Celebrities
CONTENIDO PATROCINADO

Celebrities Moda otoño-invierno 2022

Begoña Vargas: "Somos la generación de la ansiedad, ahora todo va mucho más rápido que antes y eso agobia"

Su trabajo en títulos como Las leyes de la frontera, Paraíso o Bienvenidos a Edén la ha convertido en una de las actrices de moda y referente para miles de jóvenes. Ahora, Begoña Vargas encara su particular vuelta al cole con un merecido descanso y luciendo con matrícula de honor los mejores looks de estética college de Springfield.

Begoña Vargas para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Piluca Valverde.

El último año de Begoña Vargas (Madrid, 1999) ha sido de récord. Ha trabajado en dos de las series juveniles más vistas de los últimos meses –la segunda temporada de Paraíso (Movistar +) y Bienvenidos a Edén (Netflix); ha sido una de las estrellas de la multipremiada Las leyes de la frontera, de Daniel Mozón y perfecto ejemplo del cine quinqui actualizado, y ha interpretado a una jovencísima madre soltera en la trepidante película Centauro, de Daniel Calparsoro. Ahora, cuando la mayoría de los mortales estamos inmersos en la popular vuelta al cole, la actriz y bailarina cuelga el cartel de “cerrado por vacaciones” hasta nuevo aviso. Aunque ella, de descanso, poco. “No quiero ponerme muchos objetivos pero no voy a parar de hacer cosas, si no, me aburro de mí misma. Soy hiperactiva.” Aun así, tiene claro que, tras muchos meses con la vida organizada por otros, necesita tiempo para poner los pies en la tierra y descubrir si está siguiendo el camino que quiere. Mientras, continúa disfrutando de la interpretación y en este caso también de la moda gracias a su colaboración con Springfield.

Por fin te ha llegado un merecido y voluntario parón. Sí, he tenido mucho trabajo que no me ha dado tiempo ni a digerir. Necesito saber si el camino que he ido siguiendo sobre la marcha es el que realmente quiero, si voy a tener que empezar a seleccionar otro tipo de proyectos. No sé, necesito descubrir cosas por mí misma.

¿Cuáles son tus fortalezas y tus debilidades? Mi fortaleza es que soy cabezota; si algo se me mete entre ceja y ceja, no paro hasta que lo consigo. Y creo que mi debilidad es la misma, ser cabezota. Porque a veces me obsesiono con las cosas. Y como dice una amiga mía, hay que saber cuándo darse un chance, un break. Hay días en los que por mucho que te empeñes, tu cuerpo no está ‘pa’ eso ni ‘pa’ nada. Nos han enseñado que “si tú quieres, puedes”, pero hasta un límite. Cuando estás reventada, llevas días viajando... a lo mejor lo que toca es descansar. No hay que volverse muy loco con eso de que querer es poder.

Begoña Vargas para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Piluca Valverde.

Jersey de punto, con cuello y botones, y  jeans anchos tipo culotte, de Springfield.

¿Crees que esa presión recae especialmente sobre las mujeres? Se pone la misma presión sobre un sexo que otro. Aunque es verdad que las mujeres, no sé si por la sociedad o por nosotras mismas, necesitamos demostrarnos que somos igual de válidas que los hombres. Yo como mujer lo sé, y seguro que tú también, pero como a la mínima se nos pone en duda, vivimos esa necesidad de “no puedo fallar. Si fallo ya no soy esa superwoman”. Aunque es obvio que lo somos porque estamos capacitadas incluso para parir; traer personas al mundo me parece algo loquísimo, pero es que tenemos hijos y a la vez seguimos queriendo ser las madres y trabajadoras perfectas.

¿Notas en tu profesión diferencias de trato o que te den solo un tipo determinado de papeles por ser mujer y joven? Me niego a pensar que estoy condenada a hacer lo mismo hasta el último día. Pensar eso es una actitud derrotista. Y si me dedico a esto no es solo porque ame la profesión y el arte. Es también porque creo que he venido a este mundo para reivindicar cosas, que ser artista también es ser crítico. Ahora haces algo y ya te etiquetan. Y a mí me da igual porque sé quién soy. Al final el arte siempre ha ido ligado a una crítica, los artistas toda la vida han estado ahí para reivindicar derechos, actitudes... Lo que sea, pero desde el arte, que es lo bonito.

¿Te habías imaginado alguna vez en el punto donde estás ahora? Nunca me he proyectado; mi motor ha sido que amo este trabajo. Y cuando el amor es sincero, sabes que vas a llegar a algún lado. Siempre he estado segura de que quería hacer esto; siento que he venido al mundo a contar historias, y ojalá sea para toda la vida.

Begoña Vargas para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Piluca Valverde.

Sudadera de algodón, con cuello fruncido tipo camisa; minifalda de cuadros y botas, de Springfield.

¿En tu trabajo crees que funciona eso de estar en el lugar correcto en el momento correcto? Hay un porcentaje de suerte, aunque también tiene que darse que el director de casting diga: “Eres la persona que tenía en mi cabeza”. Y también ocurre lo contrario: que seas la persona que buscaban pero que luego no des la talla o no te dejes la piel en el personaje. Y a la larga, si no te esfuerzas te van a pasar por delante. Los personajes te los dan porque son para ti. Si no, es que no era para ti. Para lo bueno y para lo malo. Porque lo mismo consigues ese papel, la lías pardísima y no vuelves a trabajar en tu vida. Yo siento que los personajes te buscan a ti, no buscas tú a los personajes. Y aunque puede ocurrir que te dejen de llamar porque sí, me gusta pensar que hay algo kármico que te lo va a devolver.

¿Qué destacarías de la Generación Z a la que perteneces? No me gusta generalizar, cada persona es un mundo. Pero sí diría que somos la generación de la ansiedad; es real. Antes no se le ponía nombre a estas cosas; la gente lo pasaba como podía. Pero ahora todo va mucho más rápido que antes y eso agobia, tengas 20 o 40. Aunque a los 20 mucho más, porque cuentas con menos experiencia vital y si no hay gente a tu alrededor que te dé herramientas para trabajarlo lo tienes complicado.

Begoña Vargas para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Piluca Valverde.

Total look denim, de Springfield.

¿Eres consciente de que interpretar a una lesbiana como Bel, tu personaje en Bienvenidos a Edén, tiene un impacto muy importante en miles de jóvenes? Para mí no. Sí me siento orgullosa de contar una historia que, creo, faltaba, porque relaciones entre hombres hay más en la ficción, pero no tantas entre mujeres. Aunque la gente se vuelve un poco loca con este tema, no lo entiendo en pleno siglo XXI. No soporto los discursos de odio ni a quienes no respetan los derechos de los demás.

Has sido nombrada imagen de una firma tan popular como Springfield. ¿Qué destacarías de ella? Estoy supercontenta. Es una firma que gusta a todo el mundo, genera muy buen rollo. Y esta temporada me encantan las falditas de colegiala tipo Britney Spears, los jeans anchos y las sudaderas oversized.
Puestos a soñar, ¿con qué director o directora te gustaría trabajar? Cualquier actriz sueña con Pedro Almodóvar, es un must. Pero me fliparía trabajar con Isabel Coixet. Desde aquí lanzo la petición: “¡Isabel, te quiero!”.

Begoña Vargas para InStyle
Fotografía: Danniel Rojas Realización: Piluca Valverde.
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?