Decoración

La casa de la actriz Belén López, un refugio gaditano en el que disfrutar de las buenas vibraciones.

Tras el éxito de la serie 'White Lines', la actriz Belén López regarga pilas a pocos metros del mar, en Cádiz. Su casa está ideada para transmitir buenas vibraciones.

Actualizado a

Belen Lopez casa (2)
Belén, vestida con faldas compradas en mercadillo (una de ellas la lleva a modo de vestido), posa con su perrita Gloria ante un espejo que le regaló su prima Dori y que su amiga Diana Ramírez (actriz e interiorista) pintó y redecoró con tela.

El paraíso de Belén López se esconde en Vejer de la Frontera, provincia de Cádiz, un lugar en el que la actriz se refugia desde “hace más de 17 años” y donde, cuando llega el buen tiempo, reúne a sus amigos. “Esta casa es para disfrutarla, para llenarla de gente, de risas”, nos dice una Belén exultante y orgullosa de la transformación de esta antigua cabaña en una vivienda con salón, cocina, baño, dos dormitorios (uno en altillo), terraza y un pequeño estudio de música. Porque sí, aquí fue donde Belén y su pareja, el guitarrista Añil Fernández, pergeñaron Desconcierto, el primer disco de esta artista ya multidisciplinar. “Vinieron unos amigos –Rosario, Antonio Carmona, Vicente Amigo y el músico Jorge Pardo–, les enseñamos lo que ya teníamos y nos pusimos a ello”, cuenta Belén. “Esa energía improvisada no la consigues tú en un gran estudio. La armonía de ese día se ha transformado hoy en un disco que me llena de orgullo”.

De aquella cabaña original queda la estructura principal y poco más. El hermano de Belén, el pintor Txiki López –“el verdadero artista de la familia”– le hizo el porche, al que siguió la cristalera que lo cierra al exterior convirtiéndolo en salón. Y su amiga interiorista Diana Ramirez le asesoró y le ayudó a decorar. “Queríamos que, aún estando dentro, tuvieras la sensación de encontrarte fuera. Esa es la filosofía de toda la casa”, explica Belén. “Incluso el baño se creó bajo ese concepto”.

Belen Lopez casa (1)
La actriz y cantante, en el salón de su hogar. Belén lleva top de Notelodigo (notelodigo.com) y falda comprada en un mercadillo. Los pendientes son herencia de su madre.

En medio de semejante ecosistema de luz, el agua es una de las grandes preocupaciones de la actriz. “Hay poca y, por eso, he creado un jardín con plantas que sobreviven en condiciones extremas. Pero albergaba la ilusión de hacer una piscina y lo conseguí, aunque no te voy a negar que fue muy complicado. Tuvimos que ir a por las piedras a una cantera y, claro, me decían que aquel peso no lo íbamos a poder mover. Ahí estaba yo, erre que erre: ‘tirad las piedras donde caigan y ya lo vemos’. De pequeña me bañaba en las pozas; yo quería una poza y nada más”. Aparte de la piscina, cuya agua se limpia religiosamente, el terreno cuenta “con una pequeña charca que nos hizo el director de cine Salvador Calvo y que ahora se retroalimenta gracias a un motor y a una lámpara que impide que las algas se pongan verdes”. Es la ‘casa’ de los peces de la finca que, unidos a las gallinas, dos gatos y una perra, componen el peculiar ‘zoológico’ de la pareja.

Belen Lopez escalera
Belén, con vestido de Iván Campaña (ivancampana.com).

En el interior de la vivienda encontramos, sobre todo, muebles reciclados y de mercadillo y detalles de Marruecos, India o Turquía. Hay saris convertidos en cortinas, un tapete de seda comprado en Turquía (“nos atendió un hombre que había trabajado como actor en la película La pasión turca, fíjate qué casualidad”) y poco objeto de tienda. “Somos más de dar una nueva vida a muebles de segunda mano”, cuenta Belén. “Eso sí, cuando viajo a Marruecos, vuelvo con el coche cargado de cosas.”

Belen Lopez guitarra
Detrás de Belén, una hamaca paraguaya comprada en Brasil. Hay varias repartidas por la casa, incluida una que el actor Paco León le trajo de México.

A la actriz, que tiene una peluquería en su Sevilla natal (Bel & Co, en la calle Luis de Vargas 8), el confinamiento la sorprendió saboreando el éxito de White Lines, la serie de Netflix en la que da vida a la madre de Juan Diego Botto –“creo que le saco cinco años. La caracterización no fue fácil, pero como el cine es magia...”– y ahora espera que se reactiven sus conciertos y los rodajes mientras decide si desmantelar su casa de Madrid y mudarse definitivamente a Cádiz. “Parece que voy a rodar La fortaleza, película de Chiqui Carabante, en febrero, así que tengo tiempo para pensármelo”, reflexiona. “De todas formas, mi sueño, o por lo menos uno de los más importantes, está cumplido con esta casa. Lo bonito es saber lo que necesitas y aquí yo preciso de poco, porque artísticamente me siento realizada y estoy conectada con la naturaleza, algo que para mí es muy importante. Mi trabajo me hace ir a la ciudad, pisar la alfombra roja... Necesito este lugar para hallar el equilibrio.”. 

1-11
BelenLopez-casa-cabaña

1 / 11

La casa de Belén López

Delante de la casa, una tabla de paddle surf, hecha con corcho, que Belén quiere transformar en mesa.

BelenLopez-piscina

2 / 11

La piscina

La piscina está hecha con piedras de cantera.

BelenLopez-cabaña

3 / 11

La entrada

Entrada de la casa (que Belén compró sin verla, solo por foto, “mientras rodaba la película La distancia”) vista desde el jardín. La sillas y el armario del interior son de IKEA (ikea.es). Este último está cubierto por una tela turca.

BelenLopez-salon

4 / 11

El salón

En el salón, el sofá de la izquierda era del padre de Belén; los cojines son de Marruecos y Turquía; las lámparas, recicladas (cambiaron las tulipas) y los corazones en torno a la viga, de México.

BelenLopez-perro

5 / 11

La mascota

Gloria, la perra de Belén, descansa sobre una alfombra marroquí. dec

BelenLopez-escalera

6 / 11

La escalera

Escalera exterior que conduce a la terraza.

BelenLopez-cocina

7 / 11

La cocina

La cocina y, al fondo, el baño. La encimera es de Aqua (Carretera Nacional 340, km 19, Conil de la Frontera) y los tiradores, de la India. Las contraventanas pertenecen a la cabaña original, que sirvió de embrión para construir la casa.

BelenLopez-dormitorio

8 / 11

El dormitorio

El espejo del dormitorio es de Bali. A su lado, telas africanas a modo de cortinas.

BelenLopez-macetero-madera

9 / 11

El detalle

Dentro del carrito, regalo de la sobrina de Belén, flores de Floreando (floreando.net). Las piedras han sido pintadas por niños (“siempre tenemos alguno de visita”).

BelenLopez-despacho

10 / 11

El estudio

El estudio de música de la actriz, uno de sus rincones favoritos. Muchos de los objetos y muebles de la casa proceden del mercadilllo Campano, que se celebra sábados y domingos en Chiclana.

BelenLopez-espejo

11 / 11

El jardín

En el jardín y junto a la cama (reciclada) una puerta que trajo Belén de su último viaje a Marruecos. Delante de ella, balancín para ejercitar movimientos de surf.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?