Surcando los mares

Guía práctica para disfrutar de tu primer crucero

Sea o no tu plan perfecto a priori, acabará siéndolo con estos trucos para disfrutarlo al máximo. Si estabas pensando en irte de crucero con pareja o amigos, has ido a parar al lugar idóneo.

Actualizado a

1-8
MSC17009603. ¡Bienvenida a bordo!

1 / 8

¡Bienvenida a bordo!

A priori te parece mejor que bien, pero en el fondo no sabes si eso de meterte tantos días en un barco es lo tuyo. Si te encuentras en semejante tesitura ya te adelantamos que sí, que es lo tuyo o, al menos llegará a serlo. Porque surcar los mares a bordo de un crucero es como hacerlo en una miniciudad que tiene absolutamente de todo lo que te puedas imaginar y que, además, te permite bajar a tierra para conocer países y/o ciudades nuevas, dependiendo del itinerario que elijas. Como ejemplo práctico, entramos en el novísimo MSC Bellissima que ves en la foto, el barco recién flotado por la compañía italiana MSC (msccruceros.es) que tendrá su base en el Mediterráneo, y te contamos todo lo mucho y bueno que puedes hacer a bordo.

Lo primero, el check-in: un trámite rápido y que no ofrece problemas. En cuanto subas al barco, justo al final de la escalerilla, te harán una foto que formará parte de tu “carnet de identidad” para embarcar o desembarcar. Ten en cuenta que con la tarjeta que abre tu camarote también podrás pagar las consumiciones que hagas (al contratar el crucero deberás contratar también una “experiencia” que marcará el nivel de aquello que está o no incluido durante tu viaje). Para efectuar tus pagos solo necesitarás “cargar” la tarjeta-crucero en alguno de los cajeros habilitados en el barco (normalmente, en la zona de recepción), acción que puedes acometer en cualquier momento. ¿Preparada ya para conocer tu camarote?

 

camarotes 2. Tu camarote

2 / 8

Tu camarote

Al principio es posible que te hagas un poco lío con las plantas, popa, proa... Tranquila, en un par de horas lo tendrás todo controlado. Sobre todo en cuanto encuentres tu camarote, previamente elegido al hacer tu reserva. Y es que debes saber que hay tanta variedad de alojamientos como presupuestos y necesidades de espacio. Para debutar a lo grande tienes las suites, divididas en Royal suites, Deluxe suites e Interior suites. Las primeras y más lujosas disponen de baño con bañera y ducha, vestidor y zona de comedor, además de balcón propio; las segundas carecen de bañera, vestidor (armario en su lugar) y comedor, pero conservan amplitud, y las últimas no tienen vistas al mar. En cuanto a los camarotes convencionales, en el Bellissima se dividen entre 8 delux suites, 34 suites, 1.282 camarotes con balcón, 136 con vistas al mar, 650 interiores y 12 estudios interiores. Todos tienen en común televisor, aire acondicionado, minibar, secador de pelo, teléfono, conexión wifi (si la contratas) y el asesor virtual Zoe, del que hablaremos a continuación. Ah, además de todo esto, existe la posibilidad de alojarte en el Yacht Club, la zona más “regia”, del barco, con restaurantes y piscina propios y hasta mayordomo privado. Por cierto, al llegar no te recrees mucho en el camarote, porque pronto serás convocada a un simulacro de evacuación donde te explicarán las medidas de seguridad y al que debes acudir con el chaleco salvavidas puesto. ¡No te lo saltes!

 

zoe. Zoe a tu serviciio

3 / 8

Zoe a tu serviciio

Una de las grandes novedades del MSC Bellissima y que pronto llegará al resto de barcos de la flota se llama Zoe y es ese aparato redondo que ves en la imagen. Estrella  de la tecnología MSC for Me, que te permite interactuar con todos los servicios disponibles en el crucero,  Zoe vendría  ser como Alexa, el asistente virtual de Amazon, pero aplicado a la vida en el mar. Programado para entenderte (y atenderte) en inglés, francés, italiano, español, alemán, portugués brasileño y chino mandarín, es capaz de dar respuesta a más de cien dudas sobre el crucero, hacer reservas en los restaurantes y excursiones, comprobar el saldo de tu tarjeta y un montón de cosas más que estás cordialmente invitada a descubrir.

Hola tapas. Buen comer y buen beber

4 / 8

Buen comer y buen beber

Si te gusta la cosa gourmet, aquí lo tienes fácil: 5 restaurantes principales (incluido uno tipo buffet abierto 23 horas al día); otros cinco de especialidades; 15 bares (entre nuestros favoritos, el Champagne Bar y su tabla de ostras, o el Masters of the Sea, un pub inglés con un sinfín de cervezas) y bares exteriores (cinco también, faltaría más). No hay que perderse el Hola! Tapas Bar (en la foto), ideado por el chef Ramón Freixa y que recrea las típicas tapas de un bar español, o Jean-Philippe Chocolate & Café, cuyo nombre lo dice todo. En general, todos los cruceros ofrecen cocinas de distintos países, así que es cuestión de reservar, probar y elegir. Probablemente en la tarjeta de a bordo tendrás ya asignado un restaurante de los generalistas y una mesa, con lo cual, además, eso de hacer pandilla para cenar está garantizado.

 

entretenimiento. Entretenimiento a bordo

5 / 8

Entretenimiento a bordo

Algo que nunca falta en un crucero y alcanza casi lo sublime en el MSC Bellissima, donde, si te lo propones, no tendrás ni un minuto de aburrimiento. Como plato fuerte, y como viene siendo habitual en los barcos de la compañía, el crucero cuenta con hasta dos espectáculos creados especialmente para él por Cirque du Soleil: Syma y Varélia. Ambos se desarrollan en Carrusel Lounge, un espacio pensado para cubrir las necesidades del Cirque y donde puedes cenar o tomar un cóctel mientras ves el show (previo pago siempre, aunque tampoco es algo carísimo: cena y espectáculos sale por algo más de 30 € por persona). Al margen de esto, en el barco hay bolera, simulador de Fórmula 1, zona de juegos Arcade, experiencias de realidad virtual, cine 4D (también con juegos virtuales entre sus opciones) y, por supuesto, el Casino, lugar de encuentro de noches en vela. Además, los niños y adolescentes disponen de sus propias zonas de ocio plagadas de actividades. ¿Y deporte? Hay un pabellón polivalente para que los más jóvenes juegan al tenis, baloncesto o voleibol (y que por la noche se convierte en discoteca), un carril (señalizado) por el barco especialmente pensado para corredores; un gimnasio que tiene de todo (hasta vistas) equipado por Technogym y la joya de la corona, el Arizona Aquapark (en la imagen), con piscina, toboganes y un circuito de habilidad para poner a prueba tu sentido del equilibrio entre cuerdas.

excursiones. Vámonos de excursión

6 / 8

Vámonos de excursión

Puedes hacer una, dos, todas… Cada vez que el barco atraque, hay excursión planeada (a veces más de una dependiendo de las opciones que presente el lugar a visitar; se pueden contratar en una oficina a bordo). Según donde estés, habrá la posibilidad de recorrer el lugar a tu aire, subirte a un autobús y llegar a un punto de encuentro o subirte en un autobús y hacer una ruta en grupo liderado por un guía local (normalmente con comida incluida en el precio). Lo habitual es os citen el día de autos en alguna sala y allí os repartan en grupos conforme a la hora de salida. Ojo con lo que compres, porque en muchos cruceros no admiten alcohol traído de cualquier lugar que no sea el propio barco.

 

galería. ¡Shopping!

7 / 8

¡Shopping!

Pasearte por la “calle” de tiendas de un crucero es como hacerlo por la principal arteria comercial de cualquier ciudad. En el caso del Bellissima cuenta con una “galleria” del mismo nombre (en la foto) donde se ubican los restaurantes temáticos y las tiendas. Cuenta con una boutique, negocios de joyería y relojes, perfumes, móviles… Lo que quieras y cómo quieras pero no cuando quieras, ya que estas tiendas solo abren cuando el barco está en alta mar, nunca en puerto. ¿La ventaja? Las compras están libres de impuestos, así que esto de ir de shopping puede convertirse en un pasatiempo muy fructífero.

piscinas. Piscinas & Spa

8 / 8

Piscinas & Spa

Dos piscinas exteriores, otra zona de piscinas interior… Te garantizamos que no habrá problemas de aforo. Y ojo con el spa, porque siempre es una de las niñas bonitas de cualquier crucero que se precie. Hay cabinas de tratamiento (en el Bellissima hasta 20), un amplio menú de masajes y faciales, área termal, salón de peluquería, manicura y pedicura y, en ocasiones, hasta barbería. Pregunta, porque te sorprenderá lo que un crucero puede hacer por ti (incluidos pequeños retoques estéticos). ¡Buen viaje!

 

Te puede interesar:

Viajes gastronomía
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?