BLOG

Más que Yoga

POR Carla Sánchez

Asana del mes: Navasana

¡Llegó la hora de poner a tono el tercer chakra! Mi propuesta postural de este mes es un asana que te dará confianza física y emocional, te ayudará a mantener el abdomen tonificado y enriquecerá tus rutinas de yoga.

Actualizado el

Navasana o "postura de la barca", recuerda a la apariencia de una barca (nava) porque forma una V con el cuerpo y los brazos están extendidos como remos. Supone un reto ya que se trabaja la cualidad del equilibrio en convivencia con una gran resistencia muscular y una respiración fluida, igual que una barca para navegar sobre el agua necesita estar estable frente al movimiento; Navasana te lleva a un estado de fluidez dentro de la fuerza.

Asana del mes: Navasana

Construcción de la postura

- Parte sentada con las piernas flexionadas y los pies juntos apoyados en el suelo. Prepara primero tu espalda, el tronco está erguido, alarga la columna proyectando la coronilla hacia arriba, los hombros se relajan hacia atrás despejando la zona del pecho que se proyecta hacia adelante; lleva ligeramente el mentón hacia la garganta para evitar generar tensión en el cuello.

- Sujeta las piernas por debajo de las rodillas y eleva los pies manteniéndolos juntos y quedando en equilibrio sobre los isquiones, lo huesos de la pelvis. Inicialmente las rodillas están flexionadas y los gemelos quedan paralelos al suelos. Si te sientes estable y con ganas, estira las piernas para desafiar aún más tu musculatura abdominal, estira los brazos hacia adelante manteniéndolos paralelos al suelo; el tronco se inclina hacia atrás de forma natural y el cuerpo forma una V.

- No pierdas lo construido, trata de evitar que la espalda se encorve activando también la zona lumbar además del abdomen. Si no tienes buen tono en esa zona o te cuesta mantener la estabilidad, deja las piernas flexionadas y sujétalas por debajo de las rodillas, es preferible poner el foco en permanecer en la postura respirando, trabajando el sentido del equilibrio y fortaleciendo esas áreas progresivamente.

- Otra opción es trabajar la estabilidad con una correa, rodeando los pies con un cinturón de yoga, o en su defecto, con una toalla pequeña o pañuelo. De este modo podrás ejercitar la postura con las piernas estiradas hasta que ganes seguridad y fuerza para hacerlo sin él. Todo el cuerpo está en acción, Navasana es una postura revitalizante y sus efectos se manifiestan de forma directa sobre la región abdominal, la zona lumbar y las piernas.

Asana del mes

- Para [email protected] Si tienes buena forma física y quieres ir un poco más allá puedes practicar Ardha Navasana, la variante avanzada en la que la V se abre, es decir, apoyas la zona lumbar manteniendo pecho, cabeza y brazos alzados y las piernas también bajan un poco sin llegar a tocar nunca el suelo. Sea cual sea tu elección puedes mantener Navasana un mínimo de cinco respiraciones y repetir al mes tres veces.

- Para salir de la postura sujeta de nuevo debajo de las rodillas, apoya los pies en la esterilla y redondeando la columna te dejas caer hacia atrás lentamente apoyando la espalda y abrazando las piernas en el pecho para relajar el abdomen; te puedes balancear hacia los lados dando un suave masaje si te apetece.

No hay que desesperarse si no se posee la cualidad del equilibrio, igual que la fuerza o la elasticidad, se necesita práctica constante para desarrollarlo; es saludable enfocarlo como un reto y un juego a la vez. Hay además un reflejo inmediato en el sistema nervioso, ejercitarlo físicamente se traduce en calma mental. ¡Encuentra tu centro a través del equilibrio y disfruta de explorar tus posibilidades!

Beneficios

La práctica de este asana refuerza la perseverancia, la fuerza de voluntad, el poder decisión y la autoestima favoreciendo después una relajación profunda.

- Como todo equilibrio ayuda a centrar el pensamiento, da calma y ecuanimidad.

- Tonifica los nervios espinales manteniendo fuerte la musculatura de la espalda.

- Fortalece los músculos abdominales, flexores de caderas, piernas y brazos.

- Es excelente para relajar músculos y articulaciones una vez que se sale de ella.

- La postura tiene un efecto benéfico sobre el aparato digestivo, favoreciendo la evacuación.

- Mejora el funcionamiento digestivo al estimular el movimiento peristáltico intestinal.

- Tonifica toda la espalda, especialmente la zona lumbar y los riñones.

- Es útil para las personas tensas y nerviosas pues produce una relajación inmediata tras el esfuerzo.

Contraindicaciones

No debes practicar Navasana si estás convaleciente tras una operación.

- En caso de hernia abdominal.

- Si padeces lumbalgia o ciática.

- Si tienes dolor de cabeza, ya que puede aumentarlo.

Te puede interesar:

yoga
Loading...