Exposiciones

Todo sobre la exposición Balenciaga y la pintura española en el Museo Thyssen

Una exposición en el centro de Madrid vincula la pintura clásica española con las creaciones del maestro Cristobal Balenciaga.

Actualizado a

El pasado 18 de junio, se inauguraba la exposición Balenciaga y la pintura española en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. La exposición, que pretende vincular las creaciones de uno de los diseñadores de moda más influyentes con pinturas clásicas españolas desde el siglo XVI al XX, permanecerá hasta el 22 de septiembre.

En un itinerario cronológico de las pinturas elegidas, podrás disfrutar de 90 piezas del ilustre creador que llegan desde el Cristóbal Balenciaga Museoa de Getaria, el Museo del Traje de Madrid y el Museu del Disseny de Barcelona; y de 55 cuadros entre los que puedes encontrar obras de El Greco, Zurbarán, Goya o Zuloaga.

Porque siempre estuvo muy presente en sus creaciones el arte español y la cultura e idiosincrasia españolas, en la exposición se vinculan a las diferentes pinturas a través de conceptos, de formas y volúmenes, y de evidentes conexiones cromáticas.

Te dejamos una muestra de lo que puedes encontrar en esta magnífica exposición.

 

1-11
IGNACIO ZULOAGA

1 / 11

IGNACIO ZULOAGA

Un gran pintor clásico que fue objeto de inspiración para el gran maestro de la costura. Con este ejemplo, la vinculación es más evidente que nunca. Una de las inspiraciones más claras.

ZURBARÁN. ZURBARÁN

2 / 11

ZURBARÁN

Zurbarán también es uno de los elegidos para vincular la moda de Balenciaga con la pintura española. Con este Retrato de Santa Isabel de Portugal, la vinculación viene de la mano de los volúmenes.

EL GRECO

3 / 11

EL GRECO

El Greco también tiene su gran espacio en el imaginario y las craciones del diseñador. Como uno de los ejemplos, de Retrato de un caballero, encontramos este revés en un abrigo con el cuello fruncido.

FRANCISCO DE GOYA

4 / 11

FRANCISCO DE GOYA

Es uno de nuestros grandes y por supuesto uno de los grandes referentes para Balenciaga. Con El cardenal don Luis María, las referencias nos llegan en cromatismo y en las partes.

CASAS CARBÓ. CASAS CARBÓ

5 / 11

CASAS CARBÓ

Ramón Casas Carbó pinto a Julia con una torerilla fuente de la tradición más española. Balenciaga no dudó en hacer lo propio con chaquetas torerilla que se han podido ver hasta en la publicidad más televisiva.

LA ANUNCIACIÓN. LA ANUNCIACIÓN

6 / 11

LA ANUNCIACIÓN

Con La anunciación y este vestido de organza de seda amarilla, las evidencias son bastante claras.

GRANDES INSPIRACIONES TRADICIONALES

7 / 11

GRANDES INSPIRACIONES TRADICIONALES

Como este vestido de coctel que encuentra una gran vinculación con este cuadro de Antonio María Esquivel y Suarez de Urbina. Una bailarina con un traje tradicional.

RETRATO DE DOÑA JUANA DE AUSTRIA

8 / 11

RETRATO DE DOÑA JUANA DE AUSTRIA

Al otro lado de esta magnífica pintura de Alonso Sánchez Coello, encontramos este abrigo reversible del que se pueden encontrar líneas conceptuales de similitud.

ESTAMPADOS CLÁSICOS. ESTAMPADOS CLÁSICOS

9 / 11

ESTAMPADOS CLÁSICOS

Como en este caso, con este Jarrón de Cristal de Gabriel de la Corte, las vinculaciones van más allá del puro estampado.

LA REINA ANA DE AUSTRIA(1). LA REINA ANA DE AUSTRIA

10 / 11

LA REINA ANA DE AUSTRIA

En este caso, la vinculación cromática es bastante evidente.

LOS BORDADOS

11 / 11

LOS BORDADOS

Los bordados en este vestido de novia, recuerdan claramente a retratos clásicos de nuestra pintura como es el caso de este retrato de Rodrigo de Villandrando, Isabel de Borbón.

“Mi padre era pescador, mi madre una costurera del pueblo. Mi suerte fue que en este pequeño pueblo, Getaria, cercano a San Sebastián, se encontraba la residencia de verano de una gran dama, la marquesa de Casa Torres […] Yo no tenía más que ojos para ella cuando llegaba a misa el domingo, bajándose de su tílburi, con sus largos vestidos y sus sombrillas de encaje. Un día, reuniendo todo mi coraje, le pedí visitar sus armarios. Divertida, aceptó. Y así viví meses maravillosos…”

Palabras de Balenciaga en una entrevista en París, 1968

Se podría decir que este momento en la infancia de Balenciaga significó un antes y un después en su vida. Al menos significaría un punto de inflexión para aprender el oficio de la costura y la moda desde los cimientos, la única forma de alcanzar la excelencia.

Recuperar las siluetas más clásicas para darles las formas más vanguardistas. Conseguir esa depuración de las líneas que tanto lo definirán siempre.

No te pierdas la exposición de uno de los más grandes e influyentes diseñadores de moda de nuestro país a nivel mundial.

Te puede interesar:

Arte Exposiciones diseñadores planes Madrid
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?