Celeb style

Elizabeth Hurley reaparece con su look Versace más ICÓNICO

La actriz y empresaria ha vuelto a enfundarse en el diseño que lució en el estreno de 'Cuatro bodas y un funeral', cuando aún era novia de Hugh Grant.

Actualizado a

Elizabeth Hurley

Actualizado a

Hay decisiones en la vida que cambian una vida de forma radical.

Esto es lo que ocurre cuando compras, por ejemplo, un décimo premiado de lotería de Navidad, pero no es la única manera de revolucionar una vida, ni mucho menos. Y si no, que se lo pregunten a Elizabeth Hurley, la actriz británica que un día de 1994, cuando era una total desconocida, decidió acompañar con un vestido negro de Versace a su por entonces novio, Hugh Grant. Era el preestreno de la que después se convertiría en película de culto, Cuatro bodas y un funeral, que también fue la lanzadera definitiva en la carrera del protagonista de Notting Hill y de Love Actually, entre otros títulos míticos.

Elizabeth Hurley y Hugh Grant en el estreno de 'Cuatro bodas y un funeral'
Elizabeth Hurley y Hugh Grant en el estreno de 'Cuatro bodas y un funeral'.

LA HISTORIA DE UN VESTIDO ICÓNICO

La revista Harper’s Bazaar ha decidido recuperar esta historia de película, nunca mejor dicho, 25 años después de que sucediera, entrevistando a su protagonista y vistiéndola con una reinterpretación del icónico vestido de la casa italiana -bautizado en su momento como That Dress- para su portada del mes de abril, que para muchos expertos es una de las creaciones más importantes en toda su historia.

"Necesitaba con urgencia encontrar un vestido para el estreno de Hugh, y en esos días no tenía idea de moda", afirma Liz en la entrevista en la revista norteamericana, que ha confesado además todos los detalles de lo que ocurrió aquel día, dejando claro que el glamour que rodea a este tipo de actos hoy en día nada tiene que ver con la dinámica de entonces:

"Recuerdo que fui a una oficina donde literalmente sacaban un vestido de una bolsa de plástico blanca. Me lo llevé a casa e hice mi propio peinado y maquillaje, luchando contra Hugh por el espejo, que ni siquiera era de cuerpo entero, en nuestro pequeño apartamento de una habitación". En ese momento, Hurley no tenía ni idea de lo que ese vestido iba a suponer en su vida.

Nada más aparecer de la mano de Grant, eclipsó al resto de invitados al evento, y centró todos los focos en su impresionante belleza, resaltada por un diseño largo muy ceñido, de tirantes y escote en V vertiginoso, y aberturas laterales en falda y cuerpo, unidas estas por el toque final, unos enormes imperdibles de oro que inmediatamente pasaron a ser historia de la moda.

UN PASO DETERMINANTE EN LA CARRERA DE ELIZABETH HURLEY

Apenas un año después de aquel outfit, la inglesa se convirtió en imagen de Estée Lauder y fue contratada para aparecer en dos películas de la saga Austin Powers, que por entonces estaba muy de moda. Además, se unió personalmente a la familia Versace, comprada recientemente por Michael Kors, y se disparó su carrera en el mundo de la moda. En definitiva, le tocó la lotería, y ya nunca nada volvió a ser como antes para ella. Se acabaron de golpe los apartamentos de una habitación y su vida anónima.

Su relación cercana a la firma transalpina ha permitido que un cuarto de siglo después no solo se haya podido homenajear al vestido, sino que incluso se han atrevido a reinterpretarlo para el reportaje de Harper’s Bazaar.

Elizabeth Hurley con la nueva versión de este vestido de Versace de 1994
Harpers Bazaar Elizabeth Hurley con la nueva versión de este vestido de Versace de 1994.

Esta nueva versión es asimétrica, incluye una manga larga, ha reducido la prolongación del escote y ofrece un original corte cruzado en la zona del estómago, a diferencia del original que tenías las aberturas en el lateral. Lo que sí repite es la abertura de vértigo en la parte inferior, que deja a la vista las estilizadas piernas de Hurley, y por supuesto los imperdibles dorados, aunque cambian su disposición al adaptarse a los nuevos cortes. El resultado, aunque sea menos explosivo que el terremoto que causó en 1994, sigue siendo espectacular y, en palabras de la propia Hurley, mucho más adaptado a la moda actual. "Porque aún se ajusta no significa que lo usaría hoy, ¡no sería apropiado!", sentenció para explicar por qué ya no vestiría el original.

Aquel vestido no cambió solamente la vida de la actriz y modelo, sino que supuso un antes y un después en la historia de las alfombras rojas, además de crear un estilo de vestidos, muy sensuales, que luego se han atrevido a llevar numerosas celebrities a lo largo de los años posteriores. En el reportaje, a modo de conclusión, lo explica muy bien Donatella Versace: "Gianni hizo ese vestido para una mujer que está segura de sí misma y que no teme romper las reglas", dijo Versace sobre su difunto hermano. "Liz encarnó todo esto de una manera extraordinaria". Y ese legado, el de ambos, creador y maniquí, perdurará para siempre.

Te puede interesar:

Vestidos vestidos de fiesta
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?