Invierno deluxe
CONTENIDO PATROCINADO

Lifestyle

Escapada a la nieve: cuatro hoteles singulares para disfrutar del esquí

¿Estás buscando un viaje exclusivo y diferente? Estas propuestas son ideales si quieres practicar tu deporte favorito con un plus

Escapada a la nieve

L'Ovella Negra. D.R

Parece que el invierno al fin ha hecho acto de presencia con el consiguiente frío y la esperada llegada de la nieve.No solo por aquellos aficionados al esquí, sino también por todos a quienes les guste el paisaje nevado y las actividades que ofrece.

Si eres de las que amas el esquí o de las que prefiere el après ski, ambas opciones localizan su centro neurálgico en los hoteles de montaña, los alojamientos en las estaciones o los lodge más íntimos, aquellos donde la decoración estilo nórdico, el fuego en la chimenea, las mantas de lana y las bebidas calientes son parte del cuadro.

Para que disfrutes todo lo posible de la temporada, te traemos cuatro ideas que, bien por su novedad, bien por estar en lugares en lo que quizás no habías pensado o bien por esa mezcla de modernidad y encanto, merecen que las tengas presentes a la hora de planificar una escapada. Será un gusto conocerlas.

Escapada a la nieve
D.R.

Andorra Park Hotel. Estamos ante uno de los principales hoteles de Andorra, un establecimiento pionero que, además, está situado a tiro de piedra de la Avenida Maritxell, esa larga calle peatonal donde se concentra la mayor parte del shopping del Principado. Si la nieve te permite tiempo libre, ya sabes por dónde pasear. Sus 97 habitaciones (que el cartel ‘cinco estrellas’ no te disuada; sus precios están realmente bien) son amplísimas, todas con vistas y todas con terraza privada. Observar el valle desde ellas es puro espectáculo.

Obviamente, hay Wi-Fi, pero lo peculiar aquí es el sistema que emplean, llamado Clean Wi-Fi Room y que permite conseguir un ambiente libre de radiaciones. Punto para Andorra Park y su apuesta por volverse cada vez más sostenible. Regresando al tema habitaciones, toca hacer un poco de historia, porque originalmente el hotel era una especie de chalet alpino (grande y señorial, eso sí). Aquel primer establecimiento abrió a finales de los 50 convirtiéndose en un referente para andorranos y visitantes, ya no solo debido al edificio en sí, sino gracias también a su piscina, excavada en la roca y punto de encuentro de generaciones andorranas durante muchos años. Posteriormente se fue construyendo el resto de habitaciones, con un estilo brutalista que contrasta con el edificio original pero, que curiosamente, fluye junto a él. Y es precisamente en el bloque primigenio donde se esperan muchos cambios en un futuro próximo: una vez reformado el interior y reducido a 14 junior suites, se confía en recuperar pronto el porche y dotar a la zona de un aspecto aún más ‘lodge nórdico’.

Hasta el momento, el resto del hotel te ofrece todo lo que puedas desear y aun más: un área wellness donde los masajes descontracturantes y relajantes –atenta a los productos que utilizan, de la marca The Organic Pharmacy, un placer para los sentidos– son deber de obligado cumplimiento y que cuenta también con zona de aguas y una gran piscina interior; pistas de pádel; gimnasio de gran tamaño muy bien aprovisionado; obras de arte dispuestas por todo el hotel, empezando con el enorme retrato de Marilyn Monroe firmado por Antonio de Felipe que preside el hall; una pastelería; sala de yoga e incluso una sala de ballet donde –ojo al dato- han actuado las más importantes compañías europeas (sí, Andorra Park también tiene oferta cultural) y actualmente también se imparte regularmente clases de ballet.

Es más, el hotel ofrece dichas sesiones como actividad complementaria. ¿Te imaginas ir con tus amigos o familia y aprender juntos unos pasos de ballet? Se puede. Y si eres de las que prefiere pasar más tiempo al aire libre o relajarte en una terraza tras la práctica del esquí, existe dicha posibilidad, porque, a pesar de encontrarse en un entorno urbano, Andorra Park pone a tu disposición 15.000 metros cuadrados de jardín, que se dice pronto, donde no faltan ni el huerto urbano ni esos rincones en los que hallarás convenientemente distribuidos comodísimos sofás que en primavera y verano son de lo más gozosos. En cuanto a la gastronomía, la visita al restaurante La Pérgola es de obligada prescripción. Está en el medio del jardín, al cual se accede por una especie de pasarela exterior.

Y el interior todavía es mejor, porque allí no falta los platos de trufa, el Royal de corzo con setas o castañas, el arroz seco con cigala o el enorme chuletón. Déjate aconsejar respecto a los vinos y prueba los caldos de la tierra. También las cervezas artesanas. A los fanáticos del esquí decirles que las pistas de Grandvalira se encuentran muy cerca (bueno, la realidad es que en Andorra todo está cerca) y es verdad que tienes hoteles más próximos a ellas, pero con este unirás deporte, ocio urbano y shopping además de la satisfacción de alojarte en un edificio histórico en el mismo centro de Andorra La Vella. Ah, y una cosa que a lo mejor no sabes: puedes llegar hasta Andorra en coche, en tren de alta velocidad desde Barcelona y Lleida y desde Madrid también en avión, gracias a un vuelo de fin de semana que sale de la capital y aterriza en la vecina Seu de Urgel. Lujazo.

Reservar

Escapada a la nieve
D.R.

Maribel Hotel. Un chalet alpino en Sierra Nevada que prácticamente vas a estrenar debido a su reciente apertura. Con la sabia mano de Puente Romano Beach Resort y Marbella Club (reputadísimos expertos en ocio y hotelería) detrás, el edificio, a pie de pista de esquí, es el perfecto refugio si buscas recuperarte después de una larga jornada de práctica deportiva. Su tamaño (aloja 29 habitaciones y suites) es parte de su exclusividad, ya que prácticamente desde el primer día que abrió puertas cuelga el cartel de completo y lo cuelga pronto.

El estilo decorativo es nórdico y acogedor y tiene una terraza exterior donde se está muy a gusto y que es un rincón privileigiado para disfrutar de un chocolate caliente o un cóctel mientras se pone el sol. Por cierto, que justo en la terraza dispones de un acceso a la pista Maribel que da nombre al hotel. Si prefieres la calentita vida de interior, en el lobby encontrarás también un bar para el esparcimiento e incluso una biblioteca con profusa cantidad de volúmenes a disposición de los huéspedes. También el restaurante es un place to be gracias a la experiencia llamada “club gastronómico” que , por supesto, incluye productos de la zona y tapas. ¿Más cosas? Hay chimeneas por doquier para contribuir al ambiente cálido, plaids de pelo y madera finlandesa. Vamos, que no le falta detalle.

Reservar

Escapada a la nieve
D.R.

Cub Med en Val d’Isere. Si no has estado en los Alpes franceses te avanzamos que aquí puedes ver paisajes que no imaginabas. Y que no se trata de un lugar aspiracional, porque su cercanía con España permite que los viajes hasta allí sean rápidos. Pero vamos a lo que vamos: en la cordillera alpina, concretamente en Val d’Isere, entre Ginebra, Lyon y Turín (más o menos), es donde Club Med lleva ofreciendoescapadas de esquí y relax desde los años 60. Son varios los alojamientos que la compañía tiene en la zona, pero el que hoy te traemos es el primer Club Med Exclusive Collection. ¿Lujo? Mucho. De ese que merece la pena experimentar al menos una vez en la vida. Pero centrémonos en lo que es Val d’Isere porque no se trata de un chalet alpino propiamente dicho ni tampoco de un hotel: diríamos que más bien un resort. O un pueblo sui generis.

Allí, distribuidas en diferentes edificios, mas de 200 habitaciones, todas ellas de las categorías deluxe y suites. Lógicamente, también hay zonas comunes con espacios para que jueguen los niños o se organicen talleres; una bolera y clubs pensando para el disfrute de diferentes edades. Obviamente, tiene restaurantes y todo ha sido ideado con comodidad de los huéspedes en mente, desde los materiales empleados en la decoración, pensados para invitar al descanso, hasta la atención personalizada. Y, como es de rigor, en sus propuestas de alto nivel no falta el spa y una larga carta de actividades, algunas tan originales como la de aprés-ski con escalada de árboles en el bosque nevado (aparece tal cual en el programa) que pueden disfrutar familias enteras, o una caminata nocturna por la zona (con guía) donde los niños siempre son bienvenidos.

Reservar

Escapada a la nieve
D.R.

L’Ovella Negra. Atenta a este sitio porque es uno de los secretos mejor guardados, no solo de Andorra, sino de todo el Pirineo. Ubicado prácticamente en la frontera del Principado con Francia, estamos en un Mountain Lodge en el epicentro del Vall de’Incles, de donde parten y a donde llegan algunas de las rutas de senderismo que recorren los paisajes más bellos de la zona. Fuera del edificio principal hay un chiringuito que en primavera es puro bullicio y en invierno sirven refrigerio y vino caliente que sabe a gloria.

Dentro, el chalet de montaña cuenta con un restaurante donde se come muy, muy bien (productos de la zona y de temporada y recetas tradicionales con un twist) y cuatro habitaciones –dos dobles y dos para cuatro personas–, todas con vistas al valle y habilitadas para que el relax sea completo. El descanso es precisamente la razón de que a partir de las once de la noche cese el servicio del restaurante: garantizar el descanso de los huéspedes que se animan a llegar hasta allí es lo principal. En cuanto a actividades, ellos mismo te pueden organizar tu visita a las pistas o, si lo prefieres, existe la posibilidad de poner a tu disposición tu propio guía de montaña que te conducirá por los parajes de esa parte de la cordillera (muy recomendable un paseo sobre raquetas) para conocer el lugar.

¿Qué ocurre cuando nieva mucho y el Mountain Lodge se convierte en un refugio aislado en medio del valle? No hay problema porque continúa a pleno rendimiento. De hecho, entre sus haberes cuentan con un vehículo especial (una ratrak, al que algunos llaman oruga), que te recoge a una hora determinada en el último punto donde puedes llegar en coche, te lleva al lodge y te devuelve cuando acaba tu estancia. Tanto si te alojas o solo vas a disfrutar de la gastronomía. Porque, optes por la opción que optes y actividades deportivas aparte, ambas merecen la pena: L’Ovella Negra es un secret place mágico; nos darás la razón cuando lo conozcas.

Reservar

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?