Moda, Bolsos
CONTENIDO PATROCINADO

Moda Sarah Jessica Parker

El bolso viral en forma de paloma que ha llevado Sarah Jessica Parker y cuesta 690 euros

Un diseño hiperrealista que demuestra la obsesión de la industria de la moda por escapar de las siluetas convencionales y difuminar las fronteras del buen gusto

Carrie Bradshaw
Gtres

La semana pasada, Sarah Jessica Parker era vista rodando uno de los capítulos de la nueva temporada de And Just Like That —la secuela de Sexo en Nueva York donde la actriz interpreta a la famosa columnista Carrie Bradshaw— vestida con un mono largo de color verde militar, sandalias vintage de Christian Dior con calcetines y un mini bolso de Fendi en tejido satinado a modo de tobillera. Todo ello, combinado con un bolso de mano que no dejó indiferente a nadie: un diseño en forma de paloma exacerbadamente realista, obra de JW Anderson.

Se trata de un modelo realizado con resina mediante impresión 3D, que el diseñador Jonathan Anderson —fundador de la firma que lleva su nombre y actual director creativo de Loewe— presentó en su desfile de otoño-invierno 2022/2023. Carece de asas o correa, se abre levantando el ala derecha e incluye el logo de la marca estampado en el interior. ¿Su precio? 690 euros.

No es la primera vez que la protagonista de Sexo en Nueva York lleva un bolso con forma animal. Ya lo hizo en el primer episodio de la cuarta temporada de la serie, portando una bandolera con la silueta de una cabeza de caballo, o en el décimo capítulo de la segunda temporada, cuando Mr. Big le regala un clutch en forma de cisne. Ahora, con la inclusión del bolso en forma de paloma en uno de sus estilismos —ideados por Molly Rogers y Danny Santiago, responsables de vestuario de la serie— queda patente que Bradshaw mantiene su fanatismo por las piezas excéntricas tanto como hace dos décadas, cuando se emitió el último capítulo de la serie original.

Aunque el diseño hiperrealista de Jonathan Anderson ha conseguido superar todas las expectativas en cuanto a extravagancia se refiere, parece que la industria de la moda se ha empeñado en dejar de lado las líneas habituales para fantasear y crear siluetas sorprendentes. Anderson ya había demostrado con anterioridad su fanatismo por las siluetas de animales en su trabajo para Loewe, diseñando diferentes modelos de bolsos con forma de elefante. Por su parte, Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant, los diseñadores al frente de Coperni, reformularon su bolso Swipe, uno de los más conocidos de la firma, elaborándolo en cristal transparente y añadiéndole dos cuernos en la parte de la asa. Un diseño que abandona por completo la parte funcional de este accesorio pero que ha logrado hacerse viral entre los discípulos de la moda.

Sin embargo, si hay un diseñador conocido por su estilo provocador y poco convencional, ese es Demna Gvasalia, director creativo de Balenciaga. Entre sus creaciones está el bolso inspirado en una bolsa de basura, su versión de la famosa bolsa azul de Ikea o la bolsa de patatas fritas de Lay’s reinterpretada en forma bolso que presentó en su último desfile. Todos ellos, con precios que superan los 1.000 euros.

La creación de JW Anderson solo es una muestra más de la obsesión de la moda por los bolsos feístas y extravagantes que, durante los últimos años, no han dejado de crecer en número y popularidad. Ya lo decía la destacada editora de moda Diana Vreeland: “Tener demasiado buen gusto puede ser muy aburrido”. Y la industria de la moda parece habérselo tomado al pie de la letra.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?