DE CINE

Paula Usero: "Hay que ser valiente y tener tu objetivo muy claro para no desviarte del camino"

La actriz valenciana ha dado vida a una monja honesta, de corazón puro y un sorprendente coraje en Llenos de Gracia, una historia real que a través de la comedia pretende abrazar el corazón de todos los espectadores

PAULAUSERO 29387
Carlos Villarejo
Ángela García
Ángela García

Periodista especializada en tendencias

Actualizado a

En ocasiones la realidad supera a la ficción y en otras, estas dos dimensiones se funden en un mismo espacio para crear historias únicas, familiares y que nos calan a todos en el corazón. Algo así es el resultado final de la película que Paula Usero estrena junto a Carmen Machi bajo las órdenes de Roberto Bueso. Llenos de Gracia es el título que ha recibido esta recreación de los comienzos de Valdo Lopes en su carrera como uno de los futbolistas más notables en el circuito internacional del deporte. Su vida internado en El Parral, Aravaca, cuando era niño y cómo un verano todo cambia con la llegada de una Hermana de la orden de las Esclavas de la Casa de Caridad de Cáritas.

Carismática, emocionante y con un punto de comedia clave envuelto en la estética propia de finales de los años 90, así es el resultado de un proyecto de cine, en todos los sentidos de la expresión. Hablamos con Paula Usero que da vida a la Hermana Angelines, una monja que tras la timidez y los libros que la acompañan guarda un fuerte carisma, para conocer su versión más personal sobre la historia de Valdo, la Hermana Marina y el valor que requiere pelear por tus sueños.

¿Cómo es dar vida a un personaje que fue parte de una historia real?

Pues es muy emocionante, es cierto que la película está inspirada en hechos reales y la historia real es la Hermana Marina junto con Valdo y el resto somos personajes que formamos parte de esta pero sí es cierto que están ficcionados.

El otro día tuve una entrevista con Valdo y le preguntaban si en El Parral, aquí en Aravaca, había alguna monja que fuera Angelines, porque Angelines es un personaje que se han inventado pero él dijo que sí que recordaba alguna monja joven que andaba por ahí siempre con libros… Y entonces me hacía gracia pensar que, bueno Roberto yo no sé si sabe este apunte del cole, pero qué casualidad que ellos hayan creado un personaje como tan puro y tan honesto que vaya un poco de la mano de la Hermana Marina y que quizás que sí que existiese pero no lo sabemos. Es bonito.

¿Has podido conocer personalmente a alguno de los protagonistas de la historia?

En persona no los hemos conocido, es verdad que Carmen y Dairon les han conocido y a la familia de la hermana Marina, porque ella tiene 94 años y ya está retirada en Salamanca, pero tengo ganas, ojalá en el estreno pueda suceder este encuentro. Además yo siempre he querido hacer una historia basada o inspirada en hechos reales o un biopic de alguien y me hace ilusión que haya alguien detrás de esta historia de verdad, que la viviese y que ahora la estemos contando no sé cuantos años después de otra manera pero que la esencia siga siendo la misma.

He leído que pasaste tu infancia en un colegio de monjas, ¿qué te pareció la propuesta de interpretar a una de ellas? ¿Tomaste como referencia algo de esa infancia en cole religioso?

Cuando leí el guión y me puse a prepararlo unos meses antes de empezar a rodar sí que hablé con mi representante que tiene una familiar que sí que es monja y quisimos hacer una entrevista pero algo sucedió que al final no pudo hacerse finalmente porque creo recordar que es monja de clausura entonces claro, no pueden salir. Tenía muchas ganas de conocer de primera mano, no sé, cómo piensan, ¿realmente llegó un punto en el que ellas sintieron que tenían que dedicarse a eso? ¿fue libre elección? ¿fue imposición?

Quería un poco averiguarlo para poder llevar la historia desde un lado u otro y luego pensé que yo toda mi vida había ido a colegios de monjas entonces dije: Vamos a ver, piensa en alguna monja del colegio… Y la verdad es que no había ninguna porque las de mi colegio eran un poco malas, no eran muy buenas, la verdad, entonces los recuerdos que yo tenía creo que hicieron que no pensase desde un principio en las monjas de mi colegio porque no eran muy amables. Siempre eran las típicas de ciencias, matemáticas y con unos valores muy antiguos que van pasando de generación en generación y un curso tras otro y ellas no se van renovando.

Mi intención era como un poco sanar esta herida que tienes cuando vas a un cole de monjas y son un poco más mayores y hacer una monja muy carismática como venía ya por guión. Muy honesta, muy dulce, muy pura, con un corazón que no espera recibir nada a cambio y entrega todo el amor que tiene y yo creo que eso ha sido así.

Carlos Villarejo

Muah: Almudena Garbel

Estilismo: Sofía Stein y David G. Miras

La Hermana Angelines tiene esa inocencia y pureza de la que hablas y también es muy estudiosa y amiga de los libros, ¿qué tiene Paula de su personaje? ¿y viceversa?

Lo que yo creo que Angelines tiene de Paula es la valentía. No lo parece pero Angelines es una persona muy valiente, si no lo fuese ella no tendría dudas sobre su existencia, sobre su sitio, sobre saber a dónde pertenece y de donde es y ella es así. Entonces si ella no tuviese dudas al conocer a la Hermana Marina no sería valiente. Yo creo que las dos compartimos esto y es algo que siempre veo en mis personajes, tienen ese toque de valentía.

No quiero que parezca aquí como que soy la más valiente, pero yo vengo de un sitio que no es Madrid, me trasladé de ciudad con un objetivo que tenía que era querer ser actriz. Y creo que hay que ser valiente y tener el objetivo muy claro para no desviarte del camino y al final Angelines también le pasa un poco esto que para salir de su zona de confort y poder sumarse a lo que hace la hermana Marina necesita ser valiente.

¿Cómo habéis hecho posible que una historia un poco complicada de primeras, tenga tantos toques de humor y comedia?

A veces no hay que ir a buscar la comedia, esta muchas veces nace de los sitios más terribles. Alguien se cae y tú te ríes y eso es una desgracia para la persona que le pasa. Entonces yo creo que ha sido coger todos esos momentos de pensar pobrecitos los niños que no tienen familia, que están solos, lo pasan mal, son unos desgraciados, no tienen verano, los castigan, tienen que estudiar, no pueden ser como el resto de los niños… Y entonces desde esa desgracia llega una monja que parece que está como tarada, que pelea por cambiar la vida de los niños y a la vez hay una ratita de biblioteca que va como ahí detrás pero es super inteligente a la vez.

Cuando recibí el guión la verdad es que estaba todo super armado. A veces recibes un texto que dices: "vale pero esto tiene un fleco por aquí que resolver" y lo anoto, pero es que esta vez era un engranaje perfecto y estaba muy trabajada entonces nos daba mucha libertad para poder luego crear sobre eso y hacer una muequita, un gesto, que yo creo que propicia esa comedia.

¿Cómo ha sido trabajar en un proyecto así con alguien de la trayectoria de Carmen Machi?

Increíble. Cuando me reuní con Roberto por primera vez el año pasado en Valencia me dijo: “Tengo la sensación de que os vais a llevar muy bien, que tenéis una energía medio parecida” Y yo decía: “¿yo? ¿con ella?” Desde la admiración absoluta, como ¡qué va por favor! como sumándome.

Y es verdad que pasó un poco así, desde el primer día todo tuvo sentido. Mi personaje, el suyo, la cosa esta que me hacía como de “no me toques” y yo quería abrazarla porque me daba mucha ternura que ella no quisiera. Todo fluyó, todo fue… Yo creo que si no hubiéramos ensayado, el primer día de rodaje hubiera sido también así. Fue muy fácil y además es una persona a la que admiras un montón, de la que has visto todos sus trabajos posiblemente y es un gusto encontrar tanta conexión y no sentir que no te tiene respeto o que tú no la respetas a ella. Eso habría sido un fiasco.

Por último Paula, ¿qué te llevas de este proyecto tan especial a nivel personal?

Me llevo que ha sido una de las películas más bonitas en las que he trabajado, donde se me ha cuidado y se me ha respetado como actriz, como persona, como mujer y digo esto de mujer porque hay muy pocas veces, o no tantas veces mejor dicho, que por ser joven y por ser mujer se te respeta y Roberto desde el primer momento lo hizo. Él respetó nuestra creatividad, nos dejó fluir y volar con los personajes.

Es una película que espero que la gente cuando la vea se emocione, se ría, le recuerde un poco a su infancia como me pasa a mi cuando la veo y que se le encoja un poco el corazoncito. Al final hacemos cine para que la gente lo disfrute y para evadirles de su vida cotidiana y darles un poco de felicidad. Me quedo con la posibilidad de haber estado en esta peli tan bien rodeada y ver que el producto final es estupendo.

Carlos Villarejo

Muah: Almudena Garbel

Estilismo: Sofía Stein y David G. Miras /

Top y Falda: Total look Armani 

Gabardina: Max Mara

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?