El clan Kardashian

Acusan a Kim Kardashian de 'sexualizar' su maternidad

Tras el Día de la Madre, InStyle investiga cómo las mujeres llevan la maternidad en 2018, desde el típico 'selfie' de embarazada hasta la nueva legislación que da poder a las mujeres trabajadoras.

kim kardashian maternidad sexual

Actualizado el

Hay muchas cosas que la gente odia de Kim Kardashian. A veces parece que todas las críticas las disfruta igual que todo el amor que recibe de sus fans. Ahí está su exhibicionismo, su materialismo, su abilidad para construir una celebridad y una marca multimillonaria sin ninguna habilidad o talento especial. Pero si hay algo por lo que Kim es más odiada con diferencia es por su forma de exhibirse como madre y que dicen que se va intensificando conforme van teniendo más hijos. De todas las formas en las que Kim ofende, esta parece haber sido la más crónica y aguda. "Corta el rollo, actúa como una madre", le dicen en redes sociales. "Deberías estar cuidando de tu hijo" "¿Qué van a pensar ellos?" O, simplemente, "¿Qué es lo que te pasa? Eres una madre, actúa como tal".

Pero, ¿cómo se supone que debería actuar una madre que está en un reality, que es un símbolo sexual, que ganó su fama gracias a un vídeo erótico, que publica 'selfies' desnuda con bastante frecuencia y que está casada con Kanye West? ¿Qué significa para una mujer, la cual su carrera ha sido construida sobre la 'hipersexualización', que actúe como una madre? Hay una larga historia de mujeres reinventándose a si mismas después de cruzar la barrera de la maternidad. Pero Kim K se niega a hacerlo así que asumid que estamos ante una situación en la que las madres pueden ser tan sexys como luchadoras, indignadas como complicadas para presentarse ante el mundo.

kim
Rachel E. Thomas

No tienes que ser Kim Kardashian para que te critiquen, especialmente si eres una madre triunfadora para el ojo público. En los últimos años, las famosas que son madres han recibido críticas por todo: Por dar de mamar al bebé en público, pero también por no hacerlo, por beber vino, por beber café, por salir a cenar, por dar una fiesta, por la manera en que cogen a sus bebes, por la forma en la que cocinan para ellos, por cómo les visten, por cómo les besan, por la cantidad de atención y tiempo que reciben o dejan de recibir y por "seguir siendo famosas" aun después de tener hijos. Kim Kardashian parece provocar una indignación mayor pero no es solo una mujer tras la maternindad, sino una mujer sexy y libre.

Mientras muchas de estas críticas crecen día a día a madres famosas y a madres anónimas, las críticas sobre la maternidad de Kim no parece ser una crítica a cómo está criando a sus tres hijos, sino al simple hecho de que es ella quien los está criando. Parece que no nos queremos creer que una mujer que es sexy y se interesa por la sexualidad también es una buena madre. Esta es una línea de razonamiento que sigue dos direcciones diferentes: Por una parte, parece que nos preocupa que una madre muy 'sexy' y/o interesada en el sexo anteponga su deseo sexual a sus hijos, dejándolos desatendidos mientras hace sus cosas.

La escritora americana y feminista Judith Warner contrasta la experiencia de madres americanas de madres francesas y escribe: "Tenía amigas en Francia que eran amas de casa y se quedaban con sus tres o cuatro hijos pero nunca he encontrado a una mujer cuya vida no haya sido invadida por las actividades de sus hijos. Nunca he conocido a una madre que trabaje y que, por lo tanto, luego haya tenido tiempo de leer un libro... Solo una persona desequilibrada haría eso. Una mujer que tenga, quizás, miedo a ser adulta".

Desafortunadamente, este miedo a tener más de una identidad en la cual una incluye hijos, trabajado, relaciones adultas y una vida sexual plena, se ha convertido en algo no solo común sino impuesto culturalmente. Las madres hoy en día pasan más biempo centradas en sus hijos. Como Jennifer Senior descibe en 'All joy no fun: The paradox of modern parenthood', "la madre moderna está abarrotada de llevar al niño a un sitio y luego recogerlo, clases y recreos, fiestas de cumpleaños y clase de piano". O, como Paula Fass escribe en 'The end of american childhood', "las madres americanas se imaginan que por haber elegido ser madres están obligadas a hacerlo bien, lo cual significa hacerlo todo. Su trabajo de maternidad nunca termina así que todo lo que hagan que no implique a sus hijos (especialmente algo que les encante hacer) está considerado como egocéntrico y auto indulgente. Una madre famosa es, particularmente, más vulnerable a dichos ataques.

kim k
Rachel E. Thomas

La segunda parte del razonamiento es algo más peculiar pero igual de presente y englova la idea de que las madres son el ejemplo y modelo a seguir de sus hijos y que, por lo tanto, una mujer que exhibe su cuerpo y su sexualidad así criará a sus hijas en la exhibición del cuerpo y de la sexualidad y en disfrutar de la atención sexual o mucho peor, inevitablemente. Las personas que secundan este punto de vista afirman que el mejor ejemplo que una madre puede dar a su hijo es el rechazo al sexo o el estado neutro respecto a el. Que una mujer que recibe place en su propio cuerpo es inherentemente probreblemática. Desde este punto de vista, el trabajo de una madre es el de proteger a su hija del sexo y de la sexualidad, no modelar para el.

Es una suposición extraña y una que Kim Kardashian se niega a aceptar aun estando supuestamente sujeta a ambas categorías de "mala madre". Mientras que las críticas la atacan por la forma en la que ata la sillita del coche, por dejar que North le haga una foto desnuda o por publicar un 'selfie' sin ropa poco después de dar a luz; está siendo simultáneamente acusada de ser una influencia terrible para sus hijos y por no tener tiempo para educarlos porque no está ocupada "siendo sexy".

Pero también es única en el sentido que da igual cuánto la critiquen por "ser mala madre", a ella no parece molestarle ni hacerle cambiar. En entrevistas en que se le ha preguntado por la maternidad y las críticas que recibe, siempre ha contestado enfadada diciendo que es madre pero también mujer de negocios, estrella de la televisión y una mujer explosiva que adora enseñar su cuerpo y todo ello sin contradicciones.

Loading...