Las más cool

Cinco terrazas de Madrid para dar la bienvenida al verano

Relax, propuestas de tardeo, cócteles y buena gastronomía. ¡Lo tienen todo!

Cinco terrazas de Madrid
Bakan
Chus Salido
Chus Salido

Redactora Jefe

Actualizado a

En cuanto el calor aprieta (y ya sabemos que en los últimos tiempos aprieta mucho), encontrar sitio en una terraza, a ser posible bien de sombra, se convierte en práctica necesaria y obligada. Al atardecer o al caer la noche, estos refugios urbanos se pueblan de todo tipo de clientela dispuesta a compartir buena comida, bebida y, en ocasiones también música al aire libre. En Madrid, las terrazas son un tesoro muy preciado, un codiciado templo del buen uso y mejor disfrute. Pero no todas son iguales, como tampoco lo son los restaurantes de los que se convierten en brazo ‘armado’.

Hemos recorrido el centro de la capital buscando aquellos rincones que no solo ofrecen mesa a pie de calle sino también un plus en forma de carta singular, cócteles originales o especialidades que ponen la guinda a una oferta diferente. Y hemos encontrado cosas muy exóticas: rincones donde la decoración te transporta a otro lugar; algún que otro local a pie de calle en el que la variedad del menú es tan atractiva como su ubicación y hasta una terraza en las alturas con vistas inigualables y una oferta de ocio non stop que aporta tanto exclusividad como arte culinario. ¿Que por qué solo cinco cuando somos conscientes de que la oferta madrileña es amplísima y variada? Simplemente, había que hacer una selección entre tanta propuesta y nuestros criterios están claros: primero, que sean de fácil acceso por transporte público o privado; segundo, que la oferta sea diferente a la de otras terrazas de la zona y, tercero, que su cocina sea un goce de sabores.

Todas las que aquí verás reúnen esos criterios e incluso diríamos que algún otro añadido. Eso sí, nuestro consejo es que reserves antes de ir porque están de lo más solicitadas y es mejor asegurar mesa y mantel. 

1-5
Huevos fritos de corral con patatas fritas y cigalitas salteadas

1 / 5

La Lupa

Este restaurante, miembro ‘pequeño’ del grupo Ottica, llegó hace poco pero ya se ha asentado como uno de los establecimientos a tener en cuenta si quieres entregarte a la muy gustosa actividad del ‘tomar algo’ en Madrid. Situado en el número 69 de la Avenida de Bruselas, el interior, decorado con colores y muy estilo Art Decó, está muy bien, pero este verano es la terraza la que se lleva todos los honores y concentra el éxito de crítica y público. Atenta a esa mezcla de cocina exótica y especialidades locales porque es lo más: en la carta hay tacos, baos de rabo de toro, croquetas (con un toque especial), patatas bravas con huevos fritos de corral o tortilla de cebolla caramelizada y espuma de queso de cabra. Eso para empezar, porque luego el risotto de boletos con trufa rallada, la lasaña de ciervo, el cachopo o el ceviche de salmón noruego están mundiales.

Reserva

Grupo Ottica
Purnima

2 / 5

Purnima

Los restaurantes del grupo Khazuria son siempre garantía de éxito y buen hacer. Suyos son El hombre pez, Udaipur, Bangalore y este, Purnima, un indio situado muy cerquita del Wizink Center (en el número 110 de la calle Goya). Decorado por dentro como si fuera un exótico vergel, su terraza es una de las más codiciadas de la zona y el lugar idóneo para ‘devorar’ su ya reconocido menú degustación. Gracias a él y por 34 € podrás tomar cuatro entrantes (entre ellos las Bonda Pakora, patatas con especias rebozadas en harina de garbanzo, o la samosa) y, como segundos, variados de curry a elegir o variados vegetales también a elegir (hay cinco opciones en cada grupo). Si prefieres carta, así como detalle, decirte que el Lamb Tikka y el Butter Chicken directamente juegan en otra liga.

Reserva

Khazuria
Bakan Madrid

3 / 5

Bakan

Este mexicano con vistas a la Puerta de Alcalá es un restaurante con muchísimo (y buen) ambiente que dentro tiene cocina vista –con parrilla de leña– y una colección de tequilas y mezcales de las de no acabar, y por fuera una terraza que es ya el place to be de la ‘tardenoche’ madrileña. Decorada con cactus, lo que le da un aire muy de desierto norteño mexicano, acaba pareciendo un exótico y singular salón al aire libre. Una puesta en escena ideal para dejarte deslumbrar por platos que lo mismo hasta ahora no habías probado: las cacalas campesinas, los esquites, el Tomahawk madurado o el mole coloradito. Aparte de los mentados, el medio pollo de corral deshuesado es imperdible y los insectos (chapulines, hormigas, gusanos de magüey o escamoles), una exquisitez. Atrévete a probarlos porque querrás repetir.

Reservar

Bakan
The Principal Terraza

4 / 5

Terraza de The Principal

Si hay un lugar privilegiado en la Gran Vía madrileña, es este, una terraza con vistas prodigiosas (está en Marqués de Valdeiglesias 1) y que este verano tira la casa por la ventana en cuanto a propuestas se refiere. Para empezar, el mixólgo Manuel Vehí ha elaborado una carta de cócteles impresionante, algunos de ellos twists de combinados muy clásicos. Y si los cócteles son estrellas, el sushi no le va a la zaga, porque desde las 16 horas y hasta la medianoche, en esta terraza abierta al público se pueden degustar delicias asiáticas de lo más variopintas (también tienen bowls y tapeo nacional). Así que sumando, encontramos coctelería, sushi… y musicón, porque todos los miércoles hay conciertos: bajo el nombre The Principal Sunset Sessions, diferentes géneros (blues, jazz, flamenco etc) amenizan unas puestas de sol que se ven, se oyen y se saborean. Eso sí, si quieres ser partícipe de esos momentazos, tienes que reservar en la web y efectuar un prepago que luego se te descontará de la consumición.

Reservar

The Princiapl
Terraza

5 / 5

Bugao

El chef Hugo Ruiz se ha curtido en restaurantes costeros de primer nivel y ahora cumple su sueño de traer el mar al centro de Madrid, concretamente al número 4 de la calle de María de Molina. Allí, donde hace años estaba el Café Saigón, encontramos un local con dos plantas y terraza. La decoración (siempre con matices marinos y árabes) es diferente, como también son las cartas y el ambiente: fuera más informal y casual que dentro. En la terraza, donde Hugo ha planteado el concepto gastrobar, podrás tomar desde ese clásico madrileño que atiende por el nombre de bocata de calamares hasta el croissant de pringá de atún rojo pasando por el atún encebollado, los flamenquines o varias sugerencias para aquellos que son más de carne (tataki de presa ibérica, albóndigas de lagarto ibérico…). El planazo es probar todos los espacios, así que ve sincronizando relojes… y apetitos.

Reservar

Bugao

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?