Dime cómo comes y te diré de dónde eres

Repasamos las costumbres más curiosas de las distintas mesas del mundo

Actualizado el

Dime cómo comes y te diré de dónde eres
Gtresonline

Sí, las costumbres en la mesa son diferentes en función del país en el que estamos. Lo que puede parecer señal de buena educación en un lugar a lo mejor es un acto grosero en otro. Wimdu, la mayor plataforma online europea de alquiler de apartamentos privados, ha recorrido los diferentes países del mundo para analizar el protocolo más habitual que tienen en torno a la comida. Toma nota:

Alemania: Nunca cortes las patatas.
En Centroeuropa la patata se utiliza como guarnición en muchos platos y hasta es habitual comprarla en puestos callejeros. Sin embargo, en el país germano no es costumbre utilizar el cuchillo para cortar patatas, ni siquiera si son asadas. Lo correcto sería aplastarlas con el tenedor. Así puedes conseguir una especie de puré, que permitirá que se integre mejor con la salsa.

Corea del Sur: Los platos, con las dos manos.
Cuidado con calentar demasiado la comida o incluso los platos, porque en Corea del Sur te puedes quemar. Aquí no se ofrece un plato o un vaso con una mano solo, es mejor servirlo con las dos manos. Es señal de respeto y cordialidad, sobre todo, con los más mayores, a los que también se espera para empezar a comer.

Francia: Arriba las manos.
¡Cuidado con hacer manitas mientras se está comiendo en Francia! En el país galo es incorrecto poner las manos sobre las piernas cuando estás sentado para comer. Estas deben permanecer visibles sobre la mesa, sin apoyar los codos, cuando no utilizas ningún cubierto.

Georgia: Los brindis, de un trago.
Es fácil emborracharse en este país. En Georgia no se bebe un sorbito al brindar: la copa se termina de un solo trago. Es por este motivo que el recipiente suele ser de tamaño pequeño. Allí, a las cenas de fiesta se las llama “supra”. Comienzan con una “tamada” o un “brindis master”, que serán el pistoletazo de salida a varios brindis a lo largo de la cena.

Gran Bretaña: Los espárragos, con los dedos.
Si en la Edad Media, los cubiertos formaban parte de la nobleza, mientras que el pueblo llano comía con los dedos, en la Gran Bretaña de nuestros días, los espárragos aún se comen con los dedos. Siempre. Cógelos desde el extremo del tallo y mójalos en salsa. La parte menos tierna se deja en el plato.

Hungría: Prohibida la cerveza desde la Revolución.
En este país, la cerveza da más mala suerte que el agua. En Hungría no se brinda nunca con cerveza, sino con cualquier otra bebida alcohólica. Cuentan que en la Revolución Húngara de 1848, los vencedores austriacos lo celebraron brindando con cerveza. Desde entonces, los húngaros prometieron no utilizar nunca esta bebida para hacer este gesto; una tradición que perdura hasta nuestros días.

Japón: No estás en una plaza de toros.
En Japón, los palillos chinos no son dos banderillas. Por tanto, no los claves nunca en el bol de arroz; apóyalos en horizontal o déjalos en un platito aparte. Un bol de arroz con los palillos chinos clavados es la ofrenda que se hace en un funeral budista japonés. Por eso, es señal de mala suerte si se realiza fuera de este ritual.

México: Príngate las manos con los tacos.

La comida mexicana es bien conocida en el mundo entero, pero si todavía hay algún despistado, los tacos no se comen jamás con cubiertos. Se agarran por la parte superior, ayudándonos con el pulgar, los índices y el dedo medio. Y ¡cuidado! Si un mexicano te dice que es “picante medio” significa que es muy picante. ¿Quieres saber lo que significa “enchilarse”?

Tailandia: El tenedor nunca roza la boca.
Hasta el siglo XVII, en Europa, usar el tenedor era símbolo de afeminamiento. No sabemos si esta es la razón de su poco uso en Talilandia. En este país, la cuchara es el utensilio por excelencia y los tenedores solo se emplean para ayudar. Además, los palillos chinos únicamente están para la comida china servida en boles. Cuentan que el rey Chulalongkorn descubrió las cucharas y los tenedores en su primera visita a Europa en el año 1897. Hasta entonces, los tailandeses comían con las manos.

Loading...