Entre vinos
CONTENIDO PATROCINADO

Lifestyle

Un día de vendimia con Paula Echevarría y Marta Hazas

Las dos actrices disfrutaron de la oferta enoturística de Rioja

Un día de vendimia

Si te decimos Rioja seguro que te suena a gloriosos vinos tintos con cuerpo y sabor que siempre son garantía de éxito en cualquier mesa y ocasión. Pero D.O.C. a Rioja (que en realidad agrupa tres zonas: Rioja alta, Rioja Alavesa y Rioja Oriental) es mucho más. Muchos más vinos –atención a sus blancos, espumosos y rosados– y, sobre todo, muchas más experiencias que las sensitivas derivadas de probar sus preciosos caldos. Animadas por la reputación de Rioja como destino enoturístico líder en España, acompañamos a Paula Echevarría y Marta Hazas durante una visita a algunos de los viñedos de la zona para vivir in situ las muchas ‘aventuras’ que ofrece la Denominación de Origen. Y, además de disfrutar con y junto a ellas de algunas de las experiencias más atractivas, en esta fiesta de los sentidos aprendimos varias cosas. Por ejemplo, que Rioja puede presumir de unas cifras que marean: 65.000 hectáreas, 15.000 viticultores y 144 municipios. A ello hay que sumar unas 600 bodegas de las cuales alrededor de 200 son visitables. Dichas visitas van desde el simple recorrido por las bodegas, acompañado de un curso acelerado de cata, hasta cosas bastante más elaboradas como un muy instagrameble viaje en globo sobre los viñedos y que –aquí coincidimos todas y todos– nos parece un regalazo.

Durante nuestro día de vino y rosas, nos trasladamos a Bodegas Manzanos para empezar con la actividad de vendimia en unas viñas que tienen más de 80 años de antigüedad. De hecho, sus cultivos de Graciano (una variedad de uva) son los más viejos del mundo. Acompañadas de nuestras celebrities aprendimos, no solo cómo se cortan los racimos de uva para meterlos en sus tinajas, sino también el esfuerzo que hacen las bodegas por trabajar de forma sostenible. Pasear a lo ancho y largo de los terrenos fue una lección de esfuerzo, pero llegar hasta ellos nos pareció una experiencia maravillosa. Sobre todo porque lo hicimos subidos a un Hammer de aquellos que el ejército americano empleó en la Guerra del Golfo Pérsico y que los responsables de las bodegas adquirieron en una subasta en Estados Unidos. Hoy, recorrer los viñedos en uno de estos vehículos con tanta historia (y capaz de adentrarse por los terrenos más escarpados) cuesta 140 euros por persona y los pasajeros van siempre acompañados de un experimentado conductor. También hay otras maneras de moverte entre vides, siendo los paseos en bicicleta unos de los más populares, tanto por su coste (depende de cada bodega) como por la posibilidad de realizarlos en familia. Estos recorridos se pueden efectuar solos o con guía. Si optas por la segunda opción, ya te adelantamos que la gente de Rioja está encantada de mostrar sus tierras y explicarte el compromiso que han adquirido con ellas y que se remonta a varias generaciones.

Siguiendo con la agenda marcada por nuestra jornada enológica, la segunda experiencia que vivimos junto a Paula y Marta fue el pisado de la uva. Sí, suena muy a la película Un paseo por las nubes y es tan divertido como parece. La sorpresa llegó cuando los responsable nos comentaron que el líquido extraído del pisado se puede beber y que, además, está rico. Obviamente, el tiempo y la propia evolución de la industria han sustituidos los antiguos pisados por métodos menos manuales, pero no son pocas las bodegas que siguen ofertando esta actividad, diseñada como una fiesta en sí misma.

Durante el tiempo que compartimos con los bodegueros, nos enteramos de que otra de los grandes atractivos de la zona es su oferta hotelera. Los fines de semana, los establecimientos (de diferentes categorías) llegan hasta un 95% de ocupación y los clientes disfrutan también de otras propuestas enoturísticas, como son las sesiones de spa, el enomasaje o la vinoterapia, que además de relajantes, resultan saludables. Entre los programas de actividades de Rioja, vimos otras que nos han llamado particularmente la atención hasta el punto de ficharlas para futuras escapadas: los talleres de pintura empleando vino (pintar y beber sabe a gloria) o la práctica de yoga y mindfulness en medio de los viñedos, que si te suena a fantasía es porque lo es.

Un día de vendimia

Marta lleva camisa de Antik Batik, falda de The IQ Collection y botas de It Shoes. Paula, vestido de Momoni y botas de It Shoes. Joyas, de Agatha Paris. Fotografía: Bernardo Doral.

En nuestro caso, la mejor manera de coronar la intensa jornada fue un picnic entre vides. Porque sí, también esta es una activad incluida en muchas de las bodegas y muy gustosa, por cierto. Los vinos son una maravilla, verdad, pero la gastronomía riojana no se queda atrás. En el caso de nuestras actrices, no perdonaron los quesos ni las menestras, pero se quedaron (mejor, nos quedamos) con las ganas de repetir y degustar los espárragos de Navarra, las setas de Pradejón o la coliflor de Calahorra, productos de la zona que maridan con sus vinos y se sirven en los bares y los restaurantes riojanos (algunos galardonados con estrella Michelin).

Al anochecer, cena en las Bodegas Viñedos del Contino, donde el menú incluía hasta 22 de los mejores caldos de Rioja, y hora de sacar conclusiones. Entre ellas, que Rioja no solo oferta buen beber y buen comer; que cualquiera de las experiencias, de diferentes precios y en distintas localizaciones, son una celebración para los sentidos y aúnan todos los ‘paladares’, desde aquellos que aman al deporte hasta los que pretenden bucear en la antropología de la zona pasando por quienes quieran vivir aventuras deluxe; que toda visita se puede personalizar; que hay actividades de todos los precios y para todas las edades; que las catas son una experiencia, no solo de descubrimiento, sino de enamoramiento del mundo del vino y que es del todo imposible recalar en una bodega sin curiosear por su tienda y acabar llevándote alguno de los riojas más reputados del mundo. Nosotros no pudimos resistir la tentación…

Si quieres más información sobre enoturismo y actividades, contacta con Rioja, Bodegas Manzanos y Bodegas Viñedos del Contino.

En la imagen de apertura, Paula luce total look de Zara y Marta camiseta de Zara y vaqueros de The Kooples. Fotografía: Bernardo Doral. Maquillaje y peluquería: Miguel Álvarez (Paula) y Lau Pérez (Marta).

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?