Festival de arte

Le Voyage à Nantes: la gran fiesta de arte del verano. ¿Te apuntas?

Los mejores artistas del mundo se dan cita en la ciudad francesa. Disfruta de uno de los grandes festivales de arte del 30 de junio al 26 de agosto.

Actualizado el

1-6
IMG 1248. La gran fiesta del arte

1 / 6

La gran fiesta del arte

A poco más de una hora de Madrid y Barcelona, en el oeste de Francia, se esconde una ciudad entregada al arte. Rodeada de viñedos y, en cierta manera, condicionada por las bondades del río Loira, Nantes, la cuna de Julio Verne, ha experimentado una evolución tal que la ha convertido, a día de hoy, en uno de los destinos franceses más deseables.
Y entre los factores que más han contribuido a este auge turístico se encuentra Le Voyage à Nantes, un festival anual que, cada verano (en 2018 comienza el 30 de junio y finaliza el 26 de agosto) reactiva un itinerario, marcado por un sinuosa línea verde en la calzada de las calles, que conduce al visitante por inusitadas y sorprendentes muestras de arte contemporáneo.

IMG 1339. Le Voyage à Nantes

2 / 6

Le Voyage à Nantes

Le Voyage à Nantes nació en 2012 impulsado por Jean Blaise, el hombre detrás del proyecto y el artista empeñado en convertir a la ciudad en un enorme museo. Una ciudad donde, en una superficie aproximada de un kilómetro, encontrarás fábricas y antiguos almacenes reconvertidos en espacios culturales (un ejemplo: la antigua fábricas de las galletas Lu, otro emblema francés hoy biblioteca, cafetería y sala multidisciplinar); un elefante de 12 metros, que realiza un recorrido de 30 minutos por el parque llamado Les Machines de l’ile (donde años atrás se ubicaron los astilleros de la ciudad) con 50 personas a bordo; el castillo de los duques de Bretaña (en la imagen) con un museo interactivo en su interior y una curiosa obra de arte en su exterior: el tobogán que bordea sus almenas y que hace las delicias de los niños; el recorrido por el Estuaire, que se puede hacer a pie, en coche o en bicicleta y propone a los más curiosos un singular reto: descubrir las 30 originalísimas obras de arte moderno que se esconden en sus orillas… Y podíamos seguir, pero Nantes es de esas ciudades que, si no las ves, no las crees.

IMG 1376. La isla de Nantes

3 / 6

La isla de Nantes

Mención aparte merece la isla de Nantes, frente al centro histórico, un lugar que antiguamente fue solamente de uso industrial y que hoy, poco a poco, se ha convertido también en plataforma de artistas emergentes que han dejado su huella en casi todas las esquinas. Las disciplinas universitarias enfocadas a las artes tienen aquí su centro de estudios, y eso se nota en cada rincón. Paseando por la isla de Nantes te toparás con sorpresas como el Ping Pong Park, de Laurent Perbos, una escultura protagonizada por mesas de ping-pong pensadas para jugar en pareja o en grupo; Absence, una edificación aparentemente amorfa que esconde en su interior el bar de la escuela de arquitectura; Mitre à Ruban (en la foto), un inmenso metro que bordea y decora el patio de un edifico o Air-The Zebra Cousin, conocido popularmente como el mamut como homenaje popular a Ice Age y que está concebido de tal forma que por su interior circula uno de los sonidos más peculiares que podrás oír en tu vida.

 

IMG 1379. Un paseo en elefante

4 / 6

Un paseo en elefante

Muy cerca está les Machines de l’ile, sede del elefante que te contábamos (y que puedes ver en la imagen sobre este texto) pero también de El Carrousel des Mondes Marins, un tíovivo de tres pisos poblado de criaturas de los mundos marinos. Y si sigues caminando, te toparás con una especie de superficie lunar cuyo cráter es una cama elástica o una escultura que en realidad es un árbol con canastas de baloncesto a distintas alturas. Mezcla de la imaginación de Julio Verne y la creatividad de Leonardo Da Vinci en la que pequeños y mayores pasarán las horas. Para el “abituallamiento” está la Cantina pop-up del Voyage, un clásico de los veranos con vistas al Loira, cuya arquitectura se ha inspirado en los invernaderos, y que tiene capacidad para unos 300 comensales.

IMG 1240. La casa del Loira. ¡Bienvenida al Estuaire!

5 / 6

La casa del Loira. ¡Bienvenida al Estuaire!

Hablando del Loira, el recorrido por el Estuaire es más que obligatorio. 60 km que te llevarán desde Nantes hasta la vecina Saint-Nazaire buscando obras de grandes artistas internacionales, todas de acceso libre. Entre ellas, la Maison dans La Loire, de Jean-Luc Courcoult Couëron (en la imagen), una casa semihundida en el río y que, aún pareciendo hiperrealista, es una muestra artística no habitada; Misconceivable, el pequeño barco cuya foto encabeza este artículo, que languidece doblado sobre el canal de Martinière ylleva la firma de Erwin Wurm; o Le Pendule, una construcción de Roman Signer que parece una antigua fábrica y cuya fachada está protagonizada por un péndulo en continuo movimiento. Esta última obra se encuentra en Trentemoult, frente al puerto de Nantes, un pequeño pueblo de pescadores que hace años fue “tomado” por artistas y bohemias. Hasta él se llega en Navibus, el barco que, en apenas dos minutos, te traslada desde Nantes por el precio de un billete de autobús. Es una buena opción si quieres comer o tomar algo en un sitio con encanto más allá del Barrio Bouffay, en pleno Nantes, epicentro de compras y con restaurantes de todo el mundo.

 

IMG 1284. De museo en museo

6 / 6

De museo en museo

Es en Bouffay donde se encuentran la catedral y el castillo de los duques de Bretaña, dentro del cual hallarás el Museo de Historia de Nantes, un imprescindible junto Le Musée d’Arts (10 Rue Georges Clemenceau), que reabrió sus puertas en 2017 y que alberga 900 obras de exposición permanente. Entre sus muestra temporales, durante Le Voyage à Nantes 2018 podrás ver It Becomes your Experience, una selección de obras del artista americano James Turrell (hasta el 2 de septiembre)o Potager, de Laurent Tixador (hasta el 4 de noviembre), entre otras.

Y no te puedes ir de Nantes sin probar el vino de la zona, el delicioso Muscadet, emblema de la región. Un buen sitio para catarlo es La Cigale, un restaurante de 1895, de estilo modernista, decorado con cerámica, espejos y esculturas y ubicado en el Barrio Graslin, frente al teatro del mismo nombre. Por cierto, que en este mismo barrio se encuentra el pasaje Pommeraye, una galería del siglo XIX que te permitirá comprar diseño francés entre maravillas arquitectónicas. ¡Anímate a vivir un verano diferente en Nantes! (más info en levoyageanantes.fr y nantes-tourisme.com).

Te puede interesar:

Viajes
Loading...