Buenas ideas, buenos planes

Angers y Le Mans: los destinos perfectos para escaparte los próximos puentes

Dos ciudades francesas que seguro te apetecerá descubrir

Actualizado el

1-5
sem 0018314 MD. Angers: el destino perfecto para un puente

1 / 5

Angers: el destino perfecto para un puente

¿Buscas un destino que esté cerca, que no sea muy concurrido pero que tenga de todo: arte, historia, buena gastronomía…? En InStyle te proponemos no solo uno, sino dos, sendos rincones franceses en los que quizás no habías pensado pero a los que seguro que, una vez visitados, querrás volver.

Empezamos por Angers, una ciudad situada a algo más de una hora de Nantes. Llegar lo tienes fácil, ya que Air Nostrum vuela diariamente al aeropuerto de Nantes. Desde ahí solo tienes que tomar la A11 para descubrir esta ciudad casi de cuento y con una más que interesante vida nocturna. Pero vayamos por partes. Para empezar, te recomendamos que empieces el recorrido por el castillo de Angers, que puedes ver en la foto superior y que está en pleno centro de la ciudad (Promenade du Bout du Monde 2). Es una fortaleza medieval impresionante, cuyo último uso conocido fue como prisión. En su interior, destaca el tapiz del Apocalipsis (bajo estas líneas), una inmensa obra de arte medieval única en el mundo.

sem 0011325. ¿Qué ver en Anger?

2 / 5

¿Qué ver en Anger?

Y como ya estamos metidos en historia, en el centro de Anger (rue Saint-Aignan) encontrarás varias casas medievales, la más antigua del año 1399. Conservadas por la iglesia, hoy parecen de película. Muy cerca de la catedral se encuentra otra casa de esas que “hay que ver”. Se llama la casa de Adam (place Sainte-Croix 1) y, para muchos, es la vivienda más bonita de toda la ciudad. En su interior se halla la Casa de los Artesanos, un excelente lugar para curiosear. Tampoco te puedes perder la Colegiata de Saint-Martin (rue Saint-Martin 23), con cripta arqueológica incluida, y lugar de celebración de conciertos y exposiciones, muchas de ellas sobre arte contemporáneo.

00851-francia. Arte en Anger

3 / 5

Arte en Anger

Y si buscas más arte, en la antigua abadía Toussaint (rue Toussaint 33 bis) están las estuas de David d'Angers (en la imagen) que parecen adquirir vida gracias a la luz que entra por la vidriera. Todo un espectáculo. Sigue callejeando y dirígete al barrio La Doutre, repleto de palacetes y casas medievales. Claro que si lo que te “pone” es comprar, te recomendamos la calle Mail. Allí, en el número 51, encontrarás artesanías “de la tierra”, como las postales serigrafiadas de Delphine Maulion, los muñecos musicales des Pieds fans Les Étoiles, lamparas de Babalove y obras de Mathou, estrella emergente del cómic francés. Para tomar algo, lo mejor es acercarse a la plaza du Ralliement, donde verás varias terrazas y bares en torno al Gran Teatro. Después, pasea por el Jardín del Mail (boulevard Résistance et Déportation) y prepárate para probar las delicias de la zona. Te damos dos opciones: Le Lucullus (rue Hoche 5), donde almorzarás por 15 €, postre y vino incluido (prueba la crema quemada al Cointreau), y el Bistrot des Ducs (rue des Deux-Haies 6) con platos de alta cocina francesa y un almuerzo muy asequible al mediodía (de 19,90 a 24,90 €).

 

© J-P Berlose3. Le Mans

4 / 5

Le Mans

Aprovecha el resto del puente y acércate a Le Mans, a algo más de una hora de Angers continuando por la ya mencionada A11. Famosa por su competición automovilística de las 24 horas, un clásico entre los clásicos, te proponemos descubrirla también en 24 horas pero no a toda velocidad, sino con calma, saboreando cada uno de sus rincones. Algunos con tanta historia como la Capilla de la Visitación, dentro del place de la République (place de la République 2; no hay pérdida, se llega atravesando el famoso Pont de Fer o puente de hierro). De estilo Regencia, llaman mucho la atención sus adornos en oro. Es un lugar tan instagrameable como la Cité Plantagenêt, o ciudad Plantagenet, localización de muchas películas francesas de capa y espada gracias a las casas de entramado de madera que circundan sus calles. Además, en Carré Plantagenêt encontrarás un museo imprescindible, el de arqueología e historia de Maine. Otro museo, este un poco más mundano, es el Musée de Tessé, en el antiguo palacio episcopal (avenue de Paderborn 2). Dedicado a las bellas artes, en su interior se alojan una gran cantidad de obras, alguna de ellas tan llamativas como el Sablier Géant, un inmenso reloj que contiene en su interior nada más y nada menos que 40 toneladas de arena.

© J-P Berlose
© J-P Berlose1. ¿Qué ver en Le Mans?

5 / 5

¿Qué ver en Le Mans?

Sigue callejeando y encontrarás sitios tan apetecibles como la charcutería de Christophe y Lydie Brisset (boulevard Curie 8). Aquí podrás comprar las rolletes du Mans, una especie de paté que solo encontrarás en esta zona. ¿Algo menos perecedero? Acércate a Les Créateurs (place du Hallai 7), una curiosa tienda en la que su dueña vende varios de los tesoros más llamativos de la zona, entre ellos, joyas retro de Atelier 27.611 o muebles de cartón de Cartonnath.
En cuanto a la cosa del comer, nos venimos arriba con el vino jasnières, el blanco típico de la zona que encontrarás en la bodega Le Bar à Sin (rue du Cornet ), entregada a la promoción de los caldos franceses. Después, dirígete a Auberge des 7 plats (Grande Rue 79) para probar ese “invento” francés que te ofrece plato principal y café por 9,90 €. Te adelantamos que su especialidad es el medallón de buey y que las torrijas son para hacerles un homenaje. Y ya que estamos con el dulce subido, Déodéba (place Saint-Michel 3 bis) es un agradable salón de té en el que podrás degustar, además, chocolates y zumos de frutas eco. Pero lo que marca la diferencia es que en su interior también encontrarás una pop-up donde se venden ropa, accesorios y hasta artículos de decoración hechos por artesanos. Para terminar, apunta este nombre si quieres cenar a lo muy grande: Un des Sens! (rue du Docteur Leroy 9). Probarás los mejores quesos y embutidos del país regados con un tinto de primera.

© J-P Berlose1

¿Te hemos convencido? Reserva ya tu vuelo con Air Nostrum y disfruta de tu tiempo de ocio en estos dos destinos franceses que, lejos del bullicio de lugares mucho más visitados como París o la Costa Azul, ofrecen tranquilidad, una gran actividad cultural y una gastronomía casi mágica. Perfectos para disfrutar en pareja, con familia, amigos... Haz planes y ¡buen puente!

Te puede interesar:

Escapadas
Loading...