Muy fáciles de cocinar

Alimentos para compensar los excesos navideños

Te proponemos diferentes platos ricos y muy sanos con los que disfrutar de la comidas de Navidad sin remordimientos. ¡Verás cómo es mucho más fácil de lo que crees!

Actualizado a

1-10
comida. En el equilibrio está la virtud

1 / 10

En el equilibrio está la virtud

Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes... Durante las próximas fiestas, el equilibrio en la mesa se convierte en virtud.  Hay recetas para saltarse la dieta, pero ¡vamos a disfrutar de las reuniones en familia sin perder de vista la alimentación saludable! 

GTRES
aceitunas. Unas ricas aceitunas para ir abriendo boca

2 / 10

Unas ricas aceitunas para ir abriendo boca

Los entrantes más calóricos son aquellos a base de quesos altos en grasa, fritos, tempuras, tartaletas, volovanes, empanadas, buñuelos, croquetas, chips de patata, etc. No quiere decir que no podamos comer alguna de estas delicias pero, si lo hacemos, deberíamos moderar la cantidad. Y si hay que pensar en un aperitivo sano, las aceitunas se llevan la palma. Por 40g estaremos ingiriendo 55 calorías. 

GTRES
hummus. Un picoteo con hummus

3 / 10

Un picoteo con hummus

Las legumbres como los garbanzos son una fuente alta de proteína. Esta Navidad, el hummus, a base de garbanzos, con dips de crudités de verduras pueden ser una buena opción para mantener los kilos a raya. 

GTRES
chips-kale. Chips de kale

4 / 10

Chips de kale

Que sí, que no hay nada que se compare con el sabor de las patatas fritas, pero las chips de kale son mucho más sanas. Por 20 gramos, solo tiene 20 calorías y te quitarán el gusanillo de picar antes de la comida. 

GTRES
tomates. Que no falten las verduras

5 / 10

Que no falten las verduras

Las verduras a la brasa o al horno, timbales y ensaladas son un buen comienzo para una cena navideña. Nuestro truco: aromatizar las verduras con especias como el orégano o el romero. 

GTRES
sopa. Y de primero, crema de verdura o caldo navideño

6 / 10

Y de primero, crema de verdura o caldo navideño

Para el primer plato podríamos optar por las sopas o los caldos navideños, los consomés de verduras o las ensaladas combinando, por ejemplo, hortalizas de invierno como la escarola o las endivias con marisco para darle un toque sofisticado. También es buen momento para las alcachofas y las setas que pueden encajar perfectamente en recetas para Navidad.

GTRES
salmon. Pescado mejor que carne

7 / 10

Pescado mejor que carne

En el segundo plato lo más recomendable es olvidarse de la carne y decantarse por el pescado. Hay infinidad de opciones: una buena merluza hasta el rape, el salmón, la lubina o el rodaballo. Si lo cocinas al horno potenciarás el sabor.

GTRES
salsa de tomate. El poder de las salsas

8 / 10

El poder de las salsas

  Que nos estemos cuidando no significa si que nos tengamos que olvidar de las salsas. Se pueden usar si se preparan de una forma casera y ligera. Cocinar el pescado con salsa de tomate casera, la salsa verde, salsa de limón o de aguacate es darle un plus... ¡y para chuparse los dedos!

GTRES
macedonia. La hora del postre

9 / 10

La hora del postre

Y es aquí donde más fuerza de voluntad hay que tener para resistirse. Disfruta de lo que comas sin remordimientos, pero si buscas algo sano, una macedonia de frutas es un buen final. 

GTRES
infusion-te. Y remata con una infusión

10 / 10

Y remata con una infusión

Para conseguirlo el equilibrio en una cena de Navidad las infusiones que, además de ayudar a nuestra digestión, son buenas aliadas para entretenernos y evitar seguir picoteando de la mesa. En infusiones todo vale, desde las que favorecen la digestión, como la menta-poleo, hierbaluisa, menta, las que ayudan a eliminar flatulencias como el anís, hinojo, comino o anís estrellado o las que son algo estimulantes como el té.

GTRES

Ya está aquí la Navidad, época de excesos: nos vestimos de una manera más exagerada que en cualquier época del año (y si no que se lo digan a Cristina Pedroche), cambiamos de peinado y maquillaje y… ¡comemos más que en ningún otro mes del año! Según expertos del IMEO, esta Navidad engordaremos una media de entre 3 a 5 kilos debido a la acumulación de días festivos y excesos gastronómicos, teniendo en cuenta que cada semana de excesos gastronómicos nos pueden aportar 1 kilo y medio de más y nos enfrentamos hasta 17 días no laborales. ¡Da miedo con solo pensarlo!

“A la hora de diseñar el menú, conviene sustituir las comidas ricas en grasas y azúcares por otras, a base de verduras y hortalizas, siendo preferible su consumo en crudo para favorecer la asimilación de vitaminas, así como restringir alimentos que aportan calorías vacías, como refrescos, dulces, snacks, golosinas y alcohol, ya que favorecerán la aparición de reflujo gastroesofágico, distensión abdominal, gases, digestiones pesadas, malestar general, aumento de los niveles de glucosa en sangre, triglicéridos y colesterol asociados con la aparición de arterioesclerosis y otras enfermedades cardiovasculares que podrían causar aparición de anginas de pecho o ataques cardíacos”, recomienda Sonia Peinado, nutricionista del IMEO.

En el día de la celebración hay que sentarse en la mesa sin hambre, porque nos hará comer con prisa y más cantidad. Por ello en lugar de ayunar o “aguantar hasta la comida”, se aconseja hacer muchas tomas pequeñas y ligeras a lo largo del día. Asimismo, comer despacio, saborear cada plato y disfrutar no sólo de la comida, sino también de lo que la rodea, recuerda la experta.

“Una vez concluida la comida, debemos retirar todas las sobras de la mesa, incluida la bandeja de dulces típicos, pero calóricos e indigestos. Así evitaremos seguir picoteando, sin escuchar a nuestro estómago y a su señal de saciedad y, por tanto, de dolor y pesadez del mismo al día siguiente,” explica la nutricionista Carmen Escalada.

¿Y si nos hemos pasado?

“Si nos hemos excedido, podemos compensarlo durante los dos días siguientes con opciones más ligeras, tomando verduras, caldos vegetales o ensaladas como primer plato e incluso como platos únicos. Y una vez pasado el torbellino de las fiestas, lo mejor es volver a nuestra dieta habitual, procurando incluso hacerla algo más ligera en la primera semana, con más verduras, menos procesados, nada de dulces y menos pan de lo habitual. En este caso, uno de los principales errores que debemos evitar es seguir comiendo dulces navideños con la excusa de que han sobrado”, señala la Dra. Laura Isabel Arranz.

Consejos fáciles para no engordar en Navidad

  • Comer disfrutando de nuestros platos favoritos con sentido común y raciones pequeñas o moderadas (intentar no repetir)

  • Escoger entrantes con pocas calorías (vegetales, setas, marisco, etc.) y elegir pescado y marisco para los platos principales. Y, si escogemos carnes, mejor las blancas (pollo, pavo, conejo) y cocinadas al horno.

  • Reducir el consumo de pan, refrescos azucarados y alcohol en comidas y cenas.

  • Con la sobremesa de dulces, racionalizar las cantidades seleccionando 2 o 3 piezas de lo que más nos guste.

  • Antes y después de una comida o cena de Navidad, procurar que el resto de las ingestas del día sean ligeras a base de fruta, verdura o yogur.

Te puede interesar:

dieta Alimentación Alimentos sanos
Loading...