantabó ponérmelos".

Preguntada por sus inversiones, Olivia Munn comenta... "Gasto mucho dinero invirtiendo en tecnología y en productos de los que me fío. Soy una de las primeras 40 personas que invirtió en Uber. Y luego en Wag, la aplicación de Uber para paseadores de perros. También he invertido en muchos productos. Uno de ellos es Vital Proteins, que es un suplemento que pones en tu bebida y bebes una vez al día. Yo lo bebo dos veces al día. El café a prueba de balas es otra de las cosas en las que invierto".

Preguntada por su sentido de la independencia, Olivia Munn comenta... "Mi madre siempre me decía: no te cases con un hombre y te conviertas solo en su esposa. Primero hazte un nombre, ve al colegio, estudia Economía y luego cásate con un hombre y conviértete en su esposa. Nunca consiguió que estudiase Economía pero me inculcó la idea de que la vida no se trata de ganar dinero. El dinero es el resultado final. La experiencia y ser uno mismo, controlar tu vida... La vida es la moneda de mi familia".

Sobre repartir la cuenta en una cita... "Soy de la vieja escuela y me gusta la caballerosidad de un hombre que coge la cuenta. Me gusta que un hombre tome la iniciativa de esa manera. Pero eso no significa que siempre deban hacerlo. Recuerdo que, cuando estaba quedando con un chico hace años, siempre le sugería dividirlo. Estaba completamente concienciada para pagar entre los dos, y no me refiero solo al mítico amago de ir a sacar la cartera, estaba cien por cien dispuesta a dividir la cuenta. Una vez, cuando nos la trajeron, fui a cogerla y me dijo: ¿dividimos? Y me quedé pensando y le dije: ¿sabes qué? Yo invito".

"Además, no es necesario que vayas a algún lugar lujoso. La experiencia es más importante. Hay puestos de comida realmente increíbles por las calles y de hecho si un chico te pide una cita, te pregunta qué tipo de comida te gusta y luego busca el mejor food truck en 30 kilómetros a la redonda, eso me parece mucho más dulce que que te lleve simplemente a cenar a un sitio caro".

Te puede interesar:

entrevista Famosos
Loading...