CONSEJOS

¿Estás usando bien la mascarilla? 8 errores que quizá cometes (y sus soluciones)

No basta con llevarla. Hay ciertos aspectos que puedes estar descuidando en relación a este 'complemento' y los expertos nos cuentan cuáles son.

Actualizado a

Errores al llevar mascarilla

APÚNTATE AQUÍ A NUESTRA NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOVEDADES DE INSTYLE

Desde que el coronavirus irrumpió en nuestras vidas, la mascarilla se ha convertido en la protagonista indiscutible del día a día, sobre todo a raíz de que las comunidades autónomas comenzaran a imponer la obligatoriedad en su uso tanto en espacios cerrados como abiertos. Este inesperado 'complemento' parece que nos acompañará durante muchos meses, así que muchas firmas de moda se han puesto manos a la obra y han lanzado sus propios diseños (¡incluso las hay con detalles joya!). Lo que está claro es que a día de hoy ya estamos todos acostumbrados a llevarlas y hasta se nos hace raro ver a alguien prescindir de ella. Y sí, aunque es un problema menor, nuestra piel ya ha empezado a sufrir las consecuencias, el denominado maskné.

Sin embargo, el hecho de que ya nos hayamos adaptado a ellas no quiere decir necesariamente que las estemos llevando bien. Y es que no basta con llevarla, pues hay ciertos errores que seguramente estés cometiendo sin darte cuenta y que hacen que no te proteja lo suficiente. Los expertos de lamasQ nos cuentan cuáles son y cómo solucionarlos. ¡Atenta!

  • Descuidar la higiene de manos al manipular la mascarilla. Al estar en contacto con un gran número de superficies llenas de patógenos, las manos son el transporte idóneo para las bacterias, por eso se recomienda lavarlas con frecuencia. Así que recuerda: antes de ponerte y sacarte la mascarilla, lávate bien las manos, ya sea con gel hidroalcohólico o jabón.
  • Quitarse la mascarilla para hablar. Está demostrado que la mascarilla no interfiere en el volumen de la voz, así que quitártela a la hora de hablar no solo es completamente innecesario, sino que echarás por tierra el esfuerzo de haberla llevado durante tantas horas seguidas.
  • Excederte en el tiempo de uso. Aunque debemos usarla en todo momento y se debe respetar el tiempo de uso de cada tipo de mascarilla, a veces no lo hacemos así . Los tiempos de uso correctos serían: para las quirúrgicas 4 horas, y en el caso de las higiénicas, 8 horas y después lavar.
  • Dejar zonas sin cubrir. Es importante que la mascarilla cubra totalmente nariz y boca, áreas sensibles a la exhalación e inhalación de virus y bacterias. El error consiste en no cubrir la totalidad desde el puente de la nariz hasta la zona de la barbilla.
  • Llevar la mascarilla demasiado ceñida u holgada. Esto conlleva que se creen áreas desprotegidas tanto en los laterales de la boca como en la nariz, y por tanto haya peligro de emitir y absorber bacterias y virus mediante la saliva. La mascarilla ha de adaptarse a la cara y forma de la cabeza de cada persona.
  • No prestar atención a cómo la guardamos. No vale quitársela y guardarla de cualquier manera en el bolso. Y no, tampoco debemos llevarla colgada del cuello, en el bolsillo o en el codo. Hacerse con un estuche biodegradable para esta función es la mejor manera de protegerlas mientras no las estamos usando, pues de lo contrario pueden contaminarse y perder su función.
  • No lavar con frecuencia las de varios usos. Es muy importante lavar las mascarillas después de su uso o bien desecharlas si así lo requieren. Desde la Clínica Dray aconsejan el lavado de las mascarillas de una forma frecuente y diaria, así como evitar su reutilización. "Debemos tratarlas como si fueran ropa interior", puntualizaba Lucas Navarro.
  • Elegir tejidos y materiales que no ofrecen una correcta protección, impiden respirar o que dificultan la correcta transpiración de la piel. "El tejido de la mascarilla debe ser respirable y si puede ser que contenga algún material bactericida, por ejemplo, el cobre en alguna de sus zonas o lugares", aconsejan desde la Clínica Dray.

Te puede interesar:

piel complementos consejos Accesorios
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?