Rumbo a París

Carolina Marín y Toyota se preparan ya para los Juegos Olímpicos de 2024

La deportista nos habla de sus planes de futuro tras ganar su sexto europeo de bádminton

Carolina Marín y Toyota se preparan para París 2024
Toyota
Chus Salido
Chus Salido

Redactora Jefe

Actualizado a

Una lesión en la rodilla izquierda impidió a Carolina Marín (Huelva, 1993) participar en los Juegos Olímpicos de Tokio celebrados el pasado verano. La onubense, que se rompió el ligamento cruzado y los dos meniscos, tuvo que ser operada y no pudo ser testigo ni de los éxitos españoles ni de la ingente labor que Toyota, marca de la que es embajadora, desempeñó en Japón. Porque una de las cosas más difíciles de llevar a cabo en unas Olimpiadas son las infraestructuras y la movilidad, en el caso de Tokio agravado por el estricto protocolo Covid que abordaron las autoridades niponas. Sin embargo, y haciéndose fuerte ante las dificultades siguiendo la senda de esos deportistas a los que tanto apoya, Toyota dio ejemplo trasladando (y cuidando) a participantes, periodistas y colaboradores.

La relación entre la firma y el deporte viene de lejos. En 2015 debutó como top partner del Comité Olímpico Internacional, y en 2017 comenzó su patrocinio de la estrategia de sostenibilidad del Comité Olímpico Español. Tras Toyota llegaron más, pero fueron ellos quienes ‘abrieron la veda’. El plan de unos y de otros –COE y marca– es conseguir que los de París 2024 sean los primeros juegos neutros sin emisiones de CO2, poniendo al servicio del deporte y del espectáculo sus vehículos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos puros. Además, tienen un coche de hidrógeno donde las emisiones son solo gotas de agua. Un prodigio resultado de la filosofía de la marca que, como apuntábamos, entronca directamente con los valores del deporte: crecer, dar lo mejor de uno mismo y hacer suya esa frase que Carolina Marín ha repetido hasta la saciedad adoptándola como lema: “puedo porque pienso que puedo”. Sentencia que, por cierto, alcanza otro significado si tenemos en cuenta el infierno de lesiones por el que la laureada deportista pasó antes de ganar su sexto campeonato de Europa.

La primera pregunta es obligada, ¿cómo te encuentras?¡A punto de irme a Asia de gira! (risas). Voy a cumplir 29 años y para mí era impensable estar a este nivel, pero la verdad es que me noto muy bien, con ilusión y con motivación. Estoy feliz de tener esta segunda oportunidad y con muchas ganas de disputar el mundial en agosto y competir en París dentro de dos años.

Viendo la expectación que hay en torno a tu persona, podemos decir que has logrado que el bádminton despierte pasiones. ¿Cómo se te queda el cuerpo contemplando a tantos seguidores enfervorecidos? Me sorprende hasta a mí, aunque a día de hoy me sigo sorprendiendo de muchas cosas. El domingo pasado fue el primer día de entrenamiento y no es normal que la gente vaya a ver cómo entrenan los deportistas. Pero, de repente, aquí en Madrid, se montó un barullo enorme, los niños gritando… El lunes empezaba la competición y no hubo un día en que el pabellón no se llenara. Para mí, este regreso ha sido muy especial.

¿Qué se te pasó por la cabeza cuando te viste obligada a renunciar a Tokio 2021? Yo solo pensaba en lo cabezona que soy y en que quiero conseguir ese oro aunque sea en París 2024 y con 31 años. Ya sé que en bádminton y para una jugadora de deporte individual es complicado, sobre todo si eres mujer y porque al final se trata de una disciplina muy exigente a nivel físico. Siempre digo que la vida nos da una segunda oportunidad y lo que quería era que la gente disfrutara de mí y sentir todo el cariño. Ganar mi sexto campeonato de Europa y escuchar el himno con todo el mundo allí… fue muy especial.

¿Qué ha cambiado en tu interior tras pasar por circunstancias tan difíciles como las que has vivido? Mi mentalidad es otra porque ya no se trata solo de querer ganar. Eso sigue estando dentro de mí porque es mi carácter y mi ser, pero la prioridad ahora es disfrutar. París es un objetivo que me marqué cuando me rompí la rodilla y sigue estando ahí: cada día que me levanto es la fuerza y energía que me empuja. Hay veces que me siento tan cansada que me cuesta hasta salir de la cama, pero el fin continúa ahí.

¿Y cómo andas de salud mental? Porque el deporte de élite no solo exige una preparación física. Yo llevo trabajando con un psicólogo desde los 15 años, es decir, desde que me vine aquí a Madrid. A día de hoy continúo con una psicóloga que supone una ayuda y un apoyo fundamentales dentro del equipo. A raíz de las lesiones que he tenido y de la pérdida de mi padre hace dos años… bueno, nosotros no somos superhéroes ni extraterrestres y debemos aprender a bregar con estas situaciones. Tenemos nuestras emociones y nuestros sentimientos: cuando uno sale a la pista nos convertimos en otra persona, alguien totalmente diferente a quienes somos fuera de ella. En ese sentido, trabajar esa parte mental y hablar de tus emociones abiertamente a mí me ayuda un montón, porque además yo soy una persona muy emocional, que contengo mucho y, precisamente por ello, tiendo a sufrir dolores y molestias físicas. Creo que a día de hoy uno no va al psicólogo porque se esté loco, sino porque quiere estar mejor. Siempre he tenido una ayuda; de hecho, hace unos años no tenía una psicóloga sino dos, una para mi vida personal y otra para mi vida deportiva, porque quería analizar mis emociones y conocerme a mí misma mucho más.

¿Es cierto que, a pesar de haber vuelto a jugar al más alto nivel tu rehabilitación continúa? No estoy al cien por cien, pero no es algo que me frustre porque aún dispongo de mucho margen de mejora. Me lesioné mi pierna dominante y es el segundo ligamento cruzado que me rompo junto con los dos meniscos. En torneos o después de entrenamientos duros, la rodilla se sigue resintiendo un poquito así que, efectivamente, la rehabilitación y la recuperación no han terminado. Quedan muchos días de entrenamiento por delante, muchas competiciones y la verdad es que lo afronto con ganas, como una oportunidad de volver a competir y disfrutar de la pista una vez más.

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?