Hola, verano

¿Cómo influye el solsticio de verano -y la Luna- en nuestra sexualidad?

Llegó el solsticio de verano, que trae con él un sinfín de referencias energéticas y sexuales, cielos estrellados y lunas tan increíbles como en ningún otro momento del año. Nuestro satélite mueve mareas y provoca las reacciones más arbitrarias. Pero no todo es cierto.

Actualizado a

luna mar

Hoy es el día: comienza el verano. Esto significa que es el día más largo del año –con más horas de luz solar- y, por consiguiente, su noche será la más corta. Desde tiempos inmemoriales, se le ha atribuido a esta noche –la más corta del año- un velo de magia, confluencia de energías y mucha, mucha sexualidad.

La sensación de vivir una noche que apenas dura unas horas, junto a la celebración del tan esperado y deseado solsticio de verano, elevan las energías a estadios de deseo casi incontrolables en nuestro imaginario.

Si a esto le sumamos el papel –real o ficticio- del influjo de la Luna, que según dicen concentra toda su energía en estas noches cortas, es muy probable que nos encontremos en una de las épocas más sexuales y el momento más idóneo para disfrutar de nuestra sexualidad. En especial para las mujeres, ya que la Luna es conocida como el astro femenino por antonomasia.

san juan

EL SOLSTICIO DE VERANO Y UNA BUENA NOCHE DE SAN JUAN

La tradición de celebrar la llegada del solsticio de verano es ancestral. Se inició con celebraciones paganas que daban el poder al fuego como una amplificación de la luz del Sol. Un apoyo para lo que significaría, a partir de ese momento, un notable declive de las fuerzas del gran astro, ya que sus días serían más cortos a partir de ese mismo instante.

También se les atribuía a este día, y esa noche, la autoridad de un nuevo ciclo. De este modo, el fuego se convertía también en un elemento purificador y potenciador del deseo y la lívido. La ecuación es sencilla: cuanto más calor exógeno recibimos, más se enciende nuestra llama interna, como nos contaba nuestro experto en un artículo anterior. Y si a esto sumamos la influencia de la Luna…

La noche de San Juan se celebra del 23 al 24 y significa, también, una traslación de la celebración de la llegada del solsticio de verano. Es muy popular en todo el mundo y en España existen muchos rituales que varían según la zona, pero que en definitiva, es la celebración del solsticio con fuego para la purificación –dejar atrás todo lo malo que te ha ocurrido el año anterior- y empezar de cero.

La luna de la noche de San Juan -y la de esta noche, en el solsticio de verano-, con sus energías concentradas, protagoniza un sinfín de rituales de sexualidad y belleza que puedes realizar sin ningún tipo de complicación y en tu propia casa.

luna

LA LUNA Y SU INFLUENCIA EN LA SEXUALIDAD FEMENINA

Se dice que el hombre es el Sol y la mujer la Luna. Se habla de una conexión directa, de una relación e influencia fuerte con la mujer. Esto es debido a algunos aspectos cíclicos coincidentes.

Los ciclos lunares cuentan con 28 días, al igual que el ciclo de la menstruación de la mujer. Esta coincidencia ha llevado a creer en la menstruación y en los ciclos de deseo femenino como una expresión de la influencia de la Luna: su luz y su energía.

Aunque no deja de ser una mera coincidencia, la influencia de la Luna es inevitable y real en cuanto a conexión directa con las ideas y las sensaciones humanas.

ciclo

FASES LUNARES. CICLOS FEMENINOS

Esto es así, la Luna tiene la capacidad de generar las mareas: altas y bajas. También produce cambios en la naturaleza como las plantas y los distintos animales –algunos de estos viven según los ciclos lunares-. Si esto es así, también puede afectar a la química de nuestros cuerpos. En realidad somos un 60% de agua y cargamos con, más o menos, 4 litros de sangre. Luego está lo de las hormonas; cuyos niveles suben y bajan a lo largo del mes. Es por esto por lo que se mantiene la creencia de que nuestro alabado satélite afecta a nuestra sexualidad, e incluso a la fertilidad y el mismísimo ciclo menstrual.

No hay una prueba científica que refute la influencia de la luna en nosotros, en nuestros estados de ánimo. Así que siguiendo el ciclo lunar, con la luna creciente nos sentimos con más energía, más optimistas, más receptivos y con más deseo.

La luna llena simboliza el estado perfecto de fertilidad. Es el momento de mayor energía. Las ganas y las entregas están en su mayor esplendor. Nuestra felicidad y entusiasmo son plenos. Por eso nos volvemos tan 'locos'.

La luna nueva se asocia a la introspección. Directamente asociada al fin del periodo. Una etapa más introspectiva y psíquica que conlleva a un alza al erotismo más pasional y que hay que saber aprovechar. Está muy vinculado a los anhelos y deseos más secretos. Aunque las energías son más débiles debido al cambio, existe la potencia de un renacer.

pareja

PASION POR LA LUNA: MITOS LUNARES

Si como decíamos, la Luna tiene la capacidad de mover los mares, afectar a los animales y plantas y provocar en nosotros reacciones de lo más inexplicables –o reacciones que asumimos son debidas a la Luna como buenas lunáticas que somos-; también es verdad que no todos los dones que se le atribuyen a nuestro querido satélite son reales. Es más, hay mucho porcentaje de arbitrariedad y el anhelo del ser humano con respecto a estos mitos.

Entre los mitos a desmentir, encontramos el de casarse con luna creciente. Según este mito, si lo haces así, el matrimonio será feliz y duradero. ¡Ojalá!

También está el de cortarse el pelo en luna llena, que según las leyendas urbanas, ayuda a que te crezca más fuerte y rápido.

Para terminar queremos resaltar, que no hay científico que pueda asegurar que no es real la influencia de la Luna en el ser humano. Por eso, tal vez, incluso los mitos desmentidos, tengan su porcentaje de veracidad. Porque por muy escépticos que nos pongamos, ¿quién no le ha echado alguna vez la culpa a la Luna?

Te puede interesar:

pareja ocio Verano Mujeres
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?