Las Kardashian pierden su 'toque Midas' y afrontan su primer fracaso en el mundo de la moda

Las boutiques Dash, fundadas por las hermanas Kardashian, sucumben a la crisis del comercio tradicional y echan el cierre.

Actualizado el

Durante muchos años la tienda oficial de la línea de las Kardashian tuvo más éxito del pensado, pues las colas para hacerse con las prendas impulsadas no solo por el placer de comprar, sino también por la ilusión de que alguna de las tres hermanas se pasara por la tienda y nos atendiera. Una ilusión que estaba bien fundada, porque algunas temporadas del reality familiar estuvieron dedicadas o motivadas, precisamente, por las aperturas de esas tiendas, en Nueva York o en Miami.

El cierre de Dash, la cadena de boutiques de las Kardashian

Una campaña de publicidad win win en la que todos ganaban: el reality, porque generaba contenido singular, y las tiendas, porque se publicaban en un espacio audiencias millonarias en todo el mundo. En la primera, Kim se acababa de mudar a Manhattan con su ex esposo, Kris Humphries. Y en Miami pudimos ver como el pequeño Mason vivía los primeros meses de vida mientras su madre y su padre, Scott Disick, intentaban mejorar su relación como novios.

La primera tienda abrió en Los Ángeles en 2006, y se convirtió en el primer negocio tradicional de las Kardashian tras la muerte de su padre, Robert Kardashian, a causa de un cáncer. Sin embargo, a la par que las hermanas fueron creciendo en popularidad, seguidores y fama global, sorprendentemente la cadena de tiendas fue perdiendo lustre. Ellas mismas, en una visita a la boutique de Nueva York en 2016, se dijeron un "esto se ve muy 2009". Y ni cortas ni perezosas, la cerraron.

fachada boutique Kardashian Los Ángeles

Algunas voces aseguran que la desaparición de Dash de las tramas del reality del clan, tras el impulso inicial, fue la causa fundamental de su caída. Además, las boutiques han sufrido continuos actos de vandalismo, desde escaparates siendo manchados con pintura hasta el intento de quemar en una ocasión una de sus alfombras. El personal se tuvo que enfrentar, incluso, a una amenaza con arma de fuego.

Hasta hoy, las sedes en Miami y Los Ángeles permanecían abiertas, si bien un portavoz había comunicado que las hermanas no renovarían los correspondientes contratos de alquiler. El cierre del negocio menos exitoso de las Kardashian es ya más realidad que reality.

Te puede interesar:

Celebrities Tiendas

Celebrities

Loading...