Lifestyle, series
CONTENIDO PATROCINADO

Lifestyle lifestyle

Series y películas para ver con tu hija y educarla en la diversidad para la vuelta al cole

Netflix, HBO o Prime Video, las series y películas diversas para empezar el nuevo curso.

Years and years, serie de HBO MAX

Nuevo curso, nuevas preocupaciones maternales. ¿Están formadas nuestras hijas en diversidad? A veces, una ayudita televisiva no está mal para romper el hielo en cuestiones delicadas.

Years and years (HBO Max): Sexo futuro

Russell T. Davies es el único creador que hace doblete en esta lista (y con razón). En Years and years, una distopía aterradoramente realista nacida de la depresión post Brexit, se plantea cómo serán los tiempos venideros. El personaje de Bethany no es que sea diverso sino lo siguiente, como diría José Mota. Autodefinida como transhumana, su obsesión es abandonar un cuerpo en el que no se encuentra ni cómoda ni feliz para convertirse en datos. Suena espeluznante, pero su relación con la tecnología y el sexo da para una buena charla entre madre e hija.

DC's Legends of Tomorrow (HBO Max) y The Boys (Prime): súper diversos

No hay remedio. No hay solución. Es bastante probable que tu hija tenga una fase marvelita y se pirre por los personajes superheroicos. Si no puedes con tus enemigos, únete a ellos. De todas las series de hombres y mujeres que vuelan, rescatan planetas y zurran a criminales, no hay ninguna con tal densidad de personajes LGTB como DC's Legends of Tomorrow. Sara Lance, con nombre artístico White Canary, es abiertamente bisexual. Es un rasgo que comparte con Queen Maeve, de The Boys (Prime Video), una de las series del momento, aunque la violencia de esta segunda tal vez sea aconsejable dependiendo de la edad de tu hija.

Jóvenes altezas (Netflix): Royals con derecho a cama

El cielo es azul, el agua moja y a todas nos gustan los royals. Afortunadamente, la ficción dedicada a la aristocracia también muta, que no todo va a ser esa heteruza de Princesa por sorpresa, abriéndose a opciones sexuales más diversas. Al príncipe Wilhelm de Suecia lo meten en un internado por hacer un poco el Froilán. Allí descubrirá que, más que sangre azul, la tiene de color arcoíris. En noviembre llega la segunda temporada de una serie casi tan entretenida como las andanzas de los hijos de la Infanta Elena.

Jóvenes altezas, serie de Netflix.

Please like me (Netflix): tenemos chico nuevo en la oficina

De Australia llega esta dramedia que tiene en la naturalidad con la que aborda el descubrimiento de la (homo)sexualidad su principal baza. Josh Thomas, su creador, es también el protagonista de una historia que empieza cuando le deja su novia. A partir de ahí, se da cuenta de que tal vez ella haya descubierto algo de él que él se negaba a aceptar. Así que empieza el roneo con otros hombres y compañeros de trabajo

We Are Who We Are (HBO Max): Haz el amor y no la guerra

El aluvión anglo del mundo streaming aprieta, pero no ahoga (o casi no lo hace). Como los italianos lo hacen todo mejor, la diversidad adquiere un tono más preciosista en la serie creada por Luca Guadagnino, director de ese pelotazo sobre el despertar sexual homoerótico titulado Call Me By Your Name. Aquí, los adolescentes protagonistas –en su mayoría heteros– se mezclan con los soldados de una base estadounidense. Además, sale Chloë Sevigny, musa de la moda del cambio de siglo, como madre y coronel, que siempre es un aliciente añadido.

La vida sexual de las universitarias (HBO Max): MBA en diversidad

Las ricas también lloran… y se enamoran. Nos lo cuenta esta serie sobre una prestigiosa universidad de Vermont, en la que cuatro amiguis con el riñón bien cubierto aprenden de qué va la vida. Como es una cocreación de Mindy Kaling (The Office, The Mindy Project), hay una buena dosis de empatía racial, pero también sexual. En especial con el personaje que interpreta Renée Rapp, tan rica como temerosa de contarle al mundo que es lesbiana.

Heartstopper (Netflix): solo vine a decirte “hola”

Basado en los cómics de Alice Oseman, Heartstopper se ha convertido en una de las series más exitosas de Netflix. Charlie y Nick son dos de los gays favoritos del planeta, por su sensibilidad y sentido del humor. Su manera de decirse “hola” por los pasillos es ya icónica y los hace altamente achuchables. Por si el salto a la fama no fuera suficiente con la televisión, los chicos se han hecho virales por enfrentarse, bailando y cantando, a una panda de manifestantes homófobos durante el Orgullo londinense.

Heartstopper, serie de Netflix

Heartstopper, serie de Netflix.

Sr. Corazón (Rakuten Viki) y Error semántico (Rakuten Viki): La fiebre amarilla

Si tu hija es adolescente es probable que esté/haya estado/vaya a estar atravesando su “Fase K”. O lo que es lo mismo, ese fanatismo más contagioso que el covid por todo lo que tenga que ver con lo que venga de K-Orea. Tanto su música como (K-Pop) como, por supuesto, sus series de televisión (K-Drama). En ese caso, lo K-tienes que hacer es ver alguna de sus estupendas series de chicos barbilampiños guapísimos y chicas estilosas guapísimas. Sr. Corazón y Error semántico son dos buenos ejemplos de ello centrados en los amoríos entre adolescentes. Son dos yaois o BLs (Boys’ Love) y, como tales, versan sobre dos muchachos destinados a odiarse entre los que acaba por surgir el amor. Esta segunda, además, tiene el atractivo de contar con dos estrellas del K-Pop como principales protagonistas- ¿K-más K-ieres?

It’s a sin (HBO MAX): Cuando fuimos jóvenes

Nunca está de más que tu hija sepa que la diversidad no nació ayer. Una buena manera de evitar el fenómeno “ya está mamá con los cuentos de la abuela” (¡a tu edad!) es revisar el pasado en forma de serie de televisión. Ninguna serie lo ha hecho mejor que It’s a sin, una joya de la BBC disponible en HBO Max. Con mucho humor, su creador, Russell T. Davies recrea su adolescencia como gay en el Londres de 1981, cuando una nueva enfermedad llamada sida diezmaba a la población gay. Música de Pet Shop Boys, el Neal Patrick Harris de Cómo conocía a vuestra madre… Además de la empatía, por el mismo precio te llevas unas buenas dosis de vitalidad y lucha contra las adversidades y de concienciación acerca de la necesidad de protegerse en las relaciones sexuales.

La primera muerte (Netflix) y La calle del terror (Netflix): Amor y horror

Subgénero dentro del subgénero, Netflix parece empeñada en convencernos de que diversidad sexual y horror son la combinación perfecta. La calle del terror no es propiamente una serie, pero como es una trilogía, aceptamos pulpo. Además, esta adaptación de las novelas de R. L. Stine cuenta con dos adorables heroínas como son las ex Deena y Samantha, que nos hacen creer en que una ruptura sentimental no es tan terrorífica cuando una debe enfrentarse al Mal. La primera muerte, por su parte, también tiene a dos chicas como heroínas: Juliette, la vampira, que reprime sus instintos por amor hacia Calíope… La cadena ha decidido no renovar la serie (o eso dicen), lo cual ha provocado la movilización del colectivo lésbico y de sus fans. Huele a estrategia para renovarla, la verdad.

La primera muerte, serie de Netflix.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?