Psico

Formas de procrastinar sin sentirte culpable

El procrastinar es un mal endémico de nuestro tiempo. Pero no te asustes, aunque es muy fácil caer, hay formas de sacarle provecho.

Actualizado a

lista

Venga, sé sincera conmigo. Mírame a la pantalla. Léeme estas líneas y dime que no estás procrastinando.

 ¡Ves! Lo sabía.

Caer en la procrastinación es muy fácil. Cuando menos lo esperas, ¡zas!, estás procrastinando como un nini de pura cepa. En ocasiones lo hacemos con tanto gusto y tan bien que lo convertimos en un arte.

Pero por si te estás haciendo la sueca con el tema y piensas que no sabes de lo que te estoy hablando, te lo voy a explicar. Eso de procrastinar es perder el tiempo. Es demorar las responsabilidades. Es no tachar líneas en la agenda. Pero para dejarlo más claro, invoquemos a la RAE:

procrastinar

 1. tr. Diferir, aplazar.

prioridad

EL AUTÉNTICO ENEMIGO DE LA PRODUCTIVIDAD

El verdadero problema de procrastinar, cuando lo haces en horario de productividad, es que tu rendimiento puede caer en picado. Hay muchas formas de engañarlo. Y el punto de partida para el proceso de engaño es la sinceridad. Ser sincera contigo misma y admitir que lo estás haciendo. Aunque dentro de esa sinceridad te sigas engañando, sobre todo en la prioridad de las tareas que tienes pendientes.

A veces es necesario. Estás en una situación en la que el descanso pleno te va a hacer bien. Déjalo estar. Desconecta. Pero si detectas que lo que no te apetece es enfrentarte a hacer algo en concreto, está claro que va a empezar a convertirse en un problema para ti.

 

libreta

Una de las soluciones más reconocidas es la llamada Procrastinación Estructurada. La ideó un filósofo de Stanford, John Perry, que se autodenominaba como un ‘procrastinador natural’. Su propia naturaleza lo arrastraba a la procrastinación más profunda. Así que tomó una decisión: hacer listas de las tareas en orden de prioridades y engañarse a sí mismo.

Me explico. Como siempre hacía primero las tareas más nimias y que escribía al final de una lista, siempre terminaba dejando las más importantes en la cabeza. Así que vio muy claro lo que tenía que hacer: decidió colocar las tareas verdaderamente relevantes a mitad de la lista. Nunca al final, pero tampoco al principio. De esta forma, las tareas más importantes nunca las volvería a realizar las últimas.

 Suena bobo, ¿verdad? Pues es un sistema que le valió a él para superarlo y, con el tiempo, a mucha gente más.

LA PROCRASTINACIÓN POSITIVA

Pero si estás procrastinando y sabes que no vas a ceder. Luchando contra ello, lo único que vas a conseguir es sentirte mal. Probablemente sigas procrastinando con un sentimiento de culpabilidad demoledor.

Por eso, cuando te encuentres en ese momento, abrázate al procrastinar e intenta hacerlo de la forma más positiva posible.

Te dejamos unas ideas.

1-4
Concierto. INVESTIGA A TU BANDA FAVORITA

1 / 4

INVESTIGA A TU BANDA FAVORITA

Ya has tomado la decisión de no enfrentarte a la TAREA. Esa que huyes. Pues bien. Entonces goza. Investiga a tu grupo o cantante favorito. Investiga sobre su vida. Busca temas inéditos. Busca fechas de sus próximos directos. Quizás encuentres una fecha oportuna para ir a verlos. Agéndala. Pero sin presiones. Claro. No te lo tomes como una tarea. Recuerda: ir al concierto de tu banda favorita no es una tarea primaria que diferir.

pelicula. MÍRATE AQUELLA PELI DE LA QUE TE HABLABA UNA AMIGA

2 / 4

MÍRATE AQUELLA PELI DE LA QUE TE HABLABA UNA AMIGA

Es el momento de salirse del todo de tu lista de tareas y buscar asuntos de ocio pendientes. Algún gozo audiovisual podría estar bien. Intenta recordar la conversación o mándale un texto a tu amiga. “En qué plataforma estaba la película aquella…?” Acomódate bien y solo usa el brazo de la mano con la que manejes el mando a distancia. O control remoto. Como prefieras llamarlo. Cero presiones. De esta forma habrás hecho un check fílmico mientras continuas aplazando tus tareas importantes.

shopping. PREPARA LOS DETALLES MAS GOZOSOS DE LAS TAREAS MÁS INSOPORTABLES

3 / 4

PREPARA LOS DETALLES MÁS GOZOSOS DE LAS TAREAS MÁS INSOPORTABLES

Por ejemplo, si tienes que prepararte una reunión, tal vez sea el momento de ir pensando en que te vas a poner. Puedes entrar en tiendas online y buscar el outfit perfecto para el momento. Esto puede acabar siendo la mar de divertido. No compras por comprar. Estás dando un pequeño paso hacia una tarea importante.

amigos. APROVECHA PARA CULTIVAR AMISTADES QUE ESTABAN EN BARBECHO

4 / 4

APROVECHA PARA CULTIVAR AMISTADES QUE ESTABAN EN BARBECHO

Ya que has des-atareado tu día o tu jornada o tu mañana o lo que sea, puede que sea un buen momento para retomar el contacto con alguna gran amistad con la que hace mucho que no tienes contacto. Pero recuerda, la amistad debe ser natural. No hay que forzar nada. Nunca debe ser una obligación. Nunca debe estar en una lista de tareas. Y nunca debes aplazarla.

LEERTE ESTE ARTÍCULO E INFORMARTE UN POCO MÁS SOBRE EL PROCRASTINAR

Una vez que sabes que es lo que está sucediendo y ante la imposibilidad de realizar tareas pendientes, una gran opción sería informarte sobre el asunto. No solo para poner remedio, si no porque en la información está la llave. El saber es poder.

Hasta aquí nuestros consejos. Y ya que has llegado hasta el final, solo me queda decirte que no lo dudes y que te pongas manos a la obra. Ya sea con una tarea o procrastinando lo más positivamente posible.

Que tengas un muy buen día.

Te puede interesar:

lifestyle trabajo
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?