Psico

Este es el motivo por el que te cuesta menos madrugar desde que teletrabajas

Puede que hayas notado que desde que tienes la oficina en casa se te pegan menos las sábanas, ¿tiene sentido? Hablamos con una psicóloga laboral sobre el tema.

Actualizado a

Por qué te cuesta menos levantarte desde que teletrabajas
Gtres

Hace unos días, hablando con una amiga por videoconferenciay siguiendo las normas de estilo para todo tipo de reuniones virtuales– nos contábamos cómo había cambiado nuestra vida a causa del confinamiento, las ganas que teníamos de hablar, reírnos y bailar juntas. Y de cómo nos estábamos apañando con el teletrabajo.

Para muchas personas no es nuevo porque lo hacen de forma regular (según datos del INE un 6,8 de los españoles teletrabajaron en 2018), pero para otras como mi amiga –que lleva algo más de un mes descubriendo la experiencia de trabajar en remoto– esta nueva forma de enfrentarse al mundo laboral está suponiendo todo un hallazgo. Entre otras cosas, me confesaba que está más relajada en las reuniones con su equipo y que incluso le cuesta menos levantarse para ponerse en marcha. ¿Tiene esto algún sentido? Para los expertos en temas laborales del portal Welcome To The Jungle, sí lo tiene ya que , "el confinamiento ha obligado a muchos empleados españoles a enfrentarse por primera vez al teletrabajo a tiempo completo. Y aunque adaptarse a este nuevo sistema ha supuesto muchos retos y muchos no acaban de sentirse cómodos, también nos ha permitido descubrir sus numerosas ventajas como la autonomía. Es cierto que exige grandes dosis de autodisciplina, pero teletrabajar nos permite organizar nuestros tiempos y planificar tareas según nuestras necesidades". Lo cual, añaden, podría facilitar la conciliación familiar.

Para la psicóloga Elisa Sánchez, de Idein, trabajar desde casa en tiempos de pandemia puede hacer que experimentemos una, "sensación de control: de cuidados, de que no vamos a enfermar o que estamos ayudando a otras personas a no contagiarse" y esto puede hacer que nos sintamos más positivos.

Pero, ojo, porque no es equiparable este teletrabajo "forzoso" a teletrabajar desde casa de forma habitual. Las cosas cambiarían de establecerse este último como el habitual. En todo caso, según la experta, hay ciertos efectos beneficiosos que podemos experimentar teniendo la oficina en casa:

  • Sensación de aprovechar el tiempo. Puede que hasta ahora hayas perdido mucho tiempo desplazamientos y en estos momentos sientes que puedes aprovechar todo tu tiempo al máximo. Por ejemplo, si estás en una reunión virtual poco operativa puedes estar haciendo haciendo otras cosas al mismo tiempo.
  • Puede que estés menos pendiente de tu imagen física y eso te haga sentir liberada. Si en tu trabajo debes llevar stilettos, por ejemplo, vestir con traje o maquillarte todos los días... quizá ahora suponga un alivio no tener que pensar en esos temas durante un tiempo.
  • Si eres de las que está cuidando más su alimentación, haciendo deporte o yoga –incluso si te has aventurado a comenzar con la meditación– probablemente te encuentres menos estresada que con los horarios y las rutinas en la oficina.
  • La sensación ser tu propio jefe, de libertad y de autonomía, puede reforzar la autoestima, puntualiza la psicóloga.

Y – a pesar de todos los beneficios que podemos encontrar en el teletrabajo– no debemos olvidar que trabajar desde casa "también requiere más autodisciplina, más persistencia y más motivación", puntualiza Elisa Sánchez.

Te puede interesar:

salud Psicología Coronavirus mente
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?